Thomas Ostermeier


© David Baltzer
Nació el 3/9/1968 en Soltau. Su infancia transcurrió en Landshut, Baja Baviera. Finalizado el bachillerato y luego de cumplir con el servicio civil, sustitutivo del servicio militar, inició en 1990/91 su carrera como actor en el Instituto Superior de Artes de Berlín con el proyecto “Fausto” de Einar Schleef. Entre 1992 y 1996 estudió dirección escénica en el Instituto Superior de Arte Dramático Ernst Busch de Berlín. Durante esos años trabajó como asistente y actuó junto a su maestro Manfred Karge. Realizó primeros trabajos propios de dirección artística; llamó la atención su puesta en escena de “Recherche Faust/Artaud” (1996) con la que culminó sus estudios.

Desde 1996 hasta 1999 fue director escénico y artístico del “Baracke”, adscripto al Deutsches Theater de Berlín (elegido en 1998 en la encuesta entre críticos de “Theater heute” como teatro del año). Recibió diversas invitaciones para giras y obtuvo primeras distinciones: 1998 Premio Friedrich Luft, 1999 “Mejor director joven” en el MESS-Festival en Sarajewo.

Desde 1999 integra el equipo que tiene a su cargo la dirección artística del Schaubühne am Lehniner Platz en Berlín. En 2000 fue distinguido con el Premio de Teatro Europeo (“Nuevas Realidades Teatrales”) en Taormina, en 2002 con el Herald-Angel-Award por “The Girl on the Sofa“ en Edinburgo. En 2004 fue convocado para integrar la conducción del Festival d'Avignon en calidad de artista asociado.

Enlaces sobre el tema

Retrato: Thomas Ostermeier

Thomas Ostermeier es uno de los directores escénicos y generales de teatro de la generación intermedia. Su carrera teatral fue singular. En pocos años logró el salto desde la escuela superior de teatro, pasando por la dirección general de un pequeño escenario cultural berlinés hasta la dirección artística de uno de los teatros más importantes de habla alemana. Desde 1999 es responsable junto a Jens Hillje, Sasha Waltz y Jochen Sandig de la dirección artística de la Berliner Schaubühne am Lehniner Platz. Ha realizado en total treinta puestas. Además trabajó en el Festival de Salzburgo, en el Edinburgh International Festival, en el Deutsches Schauspielhaus de Hamburgo, en los Kammerspiele de Munich y pronto lo hará en el Burgtheater de Viena.

La fama precoz también fue una hipoteca para el director. Después de los éxitos aclamados en la “Baracke” de Berlín y de la doble convocatoria al Encuentro de teatro de Berlín en 1998 era previsible que el trabajo en la Schaubühne, este “templo sagrado” del teatro alemán, desde un principio estaría signado por la enorme presión de la expectativa. El comienzo con un elenco de teatro y baile joven no resultó sencillo. Las primeras puestas de Ostermeier en la Schaubühne fueron comentadas por la crítica con desilusión. Antes, en el bunker de la pequeña “Baracke”, su predilección por las “pequeñas obras sucias” de jóvenes autores de habla inglesa había tocado con precisión el nervio del lugar y de la época; “Shoppen & Ficken” (1998), una historia decadente de Mark Ravenhill, un brillante acto de equilibrista entre slapstick y tragedia, se había convertido allí en una puesta de culto.

En cambio, en los ambientes “sofisticados” de la Schaubühne el proyecto de descubrir realidad concreta también en la sociedad marginal (p.ej. con “Personenkreis 3.1”, 2000 de Lars Noréns) le fue criticado como pose socio-romántica. Aún así, Ostermeier no se dejó amedrentar en su ímpetu: Una y otra vez retomó el tema de los underdogs sociales: En “Der starke Stamm” de Marieluise Fleißer (2002), “Wunschkonzert” de Franz Xaver Kroetz (2003), “Woyzeck” de Büchner (2003).

El concepto de realismo de Ostermeier en última instancia apunta a iluminar. Aboga por un nuevo contenido del teatro, en contra de la arbitrariedad de la destrucción y la estética del todo vale. “Justamente debido a que las experiencias sociales del hombre son tan discontinuas y muchas veces fragmentadas aumenta la necesidad de al menos fingir cierta unidad, contexto y diseño.” Ese, dice, es el motivo del planteo realista de su trabajo. La moral no se encuentra sin embargo en la expresión directa, sino en la forma.

