Literatura y teatro

Los escenarios de lectura de Berlín

Aún cuando los tiempos que corren se caracterizan por una creciente fluidez medial y un ajetreo urbano cada vez más intenso, en la metrópolis berlinesa las lecturas públicas están contando con altas cotas de popularidad. Diariamente se puede asistir a por lo menos uno de los así llamados „escenarios de lectura“. En ellos es posible descubrir todo un submundo vital e inconvencional que se mantiene al margen tanto de los movimientos literarios oficiales como del canon estético mayoritario que marca la pauta en la sociedad.

Sie benötigen den Flashplayer , um dieses Video zu sehen

Realización: Markus Schneider
Download SymbolTexto (PDF, 22 KB)

Los escenarios de lectura de Berlín se cuentan entre los actos públicos más inconvencionales habidos hoy en la reunificada capital alemana. Hace más de diez años que existe una movida concurrida por un número creciente de personas, especialmente jóvenes, que se reúnen sobre todo en los barrios de moda: Mitte y Prenzlauer Berg, ubicados en el sector este de la ciudad.

Estas veladas de lectura son organizadas por pequeños grupos de cinco o seis autores que, además, suelen visitarse mutuamente. Casi todos los escenarios de lectura se han ido gestando por división celular y, con el tiempo, se ha formado una red en expansión.La mayoría de los autores ejerce otras profesiones; ellos cultivan una imagen de aficionados a la palabra escrita, de bohemios proletarios alejados de todo cliché.

Algunos integrantes de estos círculos han alcanzado entretanto cierto éxito más allá de los escenarios. Entre ellos se cuenta el ruso exilado Wladimir Kaminer, así como también el hijo del conocido escritor de Alemania del Este Christoph Hein, Jakob Hein, quien continúa ejerciendo su profesión principal como psiquiatra infantil en el hospital "Charité" de Berlín. Hein lee todavía hoy, todos los domingos, en el "Reformbühne Heim und Welt", el escenario de lectura más antiguo de la ciudad que hace algunos años le sirviera ya de trampolín a Kaminer.

En todo caso, el lanzamiento de carreras literarias a través de estas lecturas públicas es un hecho más bien circunstancial aunque agradable. El primer escenario de lectura fue fundado ya en 1989, el año del cambio, en el barrio de Schöneberg, en Berlín-Oeste, por algunos periodistas decepcionados del periódico alternativo "taz" (El Diario). Con el nombre de "Höhnende Wochenschau" (Burlesco Vistazo Semanal) aspiraba a convertirse en un entretenido foro para textos que no podían ser publicados dentro de las pautas del folletín convencional. El periódico "Berliner Zeitung" lo calificó como "folletín político en vivo y en directo". Los principales medios estilísticos de estos breves textos de fácil comprensión han seguido siendo hasta hoy la polémica, la ironía y el humor en el tratamiento de los temas de actualidad diaria así como de las discusiones habidas en los medios de comunicación. Una diferencia fundamental con las lecturas públicas convencionales la constituye el pronunciado carácter antiprofesional y de ‚performance' de esta clase de eventos. Los textos están escritos para una determinada velada nocturna y las lecturas no pretenden hacer propaganda para que un autor sea publicado. Más bien son concebidos para el consumo inmediato y buscan entretener a un público constituído muchas veces por asiduos.

Su popularidad se explica en cierta medida por el éxito de los concursos de "Slam-Poetry" y de la así llamada "literatura pop" de los años 90. Los escenarios de lectura tienen en común con la "literatura pop" una cierta tendencia a la cotidianeidad de los textos, así como también el esceptisismo ante las convenciones literarias y la relativa juventud de sus autores. Esto explica que el público actúe como si se tratara de fans en un concierto de música pop. Como precursores de los escenarios de lectura pueden ser considerados los tinglados dadaístas de comienzos del siglo veinte.

En todo caso no hay que subestimar la influencia ejercida por la literatura subterránea habida antes en la República Democrática Alemana (RDA). Aquellos círculos actuaban sobre todo en el barrio de Prenzlauer Berg. Antes de la reunificación, y siempre expuestos a represalias que iban desde la prohibición de publicaciones hasta el encarcelamiento, aquellos autores probaban nuevas formas de recepción pública de literatura, leían sus textos en el marco de un concierto o en fiestas. Hoy los escenarios de lectura han retomado esa tradición ampliando sus recitales, invitando a participar a bandas musicales y a pinchadiscos, y prolongando sus actuaciones hasta las pistas de baile de las discotecas. Estas actividades se llevan a cabo en pequeños clubes o bares tales como el "Kaffee Burger", en el que ya en los tiempos de la RDA se daban cita los círculos literarios, y cuyo dueño es hoy quien fuera uno de los principales protagonistas de la literatura subterránea en la Alemania del Este, Bert Papenfuß. Los escenarios de lectura de Berlín están siendo hoy imitados en algunas de las grandes ciudades alemanas tales como Hamburgo, Colonia o Múnich.

La mayoría de los escenarios de lectura son concebidos por sus integrantes también como parte de una opinión pública crítica y contestataria. Los autores asumen una perspectiva crítica hacia todas las ideologías y van exponiendo sus puntos de vista mediante escenas breves tomadas de la vida diaria o comentando los debates de los diarios o de la televisión. Lo hacen con inocencia aparente, muchas veces con ánimo ofuscado y de manera anti-intelectual. Aun así, se trata en primer lugar de entretener al público. Pero es ésta una forma de entretenimiento que - a pesar de las concesiones que le hace al afán social en boga por divertirse y pasarlo bien - apuesta anticuadamente por el placer de poder disfrutar de un texto y del habla.
Goethe-Institut e. V. 2006
Enlaces sobre el tema

litrix.de: German literature online

portal de difusión de la literatura alemana contemporánea