Populismo de derecha “Un movimiento social virtual”

Qué mueve a las generaciones jóvenes?
Photo: © Syntika/iStock

¿Qué es lo que le atrae a la gente hacia la Alternative für Deutschland (AfD) y cómo está la cosa en otros países europeos? Una entrevista con el sociólogo Matthias Quent del Instituto para la Democracia y Sociedad Civil en Turingia.

Señor Quent, joven, varón, poca educación – ¿es esto lo que describe al “típico votante de la AfD”?
Matthias Quent, Instituto para la Democracia y Sociedad Civil de Thüringen Matthias Quent, Instituto para la Democracia y Sociedad Civil de Thüringen | Foto: © privat
Lo que es cierto: en las recientes elecciones regionales son más hombres que mujeres los que han votado por la AfD. Además, el porcentaje de las personas con poca educación ha sido mayor que entre los votantes de los otros partidos. Con  los jóvenes es más complicado: los votantes de la AfD se encuentran en todas las clases de edad. Los jóvenes todavía no destacan mucho pero su porcentaje entre los votantes del partido crece. Tal como en el caso de la Front National en Francia: antes era la población campesina mayor que componía los votantes más fieles. Esto ha cambiado mucho – el 2015 un tercio de los menores de 25 años afirmó tener la intención de votar por ese partido. No se puede descartar que se dé esta evolución también en el caso de la AfD. Al principio sus votantes eran mayores y más educados, eso está cambiando ahora.
 
¿Por qué gente joven vota a la AfD?
 
Una de las razones es, por supuesto, que votantes jóvenes están más dispuestos a experimentar con su voto. No tienen vínculos de larga duración con ningún partido, como, por ejemplo, votantes mayores hacia la Linkspartei (Izquierda) en el este o hacia la CSU (Partido Social Cristiano) en Baviera. Pero también es llamativo que la AfD trabaja más con las redes sociales que otros partidos. La AfD nacional tiene más de 300.000 “amigos” en Facebook, SPD (Socialdemócratas) y CDU (Democracia Cristiana) solo 120.000 cada uno. La AfD usa ese instrumento de forma muy intensiva y exitosa.

"AMBIENTE OPTIMISTA MONTADO"

¿Tan exitoso como para poder influenciar en la decisión de votar?
 
En el caso del usuario individual claramente sí. En las redes sociales se les puede dirigir directamente. Eso también lo saben las organizaciones nacionales y regionales del partido: en Facebook pueden demostrar que toman en serio las preocupaciones de la gente a nivel local sin tener que pasar todo el día de pie en un stand electoral. Esa conducta populista de preocuparse parece funcionar, la fuerza para movilizar en Internet es alta. La AfD monta un ambiente optimista y con ello ha creado algo como un movimiento social virtual.
 
Por qué las mujeres jóvenes son menos susceptibles a eso que los hombres?
 
Con todo su programa la AfD es un partido de predominio masculino y blanco de los años 50 del siglo pasado. Quiere revertir una serie de logros evolutivos a nivel de sociedad. Para mí, su éxito se basa en resentimientos muy profundos que se formaron por existir una creciente igualdad y una cultura política moderna. Especialmente trabajadores y cesantes, particularmente hombres, sienten que han sido dejados atrás. En la carrera por los mejores puestos ya no arrancan con una ventaja de cinco sino con solo tres metros sobre las mujeres y las personas de familias de inmigrantes. Eso lo perciben como injusto y esta frustración se puede politizar.
“los partidos liberales ya no les llegan”¿Qué es lo que deben hacer los partidos liberales para recuperar los votantes de la AfD?
 
Es sobre todo gente que antes no votaba la que ahora le da su voto a la AfD. Los partidos liberales en principio no les llegaban ya desde antes. La conclusión inversa es que también para estos partidos no tiene sentido imitar a la AfD en sus posiciones. Su primera reacción debe ser mantener la compostura y defender su propia línea.
 
¿Incluso corriendo el peligro de no llegarle a esa gente nunca?
 
Yo dudo que esto todavía sea posible. Entonces, es mejor mantener sus propias convicciones y aceptar de alguna forma que haya entre diez y quince por ciento de votantes de la AfD, como podemos observarlo actualmente en las elecciones. Este grupo ya existía antes de aparecer ese partido. Durante la polémica acerca del libro de Thilo Sarrazin Deutschland schafft sich ab el año 2010 un quinto afirmaba en las encuestas que votaría por un partido populista de derecha.

“LA IDENTIDAD NACIONAL TIENE PRIORIDAD"

¿Más educación política podría ayudar?

La educación política es importante. Pero no hay que caer en la ilusión que lo que uno aprende en el colegio o en la universidad no puede quedar desplazado por las experiencias con la realidad. Está claro que hay que señalar la historia catastrófica que tiene Alemania, que la democracia es un progreso y que la seguridad social ha aumentado. Pero si la gente en la vida cotidiana se siente perjudicada esto se convierte en una contradicción que casi no tiene solución.

¿Cuál es la situación en otros países con la juventud y partidos populistas de derecha?

Particularmente en la Europa del Este hay una generación nueva que se desmarca de forma nacionalista y con confianza. Ya no se pone en relación con Rusia o la UE sino le da prioridad a su identidad nacional y recupera con ello lo que la generación anterior había dejado atrás. Este fenómeno también existe en otros países. El movimiento identitario, por ejemplo, crece mucho. Crea ofertas nacionalistas racistas y se presenta en las redes sociales de forma moderna y provocativa. Al mismo tiempo crece el número de actos violentos desde la derecha. Estamos observando una radicalización que hace suponer lo peor.