Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Industria cinematográfica sostenible
The show must go green

Numerosas películas de cine y documentales tratan temas del medioambiente o llaman a un estilo de vida más sostenible. Pero cómo luce esto en el propio ramo: ¿qué tan verde es la industria cinematográfica alemana?

De Lucas Barwenczik

Habrá sido desde el éxito mundial de Al Gore y Davis Guggenheim por su documental Una verdad incómoda del 2006, que cada vez más películas y documentales abordan el tema de la sustentabilidad. Éxitos taquilleros como Avatar de James Cameron, que hasta hace poco era la película más exitosa de todos los tiempos, unen acción y entretenimiento con el tema de la ecología. A su vez, numerosas producciones alemanas como Zeit für Utopien (Tiempo de utopías), Die grüne Lüge (La mentira verde) o Taste the Waste (Bucear en la basura) argumentan a favor de una forma más sostenible de vivir y trabajar. Sin embargo, en las películas con un mensaje de protección al medioambiente también subyace siempre una contradicción: se necesita una costosa tecnología con gran consumo de energía para producir películas que promueven un estilo de vida más amigable con el medioambiente. Para filmar, no es raro que la tripulación haya volado alrededor del mundo y producido grandes cantidades de basura. ¿Cómo se relaciona esto?

El sector cinematográfico reacciona

“Las películas en Alemania se vuelven más verdes”, anuncia un comunicado de prensa del gobierno federal en febrero del 2020. Monika Grütters, ministra federal de cultura, firmó una declaración a favor de una producción de películas y series sostenible en conjunto con las televisoras, instituciones de promoción cinematográfica y asociaciones de este sector. Los firmantes ‒desde el canal de televisión pública ZDF y el de televisión privada RTL hasta Netflix y Sky‒ se comprometen a reducir el consumo de recursos y otros impactos ecológicos negativos. Con esto se remiten sobre todo al futuro, algo por hacer en la enmienda de ley del fomento cinematográfico. Por lo tanto, la figura de la sustentabilidad podría convertirse en un criterio forzoso para el apoyo.

Erklärung zur Nachhaltigkeit in der Film- und Serienproduktion: Kulturstaatsministerin Monika Grütters mit Vertreter*innen der Film- und Fernsehwirtschaft im Februar 2020. Declaración a favor de la sustentabilidad en la producción de películas y series: Monika Grütters, ministra federal de cultura, con representantes de la industria de cine y televisión en febrero del 2020. | Foto (Detail): © picture alliance/dpa/Wolfgang Kumm La idea no es nueva: algunos apoyos al cine ya habían incluido criterios verdes en sus lineamientos antes de la mediática declaración de buenas intenciones y tanto emisoras como empresas han desarrollado algunas estrategias en favor de la sustentabilidad. Esto se debe, entre otros, al grupo de trabajo Green Shooting: sus miembros ‒una buena docena de empresas de producción, asociaciones cinematográficas, organismos de radiodifusión e instituciones de fomento a estas producciones‒ trabajan desde el 2017 en favor de una producción cinematográfica más sostenible y, a su vez, están muy activos de manera individual.

La calculadora CO2 y los criterios verdes de subvención

Desde el 2012, el programa de subvenciones de Hamburgo Schleswig-Holstein (Filmförderung Hamburg Schleswig-Holstein, FFHSH) reconoce el llamado “Grüner Filmpass” (anteriormente “Grüner Drehepass”). El FFHSH reúne un puntual catálogo de criterios para la evaluación, desarrollo y producción y, desde abril del 2020, cuenta con el requisito de subvención principalmente para producciones alemanas, financiadas y rodadas en Alemania. Recientemente fue reconocida la serie policiaca Tatort (Escena del crimen) por su capítulo “Die goldene Zeit” (“El tiempo dorado”) por reducir, entre otras cosas, basura durante los rodajes, también renunció al uso de generadores de energía. Otros que han sido reconocidos con el apoyo son el show de culto por televisión Verstehen Sie Spaß?, la película Sauerkrautkoma (Estado de coma Sauerkraut) y la miniserie de Sky 8 Tage (8 días), sólo por nombrar algunos.
Der NDR „Tatort“ aus Hamburg mit Franziska Weisz (links) und Wotan Wilke Möhring (rechts) wurde bereits für mehrere Produktionen mit dem Grünen Drehpass ausgezeichnet. Darunter auch für die Folge „Die goldene Zeit“, die im Februar 2020 erstausgestrahlt wurde. Perteneciente a la televisora NDR, la serie Tatort de Hamburgo con Franziska Weisz (izquierda) y Wotan Wilke Möhring (derecha) fue premiada con el “Grünen Drehpass” por más de sus producciones. Entre otros, también por el capítulo “Die goldene Zeit” (“El tiempo dorado”), presentado por primera vez en febrero del 2020. | Foto (Detail): © NDR/Christine Schröder También el programa de apoyo al cine de Baden-Württemberg (Medien- und Filmgesellschaft Baden-Württemberg, MFG) incluyó en el 2019 criterios de sustentabilidad en sus lineamientos para los apoyos. Esto es, potencialmente, un poderoso instrumento, pues muchas producciones se han apoyado en los fondos de subvención. Además, la asociación MFG en colaboración con la agencia KlimAktiv y la radiodifusora Südwestdeutschen Rundfunk (SWR) han ofrecido una Calculadora-Greenshooting-CO2 para optimizar y calcular la producción de emisiones contaminantes de las producciones. De acuerdo con Michael Becker, director de la SWR, “ésta es una herramienta [...] con la cual los productores de cine podrán conseguir en todas las fases de producción una base de datos para la futura prevención de daño al medioambiente”.
 
