Colecciones controvertidas “El verdadero juez es la propia conciencia”

Karin Guggeis (derecha), directora de proyecto del Museo Cinco Continentes en Múnich y Albert Gouaffo, coordinador de proyecto de la Universidad de Dsochang (Camerún), junto al “Poste del Jinete Azul”.
Karin Guggeis (derecha), directora de proyecto del Museo Cinco Continentes en Múnich y Albert Gouaffo, coordinador de proyecto de la Universidad de Dsochang (Camerún), junto al “Poste del Jinete Azul”. | Foto (detalle): Lino Mirgeler © dpa

Junto con las sociedades de origen, varios museos etnológicos de Alemania están explorando actualmente sus colecciones de la época colonial. En una entrevista con "Latitude", el germanista camerunés Albert Gouaffo habla sobre su cooperación en el proyecto de investigación sobre la proveniencia en el Museo Cinco Continentes en Múnich y sobre los desafíos de lidiar con colecciones controvertidas.

¿De qué trata el proyecto de investigación sobre la proveniencia del Museo Cinco Continentes?

El núcleo del proyecto lo constituyen el “Poste del Jinete Azul” y la colección de Max von Stetten, de los años 1893 a 1896. Max von Stetten fue comandante de la fuerza de protección del Imperio alemán. El objetivo del proyecto es llevar a cabo una investigación lo más detallada posible sobre la adquisición de la colección, que se remonta a la fase temprana de la ocupación de Camerún por parte del Imperio alemán y ha estado en el Museo Cinco Continentes desde la década de 1890. En primer lugar, se trata de las condiciones de adquisición y de los lugares de adquisición de esta colección, que incluye más de 200 objetos. Además, la historia compartida entre Alemania y Camerún se analiza de manera ejemplar a propósito de la persona de Max von Stetten y de la colección que recopiló. Al final del proyecto, las posibilidades de restitución y circulación de objetos robados se discutirán en pie de igualdad con los miembros de la región de origen.

Usted está a favor de la investigación sobre la proveniencia transregional. ¿Qué significa esto y en qué se diferencia este enfoque de los enfoques tradicionales?

En Alemania, cada museo trabaja sobre la proveniencia de su propia colección. Sin embargo, la historia de las colecciones muestra que la demanda de artefactos etnológicos a finales del siglo XIX era tan grande que los coleccionistas separaron algunos objetos que constituían una unidad con el fin de satisfacer la gran demanda. Por ejemplo, las máscaras se separaron de los trajes y terminaron en museos diferentes. La investigación sobre la proveniencia convencional parte de Alemania y trata de aclarar las relaciones de adquisición y de propiedad. La cuestión de la restitución no es necesariamente el foco y los resultados de la investigación no siempre son transferibles a otros contextos. La investigación transregional inversa sobre la proveniencia no parte únicamente del contexto de recepción, sino que privilegia el contexto de producción y pregunta sobre las formas de translocación de objetos y bienes culturales entre “colonia y metrópoli”.

Los museos etnológicos del Norte global tratan de diferentes maneras con colecciones controvertidas: la investigación sobre la proveniencia como requisito previo para la devolución, la cooperación con los museos del Sur global en cuestión de formación de expertos en museos, co-curadurías o incluso circulación. ¿Qué opina de estos enfoques?

