Sobrevivir

Bibliotecas de paso: „Armarios callejeros“

Foto (Ausschnitt): S. Alexis (sapa7180 @flickr), CC BY-SA 2.0Photo (detail): S. Alexis (sapa7180 @flickr), CC BY-SA 2.0

Photo (detail): S. Alexis (sapa7180 @flickr), CC BY-SA 2.0


„Armarios callejeros“ – este es el nombre que reciben las pequeñas bibliotecas que se encuentran en plena calle en algunas ciudades alemanas. Cualquier persona puede hacerse cargo de ellas y añadir nuevos libros. Están abiertas las 24 horas y su contenido cambia constantemente.

Ni siquiera la lluvia puede mantener alejada de sus armarios callejeros a la población de Bonn. En la avenida Poppelsdorf, uno de los cinco emplazamientos de estos armarios en la ciudad, los usuarios van y vienen. Una joven baja rápidamente de su coche para dejar en la biblioteca, que se encuentra bajo los grandes castaños de la avenida, algunos libros nuevos: “Porqué los hombres no escuchan”, de Allan y Barbara Pease, y “Selige Zeiten, brüchige Welt”, de Robert Menasse son dos de ellos. Ahora comparten espacio con unos 200 libros más en un armario de dos metros de altura con puertas de cristal.

La idea que subyace a estos armarios callejeros es tan simple como genial: cualquiera puede sacar y colocar libros – sin burocracia, a cualquier hora, todos los días del año. Las bibliotecas son tan variadas y diferentes como sus usuarios: hay novelas al lado de libros de cocina, manuales de informática, obras de psicología... Estudiantes, amas de casa, jubilados y personas sin techo aprovechan la oportunidad. Algunos pasan por casualidad, otros vienen a propósito. “También es un lugar para la comunicación”, dice Nicole Schmidt, de la Fundación Ciudadanos de Bonn. “A través de los libros, las personas empiezan a hablar entre ellas enseguida.”

La biblioteca como escultura social

Los “armarios callejeros” surgieron de un concurso de ideas propuesto por la Fundación de Ciudadanos en 2003. La propuesta de Trixy Royeck fue la que finalmente convenció al jurado. Esta estudiante de Arquitectura de Interiores de Mainz se inspiró en el trabajo del dúo de artistas Clagg & Guttmann. Estos ya habían creado bibliotecas abiertas en Europa a principios de los años 90, primero en la ciudad austriaca de Graz, y después en Hamburgo y Mainz. Para Clegg & Guttmann, las bibliotecas abiertas representan esculturas sociales, ya que la particular colección de libros de cada una y la manera en que las personas los tratan refleja para los artistas la estructura de un barrio. “Es muy raro que se produzcan actos de vandalismo o abuso de los armarios, no lo hemos visto casi nunca”, nos cuenta Nicole Schmidt. En todos estos años no ha aparecido ni un graffiti. “Nosotros mismos estamos sorprendidos, y claro, nos alegramos mucho.” La única excepción: “En carnaval alguien le prendió fuego a los libros del armario de Bonn-Beuel.” Por eso ese armario en concreto está cerrado durante los días de carnaval.

Resistentes contra el viento y la lluvia

Se trata de un fenómeno generalizado: los ciudadanos de Bonn no sólo utilizan los armarios callejeros con entusiasmo, sino que también se responsabilizan de ellos. “Padrinos” voluntarios se ocupan de que no haya libros de contenidos de extrema derecha, pornográficos u ofensivos por algún otro motivo. De vez en cuando, limpian las puertas de cristal de los armarios. “No conocemos los nombres de todos los padrinos”, explica Nicole Schmidt. “A veces alguien que pasa por casualidad simplemente se toma un momento para ordenar un poco los libros”. Otras veces, alguien llama por teléfono para avisar de que el viento ha arrancado una puerta de armario de sus goznes. Este es uno de los pocos gastos que producen estas bibliotecas, y se financian en su totalidad a través de donaciones. “Esto ya funciona solo”, comenta con satisfacción esta empleada de la Fundación de Ciudadanos.

Los últimos dos armarios, que se adquirieron en Bonn en Agosto de 2008, costaron cada uno 6000 €. “El mecanismo de las puertas ahora es mejor, se cierran automáticamente”, explica Schmidt. También los cristales son ahora aún más resistentes a cualquier tipo de meteorología, y no se dobla bajo el peso de los libros. Los marcos están hechos de una aleación de acero especial que no se oxida. Esta construcción de acero y cristal se incrusta en el suelo con una base de hormigón. De este modo, el armario callejero puede resistir incluso fuertes tormentas. Incluso si llueve durante muchos días los libros no sufren con la humedad, ya que ningún libro está en el mismo sitio durante tanto tiempo: “Algunos libros sólo duran cinco minutos.”

“Material” para el tren “Las estanterías torturan a los libros” – ese es uno de los lemas del Bookcrossing, una bolsa de intercambio de libros con base en Internet. Esta es otra oportunidad para lectores de organizarse entre ellos y poner sus libros en circulación sin intereses económicos. Al contrario que el Bookcrossing, los armarios callejeros están más localizados. No hace falta estar conectado a Internet y son ideales para procurarse lectura espontáneamente. El armario callejero de la avenida Poppelsdorf en Bonn está justo al lado de la estación. Nicole Schmidt sabe que esto es especialmente ventajoso. “Llegan muchos viajeros que vienen y van en un mismo día; se llevan un libro para leerlo en el tren y lo devuelven un par de días más tarde.” Otros se quedan con el libro, si les ha gustado especialmente, y donan otro – una libertad que no ofrece ninguna otra biblioteca del mundo.

Constituye una especial alegría para la Fundación de Ciudadanos de Bonn que esta idea viaje a otras ciudades por medio de los turistas. “Recibimos muchas llamadas de visitantes de la ciudad que nos preguntan cómo lo hemos organizado. Y un tiempo después nos mandan artículos de prensa sobre los nuevos armarios callejeros en su ciudad.” De este modo han surgido bibliotecas abiertas “de paso” también en Hannover, Darmstadt y Bayreuth. Sólo hacen falta un puñado de libros y mucho compromiso ciudadano – esta idea puede llegar lejos.



Sabine Tenta
trabaja como periodista autónoma, entre otros, para el “Westdeutscher Rundfunk” en Colonia

Copyright: Goethe-Institut, Online-Redaktion

¿Tiene preguntas sobre este artículo? ¡Escríbanos!
online-redaktion@goethe.de
Enero 2009

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Mein Weg nach Deutschland

    Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

    Migración e integración

    La migración transforma culturas