Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Feria del Libro de Frankfurt 2020
El mercado del libro en tiempos de pandemia

A causa del coronavirus, la Feria en Frankfurt permanecerá vacía este 2020
Photo (detalle): © Picture alliance/ dpa/ Frank Rumpenhorst

Debido a la epidemia del coronavirus, la Feria del Libro de Frankfurt 2020 será exclusivamente digital. Es una pena por todos los encuentros personales que se han cancelado debido a ello, dice Berit Glanz, y espera con ansias debates literarios cada vez más inspiradores en las redes sociales.

De Berit Glanz

Uno de los mitos generalizados de la historia cultural moderna es que la producción de libros es un asunto solitario. Sin embargo, en contraste con esta percepción, la elaboración de libros es un proceso decididamente social. Aunque la mayoría de las veces un libro se escribe en soledad, muchas personas participan en el proceso de creación, desde la agencia hasta la edición y las ventas. E incluso después de su publicación, una amplia variedad de actores trabajan en reunir al libro con los lectores.

Núcleo de encuentros sociales

Una vez al año, con la Feria del Libro en Frankfurt am Main existe un lugar en donde es posible conocer a todas estas personas. La Feria vive no solo de las reuniones de negocios, una tras de otra, sino también de los eventos sociales, el café que tomamos juntos, las recepciones en varios puestos editoriales, el programa de lecturas públicas, las cenas y fiestas que se prolongan hasta altas horas de la noche. Durante la Feria vuelves a ver a viejos conocidos, abrazas a amigas y amigos y finalmente conoces el rostro de la voz con la que ya has hablado por teléfono en varias ocasiones.

Los tejidos sociales como la industria de la literatura son complejos y frágiles, algunas relaciones son efímeras, solo duran una velada, otras se prolongan durante muchos años y se cultivan en reuniones anuales en Frankfurt. La abundancia social asegura que al final de la Feria mucha gente esté agotada. Los típicos resfriados después de la reunión de la industria en otoño son un recuerdo que se desafía durante el evento con remedios para fortalecer el sistema inmunológico, en su mayoría sin éxito, porque la combinación de multitudes, falta de sueño y aire interior contribuyen al debilitamiento del sistema inmunológico.

En tiempos de pandemia, tales descripciones de la Feria como un lanzador de virus hicieron a muchos aguzar el oído, y así –como todo lo difícil que ha sido para todos los involucrados– la Feria del Libro de Frankfurt finalmente fue cancelada. Esta noticia es triste, aunque ya nos hemos acostumbrado a muchos cambios de planes a lo largo de este caótico año.

Feuilleton digital

Con la reubicación de reuniones y conversaciones al espacio virtual, muchos actores han entrado en los últimos meses en un campo de juego al cual antes solo le habían dado vueltas de forma vacilante durante cierto tiempo. Pero para muchos escritores, la mecanografía solitaria frente a la pantalla ya había sido interrumpida por conversaciones en línea o tweets: interacciones sociales en el espacio digital que a veces distraen, pero que a menudo también motivan o inspiran. El número de personas activas en línea del negocio de la cultura y la literatura ha aumentado rápidamente durante años, y ahora muchos contactos tienen lugar en las redes sociales. Sin embargo, quien lee esto y solo piensa en los contactos profesionales, se equivoca, pues en las redes sociales la gente está pensando, debatiendo y discutiendo con entusiasmo sobre literatura y acompañando activamente sus propias experiencias de lectura.

Personalmente, en 2019 yo ya había experimentado en Twitter, gracias los círculos de lectura bajo el hashtag #54Reads iniciados por la revista cultural digital 54Books, cuán exitosamente conversaciones sobre literatura pueden funcionar en las redes sociales. En muchos de ellos, la literatura es muy vital. Por ejemplo, la librera Magda Birkmann ofrece en Twitter bajo el nombre de @Magdarine incontables recomendaciones literarias y ha creado el #MagdarineChallenge, en el cual anima a comprar, leer y reseñar en Twitter libros de autoras olvidadas o poco publicitadas. El autor y organizador de eventos Fabian Navarro ha ampliado sus actividades en línea y ofrece bajo el nombre de “Stream & Drang” talleres de escritura con lecturas públicas en la plataforma de streaming Twitch y apoya con informaciones en YouTube a otros creativos que quieren crear sus propios formatos de streaming. En términos generales, durante los últimos meses ha sido posible percibir una tendencia clara: las y los entusiastas de la literatura que no solo quieren enviar un mensaje a clientes potenciales, sino además abrirse a diálogos y discusiones, son quienes más éxito tienen a la hora de impulsar conversaciones sobre literatura, también en línea.

Concentrarse en la literatura

Transportar el sentimiento justo del contacto personal y las grandes multitudes al mundo virtual será difícil o incluso imposible, pero aún podemos hacer que nuestro entusiasmo por la literatura sea productivo. Quizás la pandemia pueda ser una ocasión para buscar de manera activa discusiones y conversaciones en el espacio público de Internet, en lugares donde la participación también es posible para las personas que jamás podrían o querrían venir a Frankfurt. La reunión de la industria literaria volverá a tener lugar, probablemente, solo hasta 2021. Quizás para entonces hayamos desviado el enfoque sobre todas las circunstancias sociales que rodean a este negocio y dirijamos nuestra tención directamente hacia la literatura. ¡Haremos lo mejor posible!

Top