Beth Carmona "Contraseña Verde fue un desafío inmenso"

Contraseña Verde, ciclo de TV infantil sobre ecología y medio ambiente. 2012.
Contraseña Verde, ciclo de TV infantil sobre ecología y medio ambiente. 2012. | Foto: Goethe-Institut

Mi paso por el Goethe-Institut Buenos Aires ha sido una oportunidad muy especial que agradezco y de la que conservo buenos recuerdos. Allí encontré el mismo ambiente de creatividad y búsqueda de la innovación y calidad que había encontrado en la sede de São Paulo, Brasil. La acogida de nuevos proyectos, la discusión de las ideas, el gusto por la cultura local y las ganas de vivir desafíos e incentivar la conexión entre personas son atributos especiales de ese centro cultural que viene dejando un increíble legado a nuestro continente, trayendo las mejores prácticas y pensamientos de la vida alemana. Sin hacer imposiciones desde la cultura europea y muy lejos de cualquier tipo de paternalismo, los directores y agentes culturales que vienen de Alemania son entusiastas de nuestras historias y de nuestras sociedades, y hacen un esfuerzo real para que los proyectos se mantengan innovadores, críticos y exitosos.

Contraseña Verde es una serie infantil que hemos realizado juntos y que logró reunir a siete países latinoamericanos en una misma pantalla. Nunca antes Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Venezuela, México y Uruguay se habían reunido para realizar una serie audiovisual en la que los niños pudieran mostrar sus “experiencias verdes” como proyectos ecológicos singulares. Fue un desafío inmenso. Primero, por la comunicación entre los equipos de cada lugar: fue necesario romper barreras y probar nuevos paradigmas para lograr el éxito en esa tarea tan complicada. El Goethe-Institut apostó por el proyecto y cumplió con las responsabilidades de ese movimiento audaz. ¡El esfuerzo valió la pena! Contraseña tuvo buen éxito en internet y en televisión. Los programas siguen en el aire, alimentando estudiantes, maestros y demás interesados en el tema. Incluso, fue conquistando otros países y lugares, y está disponible para todos los que quieran conocerla. Quiero agradecer la oportunidad de haber realizado ese trabajo al lado de un equipo lleno de amigos, entusiastas y competentes. Le deseo larga vida al Goethe-Institut Buenos Aires y felicito a todos por los 50 años tan bien vividos y disfrutados.