Stephan Kimmig


© Arno Declair
Nació el 1/3/1959 en Stuttgart. Luego de recibirse como bachiller y cumplir con el servicio civil, sustitutivo del servicio militar, estudió entre 1981 y 1984 actuación en el Instituto Superior de Arte Dramático en Munich. Fue asistente de dirección en el Schiller-Theater de Berlín. Entre 1988 y 1996 estuvo radicado en Amsterdam, a partir de 1986 trabajó como director independiente en el teatro alternativo neerlandés y belga. Desde 1991 realizó, además, puestas en Friburgo, ciudad a la que fue convocado por el director general del teatro de esa ciudad, Friedrich Schirmer. La vinculación con Schirmer y su equipo se prolongó durante muchos años en diversas formas contractuales e incluyó también trabajos en el Staatstheater Stuttgart.

En 1996-1998 fue director escénico del Theater Heidelberg, entre 1998 y 2000 se desempeñó como director escénico estable en Stuttgart. Realizó también otras puestas en escena en Hanover y Graz. Desde el año 2000 Kimmig trabaja sobre todo para el Teatro Thalia en Hamburgo, aunque en repetidas ocasiones también para el Deutsches Theater en Berlin y en 2004 por primera vez en el Burgtheater de Viena. Kimmig está casado con la escenógrafa Katja Hass que en los últimos años desarrolló la mayoría de los espacios para sus puestas.

Enlaces sobre el tema

Retrato: Stephan Kimmig

Stephan Kimmig no figura entre los directores más llamativos del teatro de lengua alemana. Viene de la escena off, trabajó durante muchos años en teatros medianos y realiza ahora sus puestas en escena en Hamburgo, Berlín y Viena. Si nos preguntamos a qué tipo de “estilo de regie” le debe su éxito, no es posible encontrar una fórmula única. Kimmig es uno de los directores más versátiles de su generación: no es posible encontrar una estética determinada, un esquema fijo. No trabaja con programas. Kimmig se acerca a sus tramas con una mezcla muy propia de curiosidad y escepticismo, delicadeza e irrespetuosidad. Puede dejar los textos tal cual están, auscultarlos sensiblemente, pero también puede fusionar sorpresivamente, como lo hizo en su puesta en escena de Hamburgo de “Mucho ruido y pocas nueces”, a Shakespeare con textos modernos de Rainald Goetz (Jeff Koons), transformándolos en una farza irónica sobre la sociedad de la diversión. Le gustan los quiebres tempranos y los finales abiertos. Alguna vez formuló su credo como al pasar: “sobre todo es necesario aprender a mirar más exactamente y de manera más ambivalente.”
Esta apertura se muestra también en la selección de sus piezas. El espectro va desde la antigüedad pasando por los clásicos europeos (Shakespeare, Goethe, Kleist, Büchner, Grillparzer, Ibsen, Schnitzler) hasta la Modernidad (Camus y Koltès, Kroetz, Fichte und Strauß, Pinter y Friel). Kimmig también estrenó dos obras de Moritz Rinke: “Der Mann, der noch keiner Frau Blöße entdeckte“ (Stuttgart 1999) y “Republica Vineta“ (Hamburgo 2000).
Es un director fuertemente influenciado por sus años en el teatro independiente de Holanda y Bélgica. Las ganas de improvisar, lo transitorio, la concentración en la presencia física del actor: todo esto ingresó a su posterior trabajo en el teatro municipal y nacional. También ha quedado el interés por hacer un diagnóstico del tiempo, de detectar los potenciales de conflicto, no en la sociedad en general, sino en las microestructuras de la cotidianeidad y de la familia. “La familia es el antro de la opresión y de las mentiras“, dice, los viejos patrones e imágenes de la idea “familia“ y “relación” ya no funcionan.”
Kimmig es un especialista en catástrofes relacionales que se desarrollan por lo bajo, en la felicidad y la desgracia promedio, no importa si se desarrolla en un living o en un salón. Así por ejemplo presentó en lo que seguramente es la puesta más exitosa de su carrera hasta la fecha y que fue invitada al Encuentro del Teatro en Berlín en 2003, “Nora” de Ibsen en el Thalia Theater de Hamburgo en forma de escenas de un matrimonio normal de hoy en día. Sin pretender imprimirle el sello de lo “moderno“, desarrolló con gran intensidad un drama psicológico del presente que incluye las experiencias desilusionantes del hombre de clase media de hoy. Al final de la obra Nora no demuestra ningún tipo de euforia por lo nuevo, por el contrario no puede decidirse entre la emancipación incómoda y el confort práctico del matrimonio.

