Sobrevivir

Berlín, esa ciudad donde esperar una hora vale la pena.

Foto (Ausschnitt): petzoj @flickr, CC BY-SA 2.0Photo (detail): petzoj @flickr, CC BY-SA 2.0

Photo (detail): petzoj @flickr, CC BY-SA 2.0

Cuando uno llega a Alemania, en particular a Berlín, llega con un dibujo mental de lo que espera encontrar: una cultura nueva, una ciudad histórica y joven al mismo tiempo, multicultural, cerveza…, y todo esto, en efecto, fue lo que me encontré. Pero mira tú por dónde, no pensé ni un instante en la comida.

Puede que fuera porque mi orgullo español, como de costumbre, me hiciera pensar que ninguna otra iba a estar a la altura de la gastronomía española. Pero Berlín me sorprendió gratamente en este aspecto.

A todos los lectores que están un poco perdidos en este punto del artículo, he de aclararles que no me refiero a la comida típica alemana, que, por cierto, también es muy rica, aunque ese tema lo dejaremos para otro día. Me refiero a lo que los españoles catalogamos como en las tres B: bueno, bonito y barato.

La comida rápida de Berlín es una delicia al alcance de todos, como los tradicionales curry wursts, las porciones de pizza y los kebab. Me gustaría hacer especial hincapié en este apartado. Soy de la opinión de que uno no sabe lo que es un kebab hasta que prueba uno en Berlín. O va a Turquía, claro, pero como no he tenido el placer de visitar esas tierras, me quedo con mi teoría. Y todo sea dicho, el durum tal y como lo conocemos, aparentemente ¡proviene de Berlín!

Nada más llegar, me sorprendió que hubiese tantos puestos de kebab, casi tantos como “hypsters”. Después de probar unos cuantos, me di cuenta del porqué: ¡están riquísimos! Aunque cada establecimiento tiene su receta “secreta”, los ingredientes suelen ser los mismos. El pan es un poquito más fino, muy parecido al de pita; a menudo le añaden verduritas y patatas fritas y, por fin, la típica salsa de kebab. La carne es la de kebab de toda la vida, pero con un toque berlinés que la hace deliciosa. Todos los kebabs de Berlín cuidan mucho su salsa. Para los alemanes, comer con una salsa que le de un toque especial a la comida es sagrado. Para que nos hagamos una idea, es tan sagrado como en España acompañar la comida con una copita de vino tinto. En España, las salsas del kebab no están ni mucho menos tan elaboradas como aquí, sino que son mas bien sosas. En cambio, aquí las salsas están riquísimas y suelen tener un toque de ajo exquisito a la par de potente.

Sin duda, el kebab más famoso de Berlín es “Mustafa”, en Mehringdamm. Se da la casualidad de que está justo al lado del establecimiento más conocido de curry wurst, “Curry 36”, y siempre tiene una cola de espanto. No exagero cuando digo que la media de espera que se suele hacer en la cola del Mustafa es de ¡una hora!

Describir el kebab del Mustafa no haría justicia a su sabor, así que les recomiendo enérgicamente que, si están en Berlín, se reserven una horita, o más, para probar esta delicatesen.

Jorge Satorre,
un mallorquín en Alemania, ¿un poco irónico no? Enamorado empedernido de Berlin, tanto casi como del periodismo.

Copyright: rumbo @lemania
Diciembre 2015

Idioma original: Castellano

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Mein Weg nach Deutschland

    Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

    Migración e integración

    La migración transforma culturas