„¡A día de hoy todavía quedan infinidad de cosas por descubrir!“ El presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, sobre la temporada temática Humboldt y las Américas

¿Cuál es el motivo por el que innumerables iniciativas científicas y culturales , ciudades, animales, formaciones geológicas e, incluso , asteroide s y un mar lunar han sido bautizado s con el nombre de Alexander von Humboldt?

Este científico y viajero incansable sigue si endo para muchos el ejemplo perfecto y el ideal de l viajero investigador. Von Humboldt era la curiosidad en persona. Su deseo por escudriñar la sinergia existente ent re la naturaleza y la sociedad le llevó a una búsqueda continua del intercambio y a un contacto incesante con otros eruditos de su época . Quien persiga entender el cuadro general de las cosas , como intentó hacer lo Humboldt, tiene que atreverse a sobrepasar los límites de su propia disciplina.

La famosa constatación del científico de que “todo está relacionado con todo ” es hoy más actual que nunca, pues si la investigación desea contribuir a superar los grandes retos de nuestro tiempo, tales como el cambio climático , no lo conseguirá sin la interconexión transdisciplinaria ni sin u n pensamiento innovador, pero tampoco sin una buena dosis de curiosidad científica.

No solamente la ciencia debería atreverse a ampliar horizonte s , sino que cada uno de nosotros y cada una de nosotras debería hacerlo en el encuentro y en el intercambio co n otras culturas. Cuando este año celebremos con exposiciones, simposios, game jams, festivales o talleres para escolares el 250 aniversario del nacimiento de Alexander von Humboldt en muchos países de América Latina , lo haremos con un espíritu aperturista y tolerante ; es decir, como lo hubiera hecho el propio Humboldt.

Este ciclo de eventos nos brinda la oportunidad de desarrollar nueva s perspectivas sobre el viaje que Humboldt realizó a América Latina a principios del siglo XIX y es a la vez un punto de partida para la innovación, la reflexión artística, el intercambio científico y el encuentro cultural . Mis mejores deseos van dirigidos a todos aquellos que se han involucrado para que esto sea posible y para quienes Humboldt es una fuente de inspiración.