Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)


Juan Carlos Méndez Guédez

Juan Carlos Méndez Guédez © Victoria R. Ramos

Como dice Fernando Iwasaki, no perdí una patria. Gané otra. Ahora tengo dos países.


¿Qué significa para usted la palabra emigrante?
 
Una palabra hermosa que reúne muchas historias, muchos rostros, muchos barcos, aviones y autobuses.
Es la dura palabra que significa el sueño de tener una vida mejor en la que sea posible renacer.
   La Ola detenida © HARPERCOLLINS
¿Cómo eligió el país en el que vives? ¿Cuáles fueron las motivaciones? 

Elegí España porque sentí que era el mejor lugar para vivir y escribir (que son dos verbos que para mí son uno solo).

¿Cómo ha sido su incorporación a la nueva cultura: siente que ha transformado la suya? 

Totalmente.

Venezuela me había preparado para ello. El venezolano es curioso, ávido, permeable. España me ha transformado y me siento muy incorporado a ella. Aquí he recibido una infinita generosidad y un infinito respeto a mi trabajo. Como dice Fernando Iwasaki, no perdí una patria. Gané otra. Ahora tengo dos países. 

¿Se relaciona con venezolanos en general y/o en su espacio laboral? 

En mi espacio laboral sólo puntualmente y en momentos concretos. Trabajo con españoles de todas las regiones de España. Me siento muy a gusto con ellos.
En general, sí que me relaciono con venezolanos.

¿Por qué no hacerlo?

Hay preocupaciones comunes, gustos, memorias compartidas. No soy de guetos, pero tampoco le veo sentido a huir de mis paisanos. Vivo con naturalidad la alegría de relacionarme con personas que me caen bien, que considero nobles, interesantes, enriquecedoras. Algunas de esas personas tienen cédula de identidad y otros DNI.

¿En caso afirmativo ¿cómo es su relación con ellos? 

Estupenda. Ya lo comenté. Hay una memoria común: palabras, momentos de la historia, derrotas, alegrías.

¿Cómo es su contacto con Venezuela desde el exterior? 

Constante. Lo dije en alguna entrevista. Para el emigrante el día amanece dos veces. Cuando sale el sol en la ciudad en la que vives, y cuando sale el sol en las ciudades lejanas donde vive gente que quieres.
 
Consideras que su experiencia en el exterior ha enriquecido su carrera? ¿Cómo y por qué? 

Mucho. Muchísimo. Me abrió nuevas perspectivas, nuevas lecturas. España es además un país donde la escritura tiene muchos componentes satisfactorios. Tiempo para escribir y leer. Buenas librerías, buenas bibliotecas. La posibilidad de conocer escritores de todo el mundo de habla española. Además, me ha dado una ciudad como Madrid: hermosa, vibrante, inmensa, cómoda, acogedora.
Ser extranjero puede ser un privilegio para un escritor. Escribir es una forma de extranjeridad perenne. Así que situarte en ese espacio de ser y no ser el otro es un gran aprendizaje literario. Porque del mismo modo en que ese nuevo espacio pasa a ser parte de tu imaginario y tu afecto, tú también, en un lugar abierto y generoso como Madrid, comienzas a incorporar tu vida dentro del fragor de la ciudad.
La llegada de muchos caribeños a este lugar también ha creado una nueva capa de sentidos, sonidos, olores, voces. Ahora también existe una Madrid Caribe que nunca mira al mar, pero que lo sueña.


 
Juan Carlos Méndez Guédez
Escritor venezolano.

Lugar de nacimiento: Barquisimeto.
Lugar actual de residencia: Madrid.
 
Obras:
 
2017 | La ola detenida. Harlequin Ibérica.
2016 | La noche y yo. Páginas de espuma. 
2016 | El baile de Madame Kalalú. Siruela.
2016 | Los Maletines. Siruela.
2013 | Arena Negra. Casa de cartón.
2012 | Ideograma. Páginas de espuma.
2004 | Una tarde con campanas. Alianza.
2001 | Tan nítido en el recuerdo. Lengua de trapo.
2000 | Árbol de la luna. Lengua de trapo.
1999 | El libro de Esther. Lengua de trapo.

https://mendezguedezweb.wordpress.com/

Top