Acojo con beneplácito las iniciativas, pero el ritmo es demasiado lento, para mi gusto, y los recursos financieros destinados a la investigación están lejos de ser suficientes, debido a la tardía toma de conciencia. Hasta que no tengamos una base de datos sistemática de los bienes culturales que llegaron a Alemania desde las colonias, no podremos tener debates sensatos sobre la restitución, la circulación y la cooperación ni nada más. Es indispensable una investigación básica que parta de las antiguas colonias.
  • Revisión conjunta de la colección Max von Stetten en el Museo Cinco Continentes en Múnich: el profesor Albert Gouaffo, director general del proyecto camerunés, con Yrine Matchinda (derecha), colaboradora por la parte francófona de la colección, y Karin Guggeis, directora general del proyecto. Foto (detalle): Stefan Eisenhofer © Museo Cinco Continentes
    Revisión conjunta de la colección Max von Stetten en el Museo Cinco Continentes en Múnich: el profesor Albert Gouaffo, director general del proyecto camerunés, con Yrine Matchinda (derecha), colaboradora por la parte francófona de la colección, y Karin Guggeis, directora general del proyecto.
  • El “Poste del Jinete Azul”, un bloque de madera tallado por los dos lados procedente de Camerún, en el Museo Cinco Continentes en Múnich. Lino Mirgeler © picture alliance/dpa
    El “Poste del Jinete Azul”, un bloque de madera tallado por los dos lados procedente de Camerún, en el Museo Cinco Continentes en Múnich.
  • Museo Cinco Continentes en Múnich: Fundado en 1862 como el primer museo etnológico en Alemania con el nombre de Colección Etnográfica Real, desde 1917 fue el Museo Estatal de Etnología y en 2014 se le renombró como Museo Cinco Continentes. Marietta Weidner © Museo Cinco Continentes
    Museo Cinco Continentes en Múnich: Fundado en 1862 como el primer museo etnológico en Alemania con el nombre de Colección Etnográfica Real, desde 1917 fue el Museo Estatal de Etnología y en 2014 se le renombró como Museo Cinco Continentes.
  • Museo Cinco Continentes en Múnich: un vistazo a la sección de África en la exposición permanente. © Museo Cinco Continentes
    Museo Cinco Continentes en Múnich: un vistazo a la sección de África en la exposición permanente.
  • Museo Cinco Continentes en Múnich: un vistazo a la sección de África en la exposición permanente. © Museo Cinco Continentes
    Museo Cinco Continentes en Múnich: un vistazo a la sección de África en la exposición permanente.
La cooperación con los museos del Sur global es necesaria, pero la investigación conjunta sobre la proveniencia debería ser la absoluta prioridad en este momento. Primero habría que aclarar la investigación sobre restos humanos, objetos de culto e insignias de dominación.

¿Qué opina del informe Sarr-Savoy y su viabilidad?

La recomendación de Bénédicte Savoy y Felwine Saar es comprensible debido a la dimensión de la pérdida (90 por ciento de los bienes culturales de África), pero parece ser demasiado general y no toma suficientemente en cuenta la historia colonial como una historia compartida. Incluso si todo hubiera sido robado, sería hacerle un flaco favor a África si, de la noche a la mañana, todos los bienes culturales africanos desaparecieran repentinamente de Europa como objetos de memoria intercultural. Hubo en África fenómenos de resiliencia, es decir, algunos bienes culturales importantes para la comunidad fueron sustituidos, pero no todos. ¿Qué pasaría si el dueño legítimo le dejara su propiedad a los "ladrones" como castigo? Más allá de los tribunales, el verdadero juez es la propia conciencia. En caso de una estrategia de gana-gana, los bienes culturales incluso podrían permanecer en Alemania, y se podrían negociar modalidades sobre un pago de regalías.

Pasemos a la cuestión más amplia de la descolonización, no sólo en los museos etnológicos, sino también en el campo de la producción de conocimientos y del acceso al conocimiento: ¿dónde ve una necesidad urgente de un cambio de mentalidad?

Desde el siglo XIV hasta el siglo XX, el Norte global le dictó al Sur global cómo se debían hacer las cosas. En el siglo XXI, Occidente ha llegado a un punto en el que ya no tiene nada extraordinario que ofrecer, gracias a la creciente movilidad y a la transferencia multilateral de conocimientos. La humanidad necesita formas alternativas de universalidad. Ha llegado el tiempo de la sociedad mundial. Las naciones y las regiones deben relacionarse en pie de igualdad. El Sur global también debería dejar de quejarse y utilizar sus recursos para el bien común de su propia población. La condición previa es que el Sur global crezca y supere la inmadurez parcialmente autoinfligida y que se descolonice a sí mismo.

La entrevista la hizo Eliphas Nyamogo, redactor en línea del Goethe-Institut en Múnich