Voces



Daniel Lima

Artista, productor, editor y curador

Brasilien


Los futuros de la diáspora africana - Foto: Colourbox.com

¿Cuáles son las principales preguntas y problemáticas relacionadas con el Sur Global?

En primer lugar, me gustaría señalar que el Sur Global que estamos considerando es un Sur extendido, no es un Sur vinculado específicamente a una cuestión o área geográfica. ¿Pero cuál es este Sur no geográfico? ¿Qué lo unifica? Sur Global es la definición de una parte del mundo que sufrió la colonización. Es decir, el hemisferio que sufrió el triple trauma de la explotación colonial: la esclavitud, el exterminio de las poblaciones nativas y la persecución religiosa.

Esa relación de colonización creó la principal problemática en términos geopolíticos, que sigue siendo el mantenimiento de un estándar europeo, ya sea en la mente, los procesos cognitivos, la construcción del conocimiento o los procesos de legitimación del mismo. Y también en los procesos políticos y económicos, es decir, procesos muy objetivos de dominación militar, dominación de la riqueza y dominación de las relaciones comerciales.

Esa es la principal problemática cuando se habla del Sur Global: la idea de un mundo que algunos llaman “subdesarrollado” y otros “Tercer Mundo”. Estos son conceptos ideológicos, creados para nombrar lo que sería el Sur Global, pero todos se refieren a esa relación que es histórica, una relación construida sobre la base del proceso histórico de colonización.

¿Cuáles son las brechas en el diálogo Sur-Sur?

Si tenemos en cuenta que uno de los principales problemas es la colonización, así como la historia de esta colonización, nos damos cuenta de los retos que tenemos por delante, relativos a una descolonización (ya sea de pensamiento o de las prácticas políticas y económicas), y que las lagunas del diálogo Sur-Sur nacen también del proceso de colonización. Es decir, es a través de la colonización que se ha creado un estándar europeo de referencia, un punto de referencia del Hemisferio Norte, que en principio es europeo y luego fue reemplazado por los Estados Unidos como potencia.

Esta falta de diálogo en el Hemisferio Sur, dentro de este Sur Global, es el resultado del énfasis de un patrón del Hemisferio Norte: una norma que considera que el diálogo de legitimación del conocimiento y el saber, de legitimación cultural, ocurre a través de la relación con el Hemisferio Norte. Este no es un problema abstracto. Esto está implícito cuando nosotros, como artistas, tenemos por ejemplo que desarrollar una obra de arte contemporáneo y este trabajo tiene que circular en el Hemisferio Norte, en Europa o los Estados Unidos, para ser considerada un trabajo dentro de un eje internacional. No es de extrañar que en el arte contemporáneo los principales museos referenciales estén en el eje Norte. Y tampoco es de extrañar que los principales eventos de arte contemporáneo estén también allí; algunos de los principales, pues obviamente esta es una batalla y siempre hay oposición a la permanencia de este modelo hegemónico.

¿Cómo se relaciona el episodio “Nuevas diásporas” con estos problemas?

Nuevas diásporas es también un intento de contar una nueva historia de estas relaciones en el eje Sur. Por eso consideramos a Haití dentro de este Sur Global y hacemos hincapié en el proceso de migración. Nuevas diásporas intenta crear así una posibilidad no sólo de queja, sino de anuncio de un mundo en el que estas conexiones no son vistas negativamente, en el cual la inmigración no es un problema, sino una solución al proceso de dominación.

Daniel Lima es miembro del Frente 3 de Febrero, un grupo interdisciplinario enfocado en intervenciones urbanas, música y documentales, dirigido a la discusión de cuestiones raciales en Brasil y en todo el mundo. El manifiesto del Frente denuncia cómo la democracia racial es una máscara que oculta la verdadera discriminación.