Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)
Entre el Hacer y el Ser (reconte)Entre el Hacer y el Ser (reconte) © Luisa Richter

Luisa Richter – Vida y Obra
Reflejos y transparencias

Richter es de las creadoras genuinas y complejas, de difícil o imposible ubicación, aunque al hablar de su obra se mencionen influencias o momentos más bien expresionistas, abstraccionistas, informalistas, surrealistas, etc. 

Y es que sus imágenes están abiertas, cargadas de relaciones, en tensión con el espacio y el tiempo cambiantes en que viven (…) Pero no siempre es posible reconocer en su trabajo la marca directa del paisaje o cualquier dato de la naturaleza. Ella juega a la transformación y a la síntesis. Así, quien piensa que sus obras tienen mucho de abstracto, acierta; pero no está lejos quien encuentra huellas de lo figurativo en las mismas obras. Apresar su cambiante naturaleza, tamizada y multiplicada por la luz de este trópico, que para ella, necesariamente, poner al ojo y a la memoria a jugar con lo ambiguo. Fue abrir el plano, multiplicar las texturas, poner a coexistir los espacios dados de lo natural con los espacios creados de la arquitectura y de los objetos, con los espacios subjetivos de la propia interioridad (…) Con sus Objetos fragmentados (collages); sus Relaciones y conexiones (dibujos a pluma), con sus Reflejos (transparentes gouaches); sus Espacios planos (grandes óleos), Richter juega permanentemente a la libertad
 
                                                                        
María Elena Ramos. Paisajes interiores. Arte y Naturaleza. Cuadernos Lagoven. Caracas, 1987.
 
 
 
Luisa Richter concibe la vida y la pintura como un todo energético y dinámico cuya convergencia se produce en la acción de transmitirlo al lienzo o al papel (…) La contradicción surge de la misma libertad como final de la expresión, ésta es erupción en el espacio, dice Luisa, y yo añado ahora, limitada por el tiempo. La contradicción fundamental del hombre es ser tiempo en el espacio ilimitado. Si el plano –el espacio– es la realidad del pintor, el núcleo, se trata por supuesto, de una limitación espacial en el tiempo (…) presencias de la luz por sobre todos los pasajes, formas, interiores e interioridades, espacios clausurados o apenas entreabiertos al fondo, gracias a un más allá expansivo (…) Obra en suspenso, haciéndose y deshaciéndose en la contemplación del que la mira, acumulaciones de planos, redondeles, esferas (…) visibilidades exigentes (…) Cuando pinto, escribe en su diario Luisa, no tenga una noción total de lo que hago, quiero ver hasta dónde puedo llegar. Este llegando blanco, suma de todos los colores, es luz en la que se diluyen y cambian las formas del mundo interior y exterior de Luisa Richter
 
 
Juan Liscano. Escenarios de la visibilidad. Sala Mendoza. Caracas, 1994.

  • Gilgamesh, 1972. Oleo sobre tela, 198 x 128 cm
    Gilgamesh, 1972. Oleo sobre tela, 198 x 128 cm
  • Detrás de la cortina, 1971-80. Oleo sobre tela, 128 x 80 cm
    Detrás de la cortina, 1971-80. Oleo sobre tela, 128 x 80 cm
  • Un recorrido llamado deseo, 1985-1988. Oleo sobre tela, 200 x 200 cm
    Un recorrido llamado deseo, 1985-1988. Oleo sobre tela, 200 x 200 cm
  • De mi orgia, 1985. Oleo sobre tela y mazonite, 136 cm de diámetro
    De mi orgia, 1985. Oleo sobre tela y mazonite, 136 cm de diámetro
  • Evocaciones de la memoria, 1986-87. Oleo sobre tela, 200 x 230 cm
    Evocaciones de la memoria, 1986-87. Oleo sobre tela, 200 x 230 cm
  • El patio lleno de horas, 1986-88. Oleo sobre tela, 138 x 188 cm
    El patio lleno de horas, 1986-88. Oleo sobre tela, 138 x 188 cm
  • Entre el Hacer y el Ser, 1989. Oleo sobre tela, 95 x 188 cm
    Entre el Hacer y el Ser, 1989. Oleo sobre tela, 95 x 188 cm
  • El mar del mundo, 1990. Oleo sobre tela, 170 x 200 cm
    El mar del mundo, 1990. Oleo sobre tela, 170 x 200 cm
  • Comparación de lo opuesto, 1991. Oleo sobre tela, 174 x 200 cm
    Comparación de lo opuesto, 1991. Oleo sobre tela, 174 x 200 cm
  • La materia de los recuerdos, 1991. Oleo sobre tela, 174 x 200 cm
    La materia de los recuerdos, 1991. Oleo sobre tela, 174 x 200 cm
  • Horizonte de lo opuesto, 1991. Oleo sobre tela, 174 x 200 cm
    Horizonte de lo opuesto, 1991. Oleo sobre tela, 174 x 200 cm
  • La eternidad del momento, 1992. Oleo sobre tela, 175 x 200 cm
    La eternidad del momento, 1992. Oleo sobre tela, 175 x 200 cm
  • Una versión del Golen (Variaciones del Eterno retorno), 1994. Oleo sobre tela, 200 x 170 cm
    Una versión del Golen (Variaciones del Eterno retorno), 1994. Oleo sobre tela, 200 x 170 cm
  • Rapsodia azul, 2003. Oleo sobre tela, 146 x 97 cm
    Rapsodia azul, 2003. Oleo sobre tela, 146 x 97 cm

Top