Heidelberger Stückemarkt 2015 Un México politizado fue el país de acogida

Entrega del premio Heidelberger Stückemarkt 2015: Dieter Sommer (presidente de la mesa directiva del Círculo de Amigos del Teatro y la Orquesta de Heidelberg), Ángel Hernández (ganador del Premio Internacional para Dramaturgos y del Premio del Público del Festival Heidelberger Stückemarkt 2015), Ilona Goyeneche (scout en México para el Heidelberger Stückemarkt 2015, Coordinación Cultural, Goethe-Institut Mexiko)
Entrega del premio Heidelberger Stückemarkt 2015: Dieter Sommer (presidente de la mesa directiva del Círculo de Amigos del Teatro y la Orquesta de Heidelberg), Ángel Hernández (ganador del Premio Internacional para Dramaturgos y del Premio del Público del Festival Heidelberger Stückemarkt 2015), Ilona Goyeneche (scout en México para el Heidelberger Stückemarkt 2015, Coordinación Cultural, Goethe-Institut Mexiko) | Foto (detalle): Annemone Taake

Por primera vez un país latinoamericano fue invitado especial en el “Heidelberger Stückemarkt” (El mercado de las obras de teatro de Heidelberg). Las obras mexicanas invitadas causaron una impresión duradera con su teatro directo y sin reservas, que analiza sin tapujos la situación política del país.

Desde hace algunos años las noticias sobre la violencia, los cárteles de las drogas y los disturbios sociales predominan en la información que llega acerca de México a Alemania. Entonces no es de extrañarse que en este país se sepa poco del panorama teatral mexicano, si acaso. Por eso la presencia de México como país de acogida en el Heidelberger Stückemarkt 2015 planteó muchas interrogantes, por ejemplo: ¿Cómo maneja el teatro mexicano los temas políticos? ¿Cómo se enfrentan los hacedores de teatro con la situación actual de su país?

Las cuatro obras de teatro, el especialista en teatro y los tres dramaturgos mexicanos que fueron invitados al Heidelberger Stückemarkt 2015 mostraron en sus montajes y discusiones que tienen un enorme interés por presentar la situación actual y la realidad de México en toda su diversidad. El joven dramaturgo y director teatral Ángel Hernández fue muy claro: “No estamos aquí para exportar el dolor y el sufrimiento de México hacia el mundo. No queremos hablar sobre la violencia en nuestro país, sino sobre la resistencia en contra de esa violencia.”

El teatro, inmediatez poética y política

Se había planeado que el principal eje temático del Heidelberger Stückemarkt 2015 fuera político, y el país invitado lo subrayó. Así, las preguntas iniciales respecto a los problemas sociales del país y el teatro mexicano fueron rápidamente contestadas: “Esto fue, sobre todo, lo que los mexicanos trajeron a Heidelberg: la noción de que el teatro político puede ser poético y radical al mismo tiempo, y que a veces es necesario llamar las cosas por su nombre para sacar adelante al público”, escribió el crítico teatral André Mumot en nachtkritik.de.

Mientras que la dramaturgia alemana contemporánea se ocupa de una amplia y diversa paleta de temas, los teatreros mexicanos invitados se dedicaron a los temas sociopolíticos, de gran actualidad para ellos. El teatro documental y los elementos documentales imbricados en la ficción estuvieron muy presentes en el programa. La sólida compañía Teatro Línea de Sombra mostró con su obra Amarillo, para la cual se basó en amplias investigaciones, la situación de miles de migrantes centroamericanos que tratan de cruzar la frontera mexicana con Estados Unidos. Un tema sobre el que precisamente ahora se está abriendo el diálogo con Europa.

De igual forma la adaptación del Macbeth, de Shakespeare, intitulada Mendoza, de la compañía Los Colochos Teatro, resulta más actual que nunca. La obra se sitúa durante la Revolución mexicana, a principios del siglo XX. Al final de la función el público ya no fue capaz de reprimir sus emociones, cuando quedó claro que la obra se podía extrapolar perfectamente a la situación actual de México, con su alta tasa de criminalidad y sus muchas víctimas de la violencia.

También el monólogo de la joven teatrera Mariana Villegas, Se rompen las olas, y la adaptación, en cooperación con el Goethe-Institut Mexiko, que el director teatral mexicano David Gaitán hizo del texto Demasiado cortas las piernas, de la dramaturga suiza Katja Brunner, ampliaron la perspectiva que se tiene del panorama teatral mexicano. Partiendo del terremoto de 1985, que destruyó grandes áreas del Distrito Federal y que hasta ahora sigue siendo visible en la fisonomía de la ciudad, Mariana Villegas emprende la búsqueda de su propia biografía e identidad. David Gaitán, por su parte, enfatiza el tema del abuso sexual infantil, en torno al cual gira la obra de Brunner, entretejiendo fragmentos del texto original con pasajes propios. También el dramaturgo mexicano Ángel Hernández presenta en su obra de teatro una muy tensa relación padre-hija.

Doble distinción para México

Desde el principio Ángel Hernández fue el favorito para recibir el Premio Internacional para Dramaturgos, el más importante del festival. Hernández impresionó con su obra Padre fragmentado dentro de una bolsa, un texto en muchos estratos, que muestra metafóricamente la realidad mexicana actual con fuertes imágenes: describe la situación de una joven, que se ve confrontada con la violenta muerte de su padre, un criminal de la mafia asesinado por un cártel de la droga. Y lo hace sin ponerse en el papel de víctima. Hernández ganó también el Premio del Público. Por otro lado Hugo Wirth, de la Ciudad de México, en Precisiones para entender aquella tarde, analiza una sociedad presa del capitalismo. Conchi León, de Yucatán, dedica su obra Santificarás las Fiestas a describir una historia familiar íntima y complicada.

Con el eje temático principal puesto en México, el Heidelberger Stückemarkt 2015 mostró un panorama teatral actual, muy vital y turbulento, mismo que deberá profundizar el intercambio con el teatro alemán.