Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Editorial de Peter Weibel
La democracia necesita pensamiento. Cómo aprender a pensar en un mundo digital

Muestra-experimento “Open Codes”, 2017/ 2018
Peter Weibel debate con ciudadanas y ciudadanos durante la muestra-experimento “Open Codes”. | Foto: Anne-Sophie Stolz © ZKM Karlsruhe

En el futuro necesitaremos ciudadanos y ciudadanas capacitados y culturalmente competentes. ¡La democracia necesita pensamiento! Peter Weibel, director del ZKM Karlsruhe (Centro de Artes y Medios Tecnológicos de Karlsruhe), postula la necesidad de iniciar nuevos movimientos educativos, sociales y democráticos y hacer de los museos lugares donde los ciudadanos puedan educarse de modo gratuito.

Algunos libros recientes sobre democracia tienen títulos como Posdemocracia (Colin Crouch, 2004; título original Post-Democracy), Defekte Demokratie (Democracia defectuosa) (Wolfgang Merkel, Hans-Jürgen Puhle, Aurel Croissant et al., 2003), Simulative Demokratie (Democracia simulada) (Ingolfur Blühdorn, 2013), etc. Es evidente que las actuales formas de democracia y educación están tan debilitadas que ya no pueden cumplir con su tarea ni con las expectativas que se depositan en ellas. En toda Alemania se oyen lamentos por el estado de emergencia educativa y en cuanto a la democracia, los títulos de los libros lo dicen todo. Ya no puede negarse la crisis de la democracia representativa. Por eso deben buscarse nuevas formas de democracia y de educación.

Arte contemporáneo sobre todo en museos

Sorprendentemente, el museo se revela como un espacio adecuado para la búsqueda. ¿Por qué? Porque desde hace tiempo el museo es una heterotopía, un lugar del exilio, al menos de las formas de expresión artística. El arte sonoro del siglo XXI no puede oírse ni en los lujosos edificios de las óperas ni en las salas de concierto clásicas sino (ocasionalmente) en los museos. El cine artístico se vio forzado a emigrar de la salas y la televisión a los museos. Del mismo modo, las nuevas formas de la danza, del arte de la acción y de la performance se manifiestan principalmente en los espacios de los museos. Los momentos utópicos de una sociedad se reflejan en el arte y siguen estando de modo latente sólo en las salas de exposición. En determinados instantes históricos, esta latencia se amplia de los modelos artísticos a los modelos sociales.

Es momento, pues, de iniciar, aunque sea micropolíticamente, nuevos movimientos educativos, sociales y democráticos. Hay que crear espacios experimentales que posibiliten modalidades innovadoras y democráticas, nuevas formas de adquisición del conocimiento y un nuevo empresariado basado en nuevas formas de colaboración.

De la sociedad del trabajo a la sociedad del saber

La clave de una concepción emancipatoria está en la fortaleza del ciudadano individual y de la sociedad. En el futuro, los ciudadanos y ciudadanas formarán a los otros ciudadanos. Por ejemplo, para el experimento de muestra y enseñanza Open Codes (octubre de 2017 a abril de 2019, ZKM Karlsruhe) elegimos una forma inusual e interactiva de diálogo con el arte. Así introducimos a nuestros visitantes en esta nueva estrategia de la reunión. El museo se convierte en un lugar de formación ciudadana donde la apropiación del saber no sólo es provechosa sino que ademas se ve recompensada. El auténtico mensaje del cambio digital dice: la sociedad de mañana se transformará (o se verá obligada a transformarse) y ya no estará basada en el trabajo sino en el saber.

¡Por eso exigimos para el siglo XXI una formación ciudadana paga! En el futuro necesitaremos ciudadanas y ciudadanos culturalmente competentes que puedan defender la democracia. ¡La democracia necesita pensamiento! ¿Pero hay pensamiento en la arena política, en los medios de masas? ¿Acaso un presidente trash como Trump no representa el triunfo de la televisión trash? Lamentablemente nos hemos acostumbrado a que no se escuche la voz de la razón, porque, como decía Sigmund Freud, la voz del intelecto es suave.
Peter Weibel es director artístico-científico del ZKM Karlsruhe. Foto: Andy Ridder © ZKM Karlsruhe
Pero la novedad es que tampoco se escucha la voz de la realidad. Cuando en una oficina de Berlín suena el teléfono y el asistente, respondiendo a la pregunta de “¿Quién es”? del parlamentario o la parlamentaria, contesta “la voz de la realidad”, el político reacciona diciendo “¡Oh, entonces no atienda!” Por eso Alemania se ha vuelto en tantos campos una REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DISFUNCIONAL. Los especialistas en administración hablan cada vez más de fracasos organizacionales que tienen consecuencias fatales para los hombres. La funcionalidad ya no es la norma sino la excepción. Y esto se debe, sobre todo, a que falta un procesamiento de datos en tiempo real.

Necesitamos nuevos formatos de conocimiento en Internet

Según el Índice Europeo de Digitalización, Alemania está en decimoséptimo lugar, es decir, es un país en vías de desarrollo. El ansia de conservar el poder y la ceguera ideológica han llevado a que se eluda la realidad. No sólo el museo como nueva forma de la reunión tiene la posibilidad y la tarea de desarrollar con los ciudadanos y ciudadanas espacios de saber y de acción. Con los instrumentos del pensamiento y con nuevas formas de educación –sobre todo gracias a los nuevos formados e conocimiento de Internet– quizás logremos recuperar el acceso a la realidad.
 

Peter Weibel (*1944) es considerado un agente central del arte mediático europeo. En su calidad de artista, teórico, curador, director del ZKM Karlsruhe y director del Instituto Peter Weibel de Investigación de Culturas Digitales en la Universidad de Artes Aplicadas de Viena se especializa en las intersecciones entre arte y ciencia. Dirigió, entre otros, las bienales de Sevilla y Moscú, la Ars Electronica de Linz y el Instituto de Nuevos Medios de la Städelschule de Fráncfort.

Top