Una y otra vez es la familia el lugar en el que se desarrolla el círculo de odio, celos y violencia, sólo los lugares cambian. En la versión de Hugo Claus de “Thyestes“ de Séneca (Staatstheater Stuttgart), Kimmig hizo investigar a una reportera con micrófono y laptop la bestial lucha fraticida en la casa de los tántalos. En “La fiesta” de Vinterberg (Thalia Theater Hamburgo) la lucha encarnizada entre el padre y el hijo no deja de adquirir rasgos cómicos casi de boulevard. En “El vellocino de oro“ de Grillparzer (Burgtheater de Viena) tradujo el antiguo mito de Medea en un moderno melodrama matrimonial, aunque a juicio de algunos críticos diluyó la tragedia hasta convertirla en una “telenovela sobre la antigüedad”.
Hay muchas etiquetas que se le intentó imponer: se trató de describirlo como reduccionista, destructor de mitos, realista de lo pequeño-pequeño, cuentista de televisión. Pero con cada nueva puesta en escena Kimmig desmintió este tipo de intentos de definición, Lo único que se siente presente en forma permanente, aunque los enfoques formales varíen, es el planteo casi antiguo: ¿qué tiene que ver este tema, este texto con nosotros, con nuestro presente y por qué? El teatro de Kimmig quiere contemporaneidad, pero de una manera totalmente falto de dogmatismo, en perspectivas siempre cambiantes.

Gerhard Jörder

Puestas en escena – Una selección

  • Lukas Bärfuss "El bus"
    2005, Thalia Theater Hamburg
  • Enda Walsh "The New Electric Ballroom"
    2004, Münchner Kammerspiele
  • Henrik Ibsen "Hedda Gabler"
    2004, Thalia Theater Hamburg
  • Aki Kaurismäki “Drifting Clouds”
    2004, Deutsches Theater Berlin
  • Franz Grillparzer “El vellocino de oro”
    2004, Burgtheater Wien
  • Thomas Vinterberg / Mogens Rukov “La fiesta”
    2003, Thalia Theater Hamburg
  • Henrik Ibsen „Nora“
    2002, Thalia Theater Hamburg, invitación al Encuentro del Teatro de Berlín
  • Johann Wolfgang von Goethe „Stella“
    2002, Deutsches Theater Berlin
  • William Shakespeare “Mucho ruido y pocas nueces”
    2002, Thalia Theater Hamburg
  • Hugo Claus según Séneca “Thyestes”
    2001, Staatstheater Stuttgart, invitación al Encuentro del Teatro en Berlín
  • Harold Pinter “Celebración“
    2001, Thalia Theater Hamburg
  • Moritz Rinke “República de Vineta”
    UA 2000, Thalia Theater Hamburg
  • Moritz Rinke „Der Mann, der noch keiner Frau Blöße entdeckte“
    UA 1999, Staatstheater Stuttgart
  • Albert Camus „Caligula“
    1998, Staatstheater Stuttgart
  • Georg Büchner “Leonce y Lena”
    1997, Staatstheater Stuttgart
  • Botho Strauß “Grande y pequeño“
    1997, Theater Heidelberg
  • Hubert Fichte „Hotel Garni“
    1996, Staatstheater Stuttgart
  • Robert Musil “Los entusiastas“
    1996, Städtische Bühnen Graz
  • „3 x Jan Fabre“
    UA 1995, Staatstheater Stuttgart
  • James Joyce „Anna Livia Plurabelle“
    1991, Theater Freiburg
  • Franz Xaver Kroetz “Querido Fritz”
    1990, Maastricht / Niederlande
  • Anton Chejov “La Gaviota
    1987, Eindhoven / Niederlande