Floating Collections Colecciones itinerantes en bibliotecas

Acervos en circulación
Foto (detalle): © connel_design - Fotolia.com

Las colecciones de todo tipo de medios rotan libremente por las filiales de los sistemas bibliotecarios, según los patrones de préstamo que tienen los lectores. En Alemania, las primeras experiencias con los acervos itinerantes las están teniendo las bibliotecas Hamburger Bücherhallen (Salas de Libros de Hamburgo).

Las colecciones itinerantes resultan adecuadas sobre todo para sistemas bibliotecarios que tienen varias filiales en una ciudad grande: una parte de la coleccion no está ya adscrita a una filial en concreto, sino que forma parte del sistema total. Gracias al patrón de préstamo y entrega de las y los clientes, los medios se encuentran de manera automática en las localidades en las que tienen la mayor demanda. Las bibliotecas públicas de Estados Unidos aplican desde hace tiempo este sistema de Floating Collections (Colecciones Flotantes). La primera biblioteca en Alemania que está ahora experimentado con las colecciones itinerantes son las Hamburger Bücherhallen.

Petra Meier-Ehlers, directora de las Hamburger Bücherhallen, aceptó en 2008 la invitación del Goethe-Institut para participar en el programa de residencias Librarian in Residence, en Nueva York. Ahí conoció el proyecto Floating Rotation, de la Biblioteca de Brooklyn. Los clientes podían entregar en cualquiera de sus 60 sucursales los libros que hubieran sacado en préstamo. Y esos medios ya no eran devueltos a sus filiales de origen, sino que se quedaban en donde eran entregados. Tampoco en el préstamo a distancia eran devueltos a su lugar de origen los medios que se encargaron desde otras filiales. Después de algún tiempo, las preferencias lectoras de la población local habían conformado las colecciones de las filiales respectivas. De esta manera las bibliotecas obtuvieron información sobre patrones significativos en el comportamiento de los clientes. Pudieron observar cambios y movimientos migratorios de manera temprana y, por tanto, reaccionar ante ellos. Gracias a la circulación de las colecciones, el personal de las bibliotecas se pudo ahorrar gravosos pasos de trabajo y tuvo más tiempo para atender a los clientes. También se produjeron menos costos de transporte entre las filiales.

Fase de prueba en Hamburgo

El principio de las Floating Collections le pareció convincente a  Petra Meier-Ehlers, y se llevó la idea a Hamburgo. En otoño de 2014 llegó el momento: las Bücherhallen Hamburg iniciaron una fase de prueba y pusieron en circulación, en sus 32 filiales, dos diferentes segmentos de su colección: medios en ruso y en inglés. El objetivo era descubrir cómo estas colecciones se distribuían de una forma nueva por medio de los usuarios.

La rotación de los medios en ruso debía localizar y atender de mejor manera a las comunidades rusoparlantes. Tras la fase de flotamiento se observó que las colecciones en ruso se utilizaban sobre todo en diez de las bibliotecas. Por lo tanto, esas filiales fueron actualizadas con títulos adicionales. Las novelas populares en inglés debían llegar a manos de angloparlantes nativos y también de clientes que leen en inglés. El objetivo era que la circulación de medios ayudara a tener una oferta en inglés más amplia. Como informa  Frauke Untiedt, de las Hamburger Bücherhallen, también esa prueba resultó exitosa: los números de préstamos fueron positivos, las colecciones se distribuyeron bien en el sistema gracias a la conducta de entrega y encargo de los lectores, y no fue necesario corregir el proceso. Por solicitud de los lectores, la oferta se complementó con títulos de mayor calidad literaria.

Después de la fase de prueba con literatura en ruso y en inglés, también se han liberado películas en DVD para su rotación en las Bücherhallen Hamburg. Igualmente, las colecciones de libros infantiles y de literatura policiaca resultarían adecuados para su flotación. Mientras que la rotación de medios en lenguas extranjeras se enfoca en el servicio a grupos específicos de usuarios, la flotación de medios populares tendrá la tarea de revitalizar las colecciones, dirigidas por las necesidades lectoras de usuarias y usuarios.

Importancia para las bibliotecas

Hasta ahora las Hamburger Bücherhallen son pioneras en Alemania. Pero la idea ha encontrado resonancia: sistemas de bibliotecas públicas como las Büchereien Wien (Librerías Viena), con 39 filiales, y las Bibliotecas de la Ciudad de Dresde, con 23 filiales, ya han solicitado en Hamburgo información sobre el tema Floating. Pues resultan evidentes las ventajas de las colecciones itinerantes tanto para las bibliotecas como para los usuarios. Las experiencias de Estados Unidos y Hamburgo muestran que la rotación aumenta la utilización de los medios, y que ahorra costos y tiempo de logística. Gracias a la circulación, la coleccion de una filial se renueva casi por sí sola, se torna más diversa y también les ofrece más variedad a los clientes. Sin embargo, el mayor control ejercido por los usuarios también conlleva imponderables. Hasta ahora, la conformación de las colecciones había sido asunto de las filiales en Hamburgo. En cambio, con la rotación esta tarea también es realizada por los usuarios. También son ellos quienes determinan qué es lo que hay en cada una de las filiales. De esta forma los bibliotecarios pierden la “soberanía” absoluta sobre su propio colección. Los bibliotecarios en Estados Unidos temen, además, que pueda resultar más difícil asesorar a los usuarios, puesto que una colección siempre cambiante impide hacerse una idea general sobre él. Por otro lado, los bibliotecarios conocen de una nueva forma las necesidades sus clientes a través de las Colecciones Flotantes. De repente aparecen nuevos títulos. Lo que antes sólo podía averiguarse mediante complicadas encuestas, ahora se ve todos los días: qué grupos de medios se configuran y amplían gracias a las preferencias lectoras de la población local, sin participación del personal de las bibliotecas. Y también: qué les gusta leer de verdad a los lectores.