Revista




“Una movilización impresionante”

¿Existe tal cosa como un feminismo global? ¿Qué temas motivan a las mujeres en diferentes partes del mundo? ¿Y cómo es la relación entre activistas de diferentes generaciones? Una entrevista con la filósofa italo-americana Silvia Federici.

En 2017 usted celebró su cumpleaños número 75. ¿Es difícil para usted hablar con las feministas más jóvenes?

¡Todo lo contrario! La mayoría de personas que conozco hoy en día son activistas más jóvenes. Creo que esto se debe a que hay un nuevo movimiento feminista, que por cierto es mundial. Para mí es un gran placer estar rodeada por estas mujeres, pues el mundo está en sus manos.

¿Es este nuevo feminismo solo más joven o también es diferente de los movimientos de mujeres de los años setenta y ochenta, donde usted estuvo activa?

Naturalmente, las activistas han aprendido nuevas cosas. Para dar un ejemplo: nosotras luchábamos por la introducción de un “sueldo por el trabajo doméstico”. Hoy en día nadie se hace ilusiones acerca de la liberación de la mujer a través del trabajo asalariado. Pues la mayoría de las mujeres trabaja, pero tienen empleos precarios y con frecuencia necesitan dos o tres para poder sobrevivir. Además, las jóvenes feministas ponen menos esperanzas en las instituciones estatales como motor del cambio social.

Aborto como tema polémico

En los Estados Unidos, cientos de miles de mujeres salieron a la “Marcha de las mujeres en Washington” en enero de 2017. ¿Cómo se sintió al respecto?

No sólo feministas, sino también muchos otros actores sociales estaban allí ese día, tanto hombres como mujeres. La magnitud de este evento sin duda tuvo mucho que ver con el hecho de que la gente quería expresar su ira contra Donald Trump y su sexismo. Y querían expresar su preocupación sobre la posibilidad de que el nuevo gobierno introduzca de nuevo una prohibición del aborto.

¿Entonces aquel día se trató de la defensa de logros existentes?

Aparte del derecho a la planificación familiar autodeterminada, las mujeres en los Estados Unidos no tienen tantos logros que defender. Las cifras más recientes muestran que la esperanza de vida de las mujeres de la clase obrera se ha reducido significativamente. Estadísticamente, morirán cinco años antes que sus madres. También respecto a eso hay un gran malestar social que se ha articulado en la “Marcha de las mujeres”.

"Aumento de la brutalidad contra las mujeres"

También en otras regiones, como en Latinoamérica, hay a menudo manifestaciones feministas. Aquí el lema fue “Ni una menos”. La protesta se dirige contra asesinatos de mujeres y la cultura machista.

Una movilización verdaderamente impresionante. En el 2017, “Ni una menos” fue el tema del Día Internacional de la Mujer, proclamado por las mujeres en Argentina. También hubo una huelga nacional de las mujeres en ese día. Recientemente, me encontré con tres activistas argentinas en Nueva York, quienes me mostraron un video de su manifestación en Buenos Aires. Casi me hizo llorar.

¿Son los asesinatos de mujeres y la lucha contra ellos un tema puramente latinoamericano?

Por supuesto que no. La brutalidad y la frecuencia de estos casos aumentan en todo el mundo. En la India y en algunos países de África experimentamos una verdadera caza de brujas contra las mujeres. En las zonas rurales en Canadá hay asesinatos en serie. E Italia ha adoptó una ley contra el femicidio hace varios años. Esto es muy significativo. Durante mi infancia en Italia se habló durante meses sobre un hecho así, tan extraordinario era. Hoy en día, hay asesinatos de mujeres casi a diario.

¿Cuáles cree usted que son las razones de este aumento de la violencia?

Los asesinatos de mujeres están siempre relacionados con los desarrollos sociales en general. Quieren asustar y dar la sensación de terror. Las causas exactas varían. En Latinoamérica a menudo afectan a las mujeres que viven en regiones en las que se establecen mega-proyectos o planes que sirven a la explotación despiadada de los recursos naturales. En las protestas de la población local, las mujeres están a menudo en la primera fila. Las matan, y así se muestra a la comunidad que la resistencia es inútil. Soy miembro de una red de feministas de diferentes países. Juntas, reunimos los acontecimientos globales e investigamos sobre las causas de la violencia contra las mujeres.

Silvia Federici nació en 1942 en Parma, es investigadora y activista. Profesora emérita de Filosofía Política y Women Studies, vive en Nueva York y ha publicado ante todo sobre teoría marxista y feminista, así como el concepto de “commons” (bienes comunes).


Jessica Zeller realizó la entrevista. Trabaja como periodista independiente en Berlín y publica regularmente artículos e informes radiales sobre teoría y la práctica feminista.