La otra lengua

Elisabeth Walther-Bense

El universo de la literatura – La literatura universal

Si entendemos la literatura como arte del lenguaje, entonces tiene que diferenciarse visiblemente del uso no artístico del mismo. El poeta francés Francis Ponge observa que el material idiomático que encuentra el poeta es comparable con «tas de vieux chiffons pas à prendre avec des pincettes, voilà ce que nous offre à remuer, à secouer, à changer de place
[montones de trapos viejos que no agarraríamos ni con pinzas, eso es lo que se nos presenta para removerlo, sacudirlo, cambiarlo de sitio]». La tarea del poeta sería librarse de las viejas concepciones, las viejas reglas, las viejas costumbres, y crear algo nuevo: Textos.

Después de la segunda guerra mundial surgió en muchos países, casi simultáneamente, una nueva especie de obras de arte lingüístico que terminaron siendo llamadas “poesía concreta”. Se trata de una poesía experimental. La ordenación del material en la página sustituye en ella las viejas formas poéticas.

Por todas partes se fundaron revistas de la poesía concreta, se hicieron exposiciones y se publicaron manifiestos. Muchos autores se conocían y se apoyaban recíprocamente, se publicaban en sus revistas respectivas y se invitaban entre sí a las exposiciones. Se publicaron tratados teóricos, además de manifiestos. Uno de los primeros manifiestos de los concretistas se debe a los poetas brasileños Augusto y Haroldo de Campos y Décio Pignatari, que se publicó en 1953/1958 como «plano-piloto». Allí se dice: «Poesía concreta: producto de una evolución crítica de formas. Dando por concluido el ciclo histórico del verso (unidad rítmico-formal), la poesía concreta comienza por tomar conocimiento del espacio gráfico como agente estrutural». La poesía concreta se entiende como «verbivocovisual». La meta es: «Un arte general de la palabra, el poema-producto: objeto útil». Como precursores se citan los nombres de Mallarmé, Pound, Joyce, Apollinaire, el futurismo, el dadaísmo, Oswald de Andrade y João Cabral de Melo Neto. Se remarcan las conexiones con músicos como Webern, Boulez y Stockhausen, y con artistas plásticos como Bill, Mondrian y Albers.

El intercambio con Alemania comenzó en 1956 con la visita de Décio Pignatari a la Escuela Superior de Diseño en Ulm, donde quería entablar contacto con Eugen Gomringer. Haroldo de Campos vino en 1959 a Stuttgart, para conocer a Max Bense. Después de lo cual le envió materiales de su grupo, que Max Bense expuso en la Universidad de Stuttgar durante el invierno de ese mismo año.

En 1954, Eugen Gomringer y Helmut Heissenbüttel publicaron trabajos teóricos acerca de su poesía en la revista augenblick [instante]. Max Bense caracterizó la poesía concreta, en su libro La realidad de la literatura con las siguientes palabras: «La poesía concreta no entretiene. Ella posee la posibilidad de la fascinación, y la fascinación es una forma de la concentración, de una concentración que se aplica en la misma medida a la percepción del material como a la apercepción de su significado. Por ello mismo, la poesía concreta no separa los idiomas sino que los une, los mezcla. Resulta pues de de su intención lingüística que la poesía concreta ha fundado por primera vez un auténtico movimiento poético internacional». En 1965 organizó la primera exposición «poesía concreta internacional» con trabajos de Inglaterra, Dinamarca, Checoslovaquia, Mexiko, Turquía, Italia, Suecia, Brasil y Alemania. En una segunda exposición internacional, 1970, mostró trabajos del Japón, Inglaterra, EE.UU., Suiza, España, Turquía, Brasil, Argentina, Irak y Alemania. Entre 1965 y 1990 siguieron exposiciones en muchos países. La más amplia de todas tuvo lugar en 1993 en Marsella bajo el título «Poésure et Peintrie» y fue documentada con un extenso catálogo.

Nada se puede decir con certeza acerca del surgimiento y de la propagación de la poesía concreta. De repente estaban los poemas concretos pululando por todas partes. Entretanto son varias las veces que se ha constatado su muerte, pero siguen publicándose poemas concretos.

El pensamiento concreto, por lo demás, también se ha manifestado en prosa. Por ejemplo en «Galáxias», de Haroldo de Campos, cuya traducción parcial al alemán (Vilem Flusser y Anatol Rosenfeld) apareció ya en 1966. También «o cão sem plumas» (1950), de João Cabral de Melo Neto, es originalmente un libro de lírica, pero en la versión alemana de 1964 apareció sin embargo como prosa. Dicho sea de paso, Haroldo de Campos se ha interesado mucho por el problema de la traducción de textos literarios y junto a la creación de textos ha colocado la traducción como Trans-Creación.

Max Bense, en su «Teoría de los textos», diferencia entre poesía natural y artificial. «Como poesía natural entendemos aquí, aquella que (...) tiene como prerrequisito (...) una consciencia poética personal». Como poesía artificial entiende él una especie de poesía en la que no existe una consciencia poética personal. La poesía artificial se define hoy como poesía computadorizada, digital o cibernética.

Elisabeth Walther-Bense,
semiótica, nacida en 1922 en Oberweissbach/Turingia, vive en Stuttgart. 1946-1950, estudios de Filosofía, Filología Alemana, Filología Románica, Física y Matemáticas en Jena, Maguncia y Stuttgart. Se doctoró en 1950 y se habilitó como catedrática en 1962. Fue profesora de la Universidad de Stuttgart hasta 1983. Entre 1956 y 1958 fue profesora invitada en la Escuela Superior de Diseño de Ulm y, en 1964, profesora en la Escuela Superior de Diseño Industrial de Río de Janeiro. Está casada con Max Bense.
www.elisabeth-walther-bense.de

Haga su pedido ahora

Haga su pedido ahora

Los lectores interesados en la revista Humboldt pueden solicitarla a través de la tienda online de Goethe.
8,50 € gastos de envío gratuitos
Ir a la tienda online de Goethe...