Competencia del lector

La competencia del lector no se equipara con la competencia lectora. El desarrollo de la competencia del lector debería comenzar ya desde el hogar, mucho antes de la adquisición consciente de las habilidades de lectura. El escuchar la lectura de cuentos e historias, la lectura en conjunto y la discusión de libros de imágenes, introduce al niño en la cultura de la lectura y escritura, desarrolla alegría y el interés por la lectura y le prepara para que en un futuro lea solo.

Mientras más rico en escritura sea el ambiente del niño, con más naturalidad se le revelará utilidad de lo escrito. Por lo tanto se recomienda que ya desde temprano, por ejemplo desde el jardín de infancia, se haga presente la cultura literaria.

Estos procesos pueden ser retomados y perfeccionados en el aprendizaje temprano de lenguas extranjeras. Al leer en voz alta pequeñas lecturas, deben ser desarrollados no sólo los aspectos del contenido, sino también el olfato para los elementos de suspenso o descubiertas las características de los tipos de texto (“había una vez...”).

Una forma para facilitar el proceso de aprendizaje temprano de lenguas extranjeras, es un entorno en el que haya personas, por ejemplo:
  • Padres o hermanos mayores, que lean sean modelos a seguir para los niños.
  • Que haya una amplia oferta de material escrito disponible, al que niño tenga libre acceso.
  • Que estén disponibles libros para leer en voz alta y para ser descubiertos por ellos mismos.
  • Que en el ambiente haya lugares para leer y escribir, por ejemplo en el preescolar y en la escuela primaria.
  • Que, de ser necesario, los adultos se ocupen de las preguntas de los niños y así apoyen el proceso de aprendizaje.
    Recomendación:
    • Antes de que los niños se dediquen más directamente a la escritura en la lengua extranjera, deberían estar familiarizados con la escritura en su lengua materna.
    • El entorno de vida del niño debería ofrecer la mayor cantidad de accesos a la escritura posibles, para fomentar de forma temprana la curiosidad por los libros (y afines), y el interés general por la lectura.

    Aprendizaje temprano de lenguas extranjeras

    Materiales y sugerencias para profesores