Tendencias

La mirada sueca: Nils Landgren y JazzBaltica

ACT Records / Sebastian SchmidtNils Landgren, Foto: ACT Records / Sebastian SchmidtPor mucho tiempo no estuvo claro si tras la celebración de sus 20 años, el Festival JazzBaltica se podría seguir realizando. Pero cuando el trombonista sueco Nils Landgren se puso al timón del evento musical, se disiparon las dudas de organizadores y auspiciadores. En su calidad de músico y ex director del Jazzfest de Berlín, Landgren era la figura adecuada para liderar el relanzamiento del festival, cuya próxima versión se inaugurará el 29 de junio de 2012 en su nueva sede de Timmendorfer Strand, a orillas del Mar Báltico.

¿Qué experiencias se lleva de Berlín al Mar Báltico?

Como muchos escandinavos, yo tiendo a buscar el consenso. En Berlín siempre intenté trabajar en conjunto con los demás y diseñar programas accesibles para el público, pero manteniendo su alto nivel. Como músico que soy, yo sé cuanto trabajo hay invertido en un grupo estable, y por lo mismo prefiero presentar colegas que desarrollan cosas en conjunto a músicos que no conocen esas dinámicas colectivas.

¿Es ese también el principio que inspira la conformación de una orquesta como el JazzBaltica Ensemble, que reúne a numerosos músicos europeos de peso, desde el trompetista finlandés Verneri Pohjola hasta la saxofonista berlinesa Charlotte Greve?

Un hábil creador de redes: Nils Landgren durante la premiación de Echo Jazz en junio de 2012, Foto: Echo Jazz / Monique WuestenhagenSería tonto guiarse sólo por el gusto personal, pero tampoco tendría sentido traer música que a uno no le gusta para nada. Se debe conocer a los artistas para saber quiénes pueden congeniar y quiénes no van a funcionar bien entre sí. Si hay algo que he aprendido a través de los años, es a desarrollar proyectos propios. He podido juntar experiencias que son importantes para dar continuidad a proyectos como el del Jazzfest de Berlín o en este caso el JazzBaltica.

Un nuevo inicio para JazzBaltica

A pesar del traslado del festival desde la hacienda Salzau a los astilleros Evers, me parece ver más continuidad que cambio...

JazzBaltica va a volver este año a sus raíces, allí donde comenzó. La idea de Rainer Haarmann, quien por años fuera su director, era que el festival presentara música creada en el entorno del Báltico. Él invitó a artistas de toda Escandinavia, desde Rusia, pasando por Lituania, hasta Polonia y Alemania. Yo también busqué en esa dirección, y la verdad es que allí hay suficientes músicos de primera calidad. Ellos fueron el fondo, a partir del cual, se armó el programa, algo que probablemente no hubiera podido hacer en Suecia.

Sus años en Berlín fueron muy exitosos, ¿hay alguna receta para atraer a las personas a los conciertos?

Los astilleros Evers son la nueva casa de JazzBaltica, Foto: JazzBalticaNo. Aunque quizá sea la mezcla entre artistas conocidos y desconocidos. Eso constituye un riesgo, pero tengo la esperanza de que el público alemán traiga algo de curiosidad. En Berlín mostramos que también se puede hacer un festival exitoso sin los grandes nombres.

¿Cuál es en su opinión la particularidad del público alemán?

Evidentemente, a las personas en Alemania les gusta la música escandinava. Yo, por lo menos, tuve desde el principio una buena y cariñosa acogida por parte del público. Y esa ha sido también la experiencia de muchos de mis colegas suecos. La mayoría se va con ganas de volver lo más pronto posible, porque el público es muy abierto, positivo, curioso, más que en nuestro país. Por lo general en Suecia es así: ꞌsi no lo conozco, no me interesaꞌ. Aquí el principio es más bien: ꞌNo lo conozco, pero podría ser. Probemosꞌ. Eso constituye una gran diferencia. Además, nosotros somos nueve millones de suecos, en Dinamarca son seis millones, otros seis en Finlandia y cuatro en Noruega. Aquí hay 80 millones de personas. ¡Hay tantos lugares donde se puede tocar!

Músicos alemanes para Suecia

Usted se vino a Alemania siendo adulto y recién entonces aprendió el idioma. ¿Cómo calificaría el alemán?

Nils Landgren en concierto, enero de 2012 en Múnich, Foto: Ralf DombrowskiOh, el alemán es para mí un idioma muy rico, con muchos niveles diferentes. Para mí es muy interesante partir por lograr entender siquiera esos matices y ser capaz después de usarlos al hablar. Yo estoy de lo más enraizado aquí. Mi sello está en Múnich y mi agencia en Hamburgo. Trabajo para el Norddeutschen Rundfunk (Radio alemana del Norte) en Hamburgo, donde además soy profesor universitario. Este es mi mundo y me gustaría llevarlo todavía más a mi patria de origen.

¿En qué sentido?

Desde hace tres años, por ejemplo, realizo en conjunto con el Instituto Goethe un ciclo de conciertos en Estocolmo, que lleva jóvenes músicos alemanes a Suecia que de otra manera nunca habrían tocado allí. Yo quiero abrir con ello una puerta, porque estoy seguro de que hay un enorme potencial para esos artistas. Yo sé que tocan muy bien, pero también sé lo difícil que es abrirse paso en Suecia, porque la gente dice: ꞌHey, Alemania, allá no hay buenos músicosꞌ. Muchos no tienen idea, y yo quiero cambiar eso. Por eso llevamos el ciclo también al Kulturhuset, un gran edificio en la mitad de Estocolmo donde se hacen muchas actividades. Porque si al club llegan 10 personas, allá con un poco de suerte pueden ser 150 y eso es una verdadera oportunidad. Por lo general, hago yo además una ronda de entrevistas, para que el público pueda apreciar a los músicos también en otras facetas, como hablan y que tipo de personas son.

Por una parte, usted lleva músicos alemanes a Estocolmo, y por otra, instrumentos a África, a través de su proyecto "Funk for Life". ¿Es posible juntar esas dos cosas?

Funk for Life: Nils Landgren toca en Nairobi, Foto: ACT Records / Mathias KlumPor supuesto. Y en ambos ejemplos queda claro que hay cosas que pueden moverse. Yo en esto veo por mi lado, y por nuestro lado en Suecia, también una responsabilidad. Hay tantos músicos escandinavos en Alemania que son bien recibidos, y a veces incluso consiguen trabajos que los colegas alemanes no consiguen. Entonces yo encuentro importante mostrar otros caminos, caminos nuevos.

Ralf Dombrowski
es periodista especializado en música. Trabaja para el diario Süddeutsche Zeitung, la radio Bayerischen Rundfunk y diversas publicaciones especializadas.

Copyright: Goethe-Institut e. V., Internet-Redaktion
Junio 2012

¿Tiene preguntas sobre este artículo? ¡Escríbanos!
internet-redaktion@goethe.de

Enlaces sobre el tema

EUNIC

Institutos nacionales de cultura de la Unión Europea.

Jazz from Germany

Artists and stages, labels and festivals, universities and competitions – background information and current trends

Jazz Podcasts

Aquí puede escuchar una selección de conciertos de Jazz.
...touring with Goethe...