Iniciativas de los medios de comunicación Con hechos contra las fake news

Cuatro semanas en un campo de entrenamiento contra las fake news: el equipo "Verifikation" de la Bayerischen Rundfunk
Cuatro semanas en un campo de entrenamiento contra las fake news: el equipo "Verifikation" de la Bayerischen Rundfunk | Foto (detalle): © BR / Lisa Hinder

Los medios alemanes se encuentran en una crisis de credibilidad. Para recuperar la confianza y actuar contra la manipulación y la información falsa de Internet han comenzado a desarrollar diversas iniciativas.

¿Le suena la conjura de los lingotes de oro? Parece ser que Alemania ya no dispone de gran parte de sus reservas de oro, ya que fueron robadas en secreto por los Estados Unidos y reemplazadas por lingotes falsos. “Esta historia está muy presente en los medios sociales, los videos relacionados cuentan con decenas de miles de reproducciones. Un claro indicador de que vale la pena actuar”, cuenta Patrick Gensing.

Faktenfinder: en la oscuridad se hizo la luz

Gensing es director de Faktenfinder (“Buscador de hechos”), un departamento de investigación fundado en abril de 2017 por ARD, el consorcio de radiodifusoras públicas de Alemania. Faktenfinder depende del Tagesschau, el programa de noticias más popular de la televisión alemana. El objetivo de dicho departamento consiste en buscar en internet noticias que parecen falsas y, a primera vista, quizá irrelevantes, pero con el potencial suficiente, respaldadas y fortalecidas por los medios sociales, de influir en el discurso público. Primero se investiga la noticia a fondo para luego corregir las inexactitudes. Bien mirado, la conjura de los lingotes de oro no es más que una leyenda urbana. Después, los resultados de las investigaciones se publican en la página faktenfinder.tagesschau.de.

Para Patrick Gensing Faktenfinder se trata también de un intento de echar luz sobre cualquier oscuro fenómeno acompañado de las llamadas fake news (las noticias falseadas adrede con información incorrecta o desinformación), que genere preocupación en los medios de comunicación alemanes; por ejemplo, las elecciones federales de septiembre de 2017. “No sabemos si las falsedades difundidas vía internet jugaron un papel tan importante como el que tuvieron en el voto del Brexit o en las elecciones de los Estados Unidos y de Francia, aunque hay motivos para pensar que fue así”, dice Gensing. “Gracias a Faktenfinder averiguaremos las verdaderas dimensiones del asunto.”

Poca confianza en los medios de comunicación

El hecho de que las fake news ofrezcan un potencial tan grande de manipulación y sean un peligro para la democracia tiene que ver también con la poca credibilidad de que gozan entre la población los medios tradicionales de comunicación. “Gracias a varios estudios sabemos que actualmente entre una quinta y cuarta parte de los alemanes no tiene ninguna confianza en los  medios de comunicación considerados absolutamente como fiables”, dice Carsten Reinemann, catedrático de ciencias de la comunicación en la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich.

Reinemann considera posible que la causa resida, entre otros aspectos, en ciertos cambios problemáticos de desarrollo en el sector de los medios de comunicación, que propician deficiencias en el rendimiento de la labor periodística. Si el proceso de informar se acelera por presiones económicas pueden surgir las negligencias. A esto se suman la tendencia al escándalo y la influencia de la política, la publicidad y las relaciones públicas.

Por otro lado, según Reinemann, también se trata de los efectos de una agenda política: un ejemplo es el discurso crítico del sistema propagado sobre todo por el partido Alternative für Deutschland (Alternativa por Alemania) (AfD). En ese discurso los medios aparecen como ayudantes de las fuerzas del establishment y manipuladores de la opinión pública. “De pronto estamos debatiendo si podemos llegar a tener un consenso acerca de lo que es verdadero y correcto”, dice Reinemann.” A su vez, la propaganda extremista instrumentaliza esa incertidumbre. Una vez que se ha establecido que se puede no confiar en la información verificada, se vuelven posibles los “hechos alternativos”.

Verifikation: desenmascarar las fake news

Faktenfinder trabaja estrechamente con Social Listening y Verifikation, una sección, fundada en mayo de 2017, de la Radiodifusión Bávara (BR). También ahí se persigue el objetivo de desenmascarar y corregir rumores, fake news y la propaganda extremista. A diferencia de Faktenfinder, los resultados no se publican en una página central sino que se van incluyendo en el flujo informativo.

No se trata de la mera confirmación sino de poner a disposición información sobre las noticias falsas, explica el director Stefan Primbs. “Queremos contar la historia de modo correcto, sin repetir la mentira.” Otro punto importante del proyecto es la capacidad pedagógica de los medios. Mediante reportes esclarecedores se puede mostrar cómo se difunden los rumores y elucidar los diferentes mecanismos de la propaganda extremista y de las noticias falsas en las redes sociales.

Echtjetzt: comprobar el contenido de verdad

En junio de 2017, el centro de investigación sin fines de lucro Correctiv puso en marcha una iniciativa llamada Echtjetzt (Realmente ahora). Se trata de una página web en la que se seleccionan historias y se comprueba su contenido de verdad. Los usuarios pueden aportar referencias sobre las fuentes directamente a través de un formulario o vía Facebook. El criterio más importante para el análisis es la relevancia, es decir, la difusión en los medios sociales. “Una información fiel a la verdad y la lucha contra la información intencionalmente falsa pertenecen a las tareas fundamentales del periodismo”, así resume el objetivo del proyecto Jutta Kramm, directora del equipo de Echtjetzt, en concordancia con sus colegas de Faktenfinder de ARD.

Carsten Reinemann celebra todas estas iniciativas pero advierte que es un error interpretarlas sólo como un intento de reconquistar la confianza en los medios. Para él, el auténtico desafío es otro: “En su forma más peligrosa, las fake news pueden ser parte de un lucha de motivaciones políticas contra la democracia libre y pluralista. El desafío para los periódicos es reconocer este hecho y ponerlo al descubierto, pero al mismo tiempo tomar en serio la crítica justa de los propios medios y aprender algo de ella.