Música

¿Hasta qué punto se puede cantar en alemán?

La música pop en alemán nunca había gozado de tanta estima como en la actualidad. Toda una joven generación de músicos se acerca a su propio país y a su propia lengua con mucha más naturalidad que las generaciones anteriores.

Sie benötigen den Flashplayer , um dieses Video zu sehen

Realización: Kirsten Kummer
Download SymbolTexto (PDF, 26 KB)

El público lo agradece, pero también los críticos intervienen: ¿es posible, en un país como Alemania, cantar en alemán sobre cualquier tema sin comprometerse, incluso si solo se trata de un espectáculo? La película plantea a músicos, críticos y científicos esta cuestión; un tema que, actualmente, suscita grandes controversias en Alemania.

Desde hace algún tiempo, se debate en Alemania si fijar una cuota en la radio para la música escrita en alemán y producida en este país. Por cuota de radio se entiende la regulación de cuotas en los organismos de radiodifusión que controle el porcentaje de determinados tipos de programas de una emisora de radio. En Francia, por ejemplo, hay una regulación de cuotas estatal que prescribe cómo debe ser la relación entre la música extranjera (60%) y la francesa (40%). Ya, en 2002, el partido de la Unión Socialcristiana (CSU) reivindicaba implantar el modelo francés en Alemania. Había que dar más oportunidades a las producciones alemanas. El Gobierno de Baviera puso en marcha una iniciativa legislativa, muy debatida por todas las fracciones.

Un argumento para sus partidarios es que la ley favorece una mayor diversidad musical en la radio y, por lo tanto, contribuye al enriquecimiento cultural. Otra ventaja más es que la difusión en la radio permite establecer modas y tendencias. Los grupos y los intérpretes desconocidos tendrían también una oportunidad de llegar con sus composiciones a las listas de éxitos; lo que, a su vez, supondría un relanzamiento de la industria discográfica alemana. Un tercer aspecto es que los artistas alemanes tendrían también la posibilidad de ser emitidos a horas más atractivas. Actualmente, los mejores horarios de emisión están dedicados a las estrellas estadounidenses.

Por el contrario, los detractores ven en la cuota una grave intromisión en la libertad constitucional de radiodifusión y un control excesivo de la economía. Además, en una sociedad pluralista y moderna, pretender regular la música y el arte es más que dudoso. En una conferencia de los presidentes de los Estados federados, celebrada en 2003, se tomó una decisión en contra de fijar una cuota obligatoria para las emisoras de radio.

En otoño de 2004, unos quinientos músicos alemanes se inmiscuyeron en el debate. La iniciativa «Músicos en causa propia» exigía nuevamente la imposición de una cuota de radio para la música alemana, e hizo que el tema llegara a debatirse en el Bundestag. Finalmente, en diciembre de 2004, el Bundestag aprobó la moción sobre la libre obligación de las emisoras de radio. En los programas de música se tiene que emitir un porcentaje de aproximadamente un 35% de música en alemán o de música pop y rock producida en Alemania, de esta cifra la mitad tienen que ser estrenos de músicos noveles. Las emisoras de radio pueden adaptar individualmente esta cuota a su gusto. Una auténtica regulación de cuotas solo es posible por parte de los Estados federados. Pero el debate continúa. La primera agrupación de opositores del sector discográfico ha creado en 2005 la iniciativa «I can’t relax in Deutschland». El motivo es que temen que el fomento de la música alemana oculte también tendencias nacionalistas.
Goethe-Institut e. V. 2006
Enlaces sobre el tema

Música Electrónica de Alemania

Las tendencias actuales y los acontecimientos más importantes de los últimos años