Patrones coloniales ¿Cuándo terminará esto?

Está pasada de moda la idea de que nuestra realidad se divide en el mundo análogo de los tranvías, los cafés por la tarde y las postales, y en otro mundo muy alejado del primero: el mundo digital de los ceros y los unos, de las tiendas en línea y de los jugadores de World of Warcrafts.
 
 

A más tardar a partir de que nos rodea el internet de las cosas, es decir, objetos cotidianos equipados con inteligencia artificial, necesitamos nuevas imágenes para explicar nuestra relación con el internet.

Nanjira Sambuli, activista de la red, expone cómo reproducimos en el internet los problemas históricos de nuestra sociedad. Pero el internet no funciona como una mera función derivada, que deba replicar el sexismo y los patrones coloniales: el cambio de época provocado por el desarrollo del internet también ofrece la posibilidad de modificar estas estructuras.