Sobrevivir

Botellas retornables: ¿tienen que acabar necesariamente en el cubo de basura... o no?

© 2013 Pfandring by Paul Ketz / Fotos: Markus Diefenbacher

Te los encuentras en trenes, en lugares públicos, en parques... en cualquier sitio donde haya mucha gente reunida, preferiblemente al caer la tarde, en las suaves noches de verano o durante los fines de semana. Desfiles de carnaval, festivales, acontecimientos deportivos y conciertos públicos son sus eventos favoritos – “recogebotellas”, así los llaman.

Han llegado de la mano de la estandarización del sistema de botellas y latas retornables que tuvo lugar en mayo de 2006. Está el tipo “me alegro de cada botella que recojo“, el tipo “sólo vale coger un montón” y el “recolector de lujo” que únicamente recolecta las botellas de PET de 25 céntimos pero no las botellas de vidrio de 5 céntimos.
En Alemania cada vez hay más gente que se gana un dinero extra recolectando botellas retornables porque la pensión, el minijob o el subsidio de desempleo a menudo no son suficiente. De hecho, este ingreso adicional es uno de los principales motivos que mueven a los recogebotellas pero no es el único, como se suele pensar, porque estas personas proceden prácticamente de todos los estratos sociales. Algunos buscan una actividad que vertebre su jornada, tener una ocupación diaria o, simplemente, quieren estar en contacto con la gente.

La iniciativa “Pfand gehört daneben” [Las botellas retornables se dejan al lado]

Ya hay suficiente gente que se asegura el sustento recogiendo botellas retornables. Pero se les puede ahorrar de forma muy sencilla la humillación de tener que meter la mano en los cubos de basura, de buscar botellas y latas entre inmundicias, cristales rotos y otros desechos. A esa conclusión llegó también Matthias Seeba-Gomille que en 2011 fundó la iniciativa “Pfand gehört daneben”. Desde entonces él y su socio luchan junto con bandas de música conocidas como los Beatsteaks o Madsen para que la gente se conciencie de la situación de los recogebotellas y dejen sus botellas al lado de los cubos de basura y no dentro de ellos.
Con ayuda de donativos y la cooperación de distintos socios han financiado la impresión de diez mil adhesivos que pegan en los cubos de basura públicos o reparten por establecimientos de toda Alemania para que la gente se los lleve y los coloque en su entorno. Pero no son los únicos que se emplean fondo en favor de los recogebotellas. El joven diseñador de Colonia Paul Ketz ha ideado el “Pfandring” [anillo para botellas retornables], un anillo flexible que se puede tensar alrededor de cualquier cubo de basura para depositar en su interior las botellas retornables que más tarde se pueden extraer sin el menor problema. La “Pfandkiste” [caja para botellas retornables] de LemonAid+ es un invento similar, se trata de una caja de bebidas completamente normal que se coloca en las farolas de la calle y desempeña allí el mismo cometido que el anillo.

Máquina automática de botellas retornables para perros y gatos callejeros

Una empresa turca ha tenido una idea completamente diferente para lograr un buen fin con ayuda de las botellas retornables. Ha diseñado unas máquinas de botellas retornables especiales y las ha instalado en las ciudades más grandes de Turquía con fama de ser el hogar de muchos perros callejeros y gatos sin dueño. Estas máquinas un tanto peculiares expenden una pequeña ración de comida seca para perros y gatos cada vez que se arroja en su interior una botella retornable. Con ello se trata de asegurar la supervivencia de estos cuadrúpedos.

Sabine Lorenz
estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad Bonn y trabaja como escritora independiente.

Copyright: rumbo @lemania
Septiembre 2014

Este texto es una traducción del alemán.

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Mein Weg nach Deutschland

    Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

    Migración e integración

    La migración transforma culturas