Panamá

Melanie Taylor

Melanie Taylor by Fernando BocanegraMelanie Taylor © Fernando Bocanegra Melanie Taylor, nacida en la ciudad de Panamá en 1972, considera entre sus influencias literarias a Ursula K. Le Guin y a Octavia E. Butler. Para la autora de Tiempos Acuáticos (Ediciones Marginales, 2000), Amables Predicciones (Universidad Tecnológica de Panamá, 2005), Microcosmos (minificción, 2009) y Camino a Mariato (Editorial Amerrisque, 2009), haberlas descubierto varios años atrás, dice, fue algo refrescante.

Melanie cuenta que cuando era niña, comenzó a escribir de forma espontánea. Escribía cuentos, cartas a destinatarios imaginarios, poemas y diarios. Sin embargo, la decisión de escribir con seriedad surgió en dos etapas. La primera ocurrió durante un curso de cuento con el escritor panameño Enrique Jaramillo Levi, a inicios de los noventa. Ahí comprendió, asegura, que el oficio era una cosa formal y no debía depender de su estado de ánimo. La segunda, cuando tuvo a su hija. Entonces debió quedarse en casa durante varios meses. Desde entonces no paró de escribir.

“Me gusta mucho leer poesía en general. Y, de los poetas panameños actuales, disfruto a Lil María Herrera, Lucy Chau, Héctor Collado, entre otros.” También considera que en Guatemala hay una poesía atrevida en su forma y muy musical en su contenido. “Creo que la lectura de poesía le da al narrador flexibilidad y fluidez”, dice. Melanie también ha escrito poesía.

Al preguntar a la escritora sobre sus inspiraciones, ésta afirma: “La gente suele contar historias de conocidos que pueden servir como material cuando una trabaja en un texto. En Panamá, el mar es omnipresente por lo que suele colarse en cualquier texto, sea poético o narrativo”.

Melanie también menciona la música como inspiración de su obra literaria. Y es que Melanie no sólo es escritora, sino también música. La autora es técnica superior en violín y master en musicoterapia, además de psicóloga. Ha ganado diversos premios literarios, como el premio único del concurso “Rafaela Contreras”, en el año 2009 o el VIII Premio Internacional “Sexto Continente” en el 2011, llevado a cabo por Ediciones Irreverentes.

“Estoy en la búsqueda de una forma de narrar que sea consonante con lo que soy: una mujer negra, panameña, de herencia caribeña, que cree que en la literatura se puede hallar un espacio de libertad que la realidad nos reta a buscar. También pienso que la literatura es ensayar una y otra vez una nueva manera de crear y una nueva manera de definir la belleza. Me gustaría pensar que quienes me lean buscarán mis textos para recrear el sabor de mis palabras en sus mentes o en sus bocas, quién sabe. Una literatura sensorial”, afirma.

En algún momento tuvo planes de hacer un viaje con su esposo por Centroamérica, asegura. Recorrer la costa caribe para recabar información sobre los grupos de origen antillano así como los garífunas. Pretendían, dice, ir en bus de país en país. Sin embargo el sueño, por ahora, está postergado. Su hija y las diversas ocupaciones diarias son ahora su prioridad.

Entre los festivales y encuentros literarios en los que ha participado pueden mencionarse el primer Encuentro de escritores afrodescendientes, indígenas y sinodescendientes, celebrado en Costa Rica en el 2012, el X Encuentro latinoamericano de escritoras, celebrado en Panamá, durante la feria del libro de Guatemala del 2012, entre otros.

Sobre Centroamérica opina que a la región la une el complejo de “chiquitolina”. “Somos muy pobres y pequeños. La diversidad cultural y la biodiversidad de la región es impresionante. Pero la corrupción a todo nivel y la falta de voluntad de integrar a todos los grupos humanos al desarrollo nacional es mortal”, concluye.

Un retrato por Vanessa Núñez Handal.


Extractos

Melanie Taylor: A falta de ficción Melanie Taylor: Psicopatología feminista

    Enlaces