Asimismo, algunos institutos de formación profesional participan: en la Escuela Superior de Medios de Comunicación de Stuttgart, desde el semestre de invierno del 2019, se puede obtener un título en consultoría verde que tiene por objetivo calificar a los productores de cine como especialistas en producción de medios y de cine sustentables. Por cierto, en los estudios cinematográficos de Baviera, cerca de Múnich, se puede filmar verde especialmente bien: en los estudios a todas luces amigables con el medioambiente se obtiene la calefacción de energía geotérmica, la electricidad proviene de una hidroeléctrica y algunas celdas fotovoltaicas, se ilumina con lámparas y focos ahorradores de energía y al reciclado se le concede mucha importancia. Die Bavaria Studios sind 2016 für die für umweltfreundliche Herstellung der Studioproduktion „Verstehen Sie Spaß?“ mit dem Grünen Drehpass ausgezeichnet worden: Zu den grünen Maßnahmen des Teams gehörte der Einsatz von LED-Scheinwerfern, Öko-Strom, Elektrofahrzeugen für die Mitarbeiter*innen, der Verzicht auf Plastikbecher im Catering, Mülltrennung sowie Recycling von Papier. Los estudios de Baviera fueron acreedores al reconocimiento “Grüner Drehpass” por producir en sus instalaciones y de manera amigable con el medioambiente el programa “Verstehen Sie Spaß?“. Entre las medidas verdes que adoptó el equipo se cuentan el uso de focos led, energía limpia, vehículos eléctricos para l@s trabajador@s, tanto la separación de la basura como el reciclado de papel y el servicio de catering renunció al uso de vasos de plástico. | Foto (Detail): © SWR/Wolfgang Breiteneicher

100 veces más energía limpia y separación de la basura

Asimismo, la ministra Grütters se ha aliado al grupo de trabajo Green Shooting a principios del 2020: en una iniciativa conjunta de sustentabilidad anunciaron la creación de un certificado de sustentabilidad y alrededor de cien producciones de cine ecológicas en los próximos dos años, con energía limpia, reducción de emisiones contaminantes de autos, menor uso de generadores diesel y viajes en avión, desuso de papel en las oficinas, catering sostenible, separación de la basura e iluminación con ahorradores de energía. Se presentó la iniciativa sostenible conforme al nivel económico de la Berlinale 2020. Algo muy adecuado, pues de cualquier manera en ese contexto era todo un tema el filmar verde y la protección al medioambiente.

No solamente se han organizado numerosos eventos con títulos como “Green Film Production 2.0 – Beyond reusable coffee cups” y “The Show Must Go Green”; también se ha discutido en torno a la sustentabilidad del propio festival: ¿qué pasos deben dar los grandes eventos para reducir su huella ecológica? Esta vez se fabricó la alfombra roja de la Berlinale con redes de pesca recicladas y algunos desechos de nailon, tampoco se permitió servir en trastes desechables.
 
Esto es una revolución, pero no del todo. El ámbito cinematográfico –como también muchos otros– ha reaccionado tarde ante las nuevas exigencias. Hay muchas declaraciones independientes e iniciativas con distintas listas de medidas. Si ahora las acciones predominantes a largo plazo dirigen cambios constantes, se mostrará hasta los siguientes años.

Top