INFORME DE PROYECTO TALLER DE ARTE CON JIM AVIGNON EN LA ESCUELA ALEMANA DE MORENO

Alemán es un arte en sí mismo. ¡En el más amplio sentido de la palabra! Alumnos de la Escuela de Moreno le dan un toque personal a la sala de alemán: con ayuda profesional. Jim Avignon, artista de Berlín, ayudó a los alumnos en el marco de un taller organizado por PASCH, el cual consistía en plasmar el abecedario en la pared de la sala. Y todo en un cronograma ajustado.  
 

Un día colorido en la Escuela de Moreno. 19 alumnos y alumnas se reunieron por la mañana con Jim Avignon y Holger Beier para planificar los detalles del gran proyecto en la sala de alemán. Primero se formularon algunas preguntas (en alemán naturalmente), para poder conocerse un poco mejor. A continuación, cada alumno pudo elegir una letra del abecedario y con la misma pensar una palabra en alemán, la cual luego se podría plasmar en la pared. No fue nada fácil para aquellos que les tocó la Ö, X, J o Y. Una vez que se propusieron las palabras “Österreich” (Austria), “Xylofon” (xilófono) y “Jugendlicher” (adolescente), comenzaron entonces los preparativos.  
 
19 curiosos pares de ojos observaban cómo Jim a toda velocidad plasmaba en la pared todas las palabras que ellos habían seleccionado, primero con lápiz y luego con color negro. A todos les divertía claramente poder adivinar qué palabras, que ellos habían mencionado, se escondían detrás de los bocetos a lápiz de Jim; y no fue menos el asombro transcurridos 30 minutos, al poder contemplar en la pared números, personas, animales, instrumentos y paisajes.  
 
Ahora era el turno de los alumnos. Cada uno podía colorear su propia palabra. De manera alternada se trabajaba con cada parte, hasta que transcurridas dos horas la colorida obra de arte estuvo lista. 19 palabras en alemán, cada una proveniente de una letra diferente del abecedario conformaban la totalidad de la gran obra de arte, la cual ahora embellece la sala de alemán. En la obra quedará también perpetuado el aporte artístico, tanto de Jim como de todos los participantes. Con orgullo y entusiasmo se sacaron fotos, se pidieron autógrafos y se contempló con admiración la nueva pared de la sala de alemán, la cual tres horas antes estaba completamente blanca.  
 
El mundo visto desde un skate, una especie de ave durante la clase, el Conejo de Pascua que reparte su último huevo, y el calendario que fue representado con la palabra “Heute” (hoy). ¡Todo esto seguramente hará que el día del taller quede siempre en el recuerdo y que los alumnos nunca más olvidarán estas nuevas palabras en alemán!