Relato narrativo y presencia del lenguaje corporal son características de sus puestas. En cuanto a la fidelidad al texto y al trabajo actoral Ostermeier es tradicionalista. El actor se encuentra en el centro. A menudo se le exige máximo compromiso físico. La emoción debe verse en la acción concreta, no en “actuaciones psicologizantes”. Sorprende que el director, que inicialmente se apoyaba en un elenco muy joven, busque trabajar cada vez más con actores experimentados. El principal interés de Ostermeier se centraba al comienzo en el teatro contemporáneo. Con talleres y el Festival de nuevo drama internacional (FIND) impuso el director y su equipo impusieron nuevos parámetros para la promoción de autores en el teatro alemán. El mismo ha puesto en escena muchos estrenos y primeras presentaciones de obras. Con el tiempo también aumentó su interés por obras modernas clásicas. “Nora” de Ibsen (2002) se convirtió en su mayor éxito de los últimos años. La puesta ilustra como el concepto de realidad de Ostermeier incluye totalmente la realidad mediática actual: El drama emancipatorio se traslada directamente a la sociedad de clase media actual y al mundo de imágenes del consumismo. Las citas visuales y acústicas del cine, telenovelas, comics y del pop exaservadas grotescamente y con gran efecto ponen de manifiesto, que la búsqueda de identidad del hombre moderno está rodeada de clichés de roles inflacionarios.

Gerhard Jörder

Puestas en escena – Una selección

  • Marius von Mayenburg "Eldorado"
    2004, Schaubühne Berlin
  • Frank Wedekind „Lulu“
    2004, Schaubühne Berlin
  • Henrik Ibsen “El constructor Solness”
    2004, Burgtheater Wien
  • Karst Woudstra „Der Würgeengel“ (“El ángel exterminador”)
    2003, Berliner Schaubühne
  • Georg Büchner „Woyzeck“
    2003, Berliner Schaubühne
  • Franz Xaver Kroetz „Wunschkonzert“
    2003, Berliner Schaubühne
  • Henrik Ibsen „Nora“
    2002, Berliner Schaubühne, invitación al Encuentro del Teatro en Berlín
  • Jon Fosse „The Girl on the Sofa“
    UA 2002, Edinburgh International Festival / Berliner Schaubühne
  • Richard Dresser “Epocas doradas”
    2002, Berliner Schaubühne
  • Marieluise Fleißer „Der starke Stamm" (“La tribu fuerte”)
    2002, Münchner Kammerspiele
  • Biljana Srbljanovic „Supermarket“
    UA 2001, Wiener Festwochen / Berliner Schaubühne
  • Georg Büchner “La muerte de Dantón”
    2001, Berliner Schaubühne
  • Jon Fosse “El nombre”
    2000, Salzburger Festspiele / Berliner Schaubühne
  • Marius von Mayenburg “Parásitos”
    UA 2000, Deutsches Schauspielhaus Hamburg / Berliner Schaubühne
  • Sarah Kane “Ansia”
    2000, Berliner Schaubühne
  • Lars Norén „Personenkreis 3.1“ (“Gente 3.1”)
    2000, Berliner Schaubühne
  • Marius von Mayenburg “Cara de fuego”
    1999, Deutsches Schauspielhaus Hamburg
  • Maurice Maeterlinck “El pájaro azul”
    1999, Deutsches Theater Berlin
  • Enda Walsh „Disco Pigs“
    1998, Deutsches Schauspielhaus Hamburg / Baracke am Deutschen Theater Berlin
  • Mark Ravenhill „Shoppen & Ficken“
    1998, Baracke am Deutschen Theater Berlin, invitación al Encuentro del Teatro en Berlín
  • Alexej Schipenko „Suzuki“
    UA 1997, Baracke am Deutschen Theater Berlin
  • Bertolt Brecht “Hombre es hombre”
    1997, Baracke am Deutschen Theater Berlin
  • David Harrower “Cuchillos en las gallinas”
    1997, Baracke am Deutschen Theater Berlin, invitación al Encuentro del Teatro en Berlín
  • Nicky Silver “Fat men in skirts”
    1996, Baracke am Deutschen Theater Berlin
  • Thomas Ostermeier „Recherche Faust / Artaud“
    1996, bat Berlin