Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Pensiones de jubilación
En tierras soleadas

Muchos británicos de edad avanzada se han establecido en España para poder disfrutar del sol: la UE garantiza que podrán seguir cobrando su jubilación aun cuando estén en el extranjero. ¿Qué pasaría si el Reino Unido dejase de formar parte de la UE?

De Eric Bonse

Pensiones
Ilustración: © Daniel Montero Galán

Residen en Mallorca o Valencia, y también en Madrid: son 310.000 británicas y británicos establecidos en España, algunos por trabajo, pero la mayoría para disfrutar su jubilación bajo el cálido sol de España. Hasta ahora no había ningún problema. La UE garantiza que se pueda seguir cobrando la jubilación en otro país de Europa.

Pero los planes de Gran Bretaña para su salida han traído inseguridad a muchos británicos residentes en España y otros países de la UE. Los expatriados ven peligrar sus derechos a pensión si el brexit llega a entrar efectivamente en vigor. Hay quienes meditan regresar a su país de origen, lo cual a su vez podría resultar un problema para la economía española.

Nunca se había parado a pensar en la UE y sus ventajas, refiere el escritor británico Michael Harris, que vive en Madrid. Pero ahora advierte que con la Unión ocurre lo mismo que con tantas cosas importantes en la vida: no queda clara su importancia hasta el momento en que las perdemos. Harris intenta luchar por sus derechos en la asociación Eurocitizens.   

Con la Unión ocurre lo mismo que con tantas cosas importantes: no queda clara su importancia hasta el momento en que las perdemos.

Ahora bien, ¿qué derechos son estos? Al respecto, hay ciudadanos de otros países de la UE –como los numerosos pensionistas alemanes de Mallorca, o españoles que en su momento trabajaron en Alemania– que tampoco se aclaran o se aclaran mal. La cuestión tiene que ver con que en cada país de la Unión se aplican normas distintas. La edad misma de jubilación está sujeta a regulación diferente en España, Gran Bretaña y Alemania.

A la UE no le importan aquí los detalles, pues los sistemas de seguridad social son dominio del país respectivo. De lo que sí se ocupa Bruselas es de que de las pensiones sean portables, o sea que, por así decir, la persona pueda llevárselas consigo, y, además, que el proceso se rija por una regulación uniforme. El fundamento es aquí la libre circulación de mano de obra en el mercado interior.

Dicha libre circulación es una ventaja que benefició a los británicos en España. Ahora sus derechos son para ellos motivo de inquietud. Por su parte, sin embargo, los en torno a 230.000 españoles que trabajaron en su momento en Alemania no tienen de qué preocuparse. Las pensiones que les pagan desde el extranjero son seguras, y ello gracias a la UE.

Top