Nicolas Stemann


© David Baltzer
Nació en 1968 en Hamburgo. Luego de un breve tiempo dedicado al estudio de filosofía y letras, pasó a trabajar como asistente de dirección y músico en el Deutsches Schauspielhaus en Hamburgo. A continuación estudió dirección escénica en el Seminario Max Reinhardt en Viena y en el Instituto de Teatro, Teatro musical y Cine en Hamburgo con Jürgen Flimm y Manfred Brauneck.

En 1996 inicia con la compañía Stemann de la que es fundador, una serie de proyectos de montaje entre los cuales figuran “Zombie 45 – Am Bass Adolf Hitler” (1997) y la trilogía “Terror-Trilogie” (1997). Su proyecto de video teatral “Werther!” con Philipp está de gira desde 1997 recorriendo numerosos teatros y festivales. Stemann realiza sus montajes en Berlín, Hanover, Viena y Basilea.

Enlaces sobre el tema

Retrato: Nicolas Stemann

El teatro de Nicolas Stemann está rodeado de diversos peligros: la pose rebelde, la sentimentalidad, la parafernalia de los medios y la levedad. Pero todas estas amenazas resultan de un impulso básico: la incontrolable alegría de actuar. Y de esa actitud surgen entonces tratamientos en general muy irónicos y pasados a contrapelo de temas conocidos, que repentinamente vuelven a mostrarse libres de pelusas.

Al comenzar su carrera de director, a fines de los noventa, encontró con impertinencia en Goethe la primera víctima de esta limpieza contemporánea. Stemann redujo al “Werther” y “Torquato Tasso” de Goethe a elementos básicos y con incorporaciones de video, ambiente de comunidad de vivienda o gestos simbólicos les robó su venerabilidad. En el proyecto “Tasso” el propio Goethe estuvo tirado en el escenario todas las noches como busto de yeso destrozado – a propósito de pose rebelde.

De las esquirlas de los clásicos, Stemann desarrolló rápidamente una forma teatral compleja y muy musical que narra historias sobre problemas actuales de comunicación a través de muy diversas piezas y recursos teatrales. En el centro de la mayoría de estos mosaicos se encuentra el individuo moderno, que sin apoyo ideológico es el único responsable de sí mismo y se siente sobreexigido por ello. La puesta más conocida de Stemann, la adaptación de “Hamlet” en el Schauspiel de Hannover, invitada en 2002 al Encuentro del Teatro de Berlín, muestra un príncipe de los medios que sucumbe menos por traición que por el todo vale. Philipp Hochmair, quien desempeña el papel principal en muchas producciones de Stemann, representa un Hamlet que se pierde en alegre desamparo entre reproductores de medios que lo rodean y una corte que no polemiza sobre la culpa.

La falta del elemento trágico que se observa a menudo en las puestas de Stemann pone de manifiesto en sus mejores producciones que el embelesamiento del miedo y la falta de vinculación del presente son libertades de patas cortas. La aparente apertura de nuestra sociedad se mantiene como confort engañoso, cuando se borran los valores morales que recién hacen posible una orientación.

Que el embelesamiento que él quiere mostrar también se percibe como su estética (justamente por el uso de recursos de moda como video, música, elementos del pop) de vez en cuando le depara el reproche de superficial. Al mismo tiempo, ese modo de escenificar tan lleno de efectos seguramente tampoco es obstáculo para su gran éxito. Entretanto Stemann, quien proviene de una generación muy fructífera de estudiantes de dirección escénica en Hamburgo (Falk Richter, Sandra Strunz y Matthias von Hartz, entre otros, estudiaron con él) se cuenta entre los directores escénicos jóvenes más codiciados y realiza sus puestas desde el Deutsches Theater en Berlín hasta el Wiener Burg. Allí, en el Akademietheater, se realizó en 2003 una puesta de “La obra” de Elfriede Jelinek que muestra perfectamente la calidad de Stemann en el tratamiento de materiales complejos. Stemann convirtió el pesado texto acerca del manejo catastrófico del hombre con la naturaleza, sobre el ejemplo de la presa de Kaprun, en un collage escénico de impresiones que muestra la ironía en su tradición crítica. Con un gran coro de trabajadores, un minero caníbal, tipos jóvenes discursivos y chicas histéricas, Stemann tradujo la denuncia de Jelinek en espectáculo mordaz.

Las contradicciones de Stemann, sin embargo, también derivan en puestas totalmente divergentes en su calidad. Como quién argumenta moralmente sin vedar la diversión en sus puestas, quien combate la incapacidad de amar con kitch, quien a veces toma extremadamente en serio el espíritu de sus materiales, otras lo ignora por completo, Stemann pasa de brillante a indistinto y viceversa. A una minuciosa reconstrucción de teatro brechtiano con la “Ópera de tres centavos” en Hannover le sucede pocas semanas después un “Catalina de Heilbronn” como cuento liviano de pop en Berlín y el placer de jardinero con los paisajes textuales de Jelinek. Pero semejante gusto por el riesgo redunda en puro beneficio para el teatro y es por ello que Stemann es reconocido con razón como uno de los directores jóvenes más importantes del teatro contemporáneo.

Till Briegleb

Puestas en escena – Una selección

  • Gerhart Hauptmann "Antes del amanecer"
    2004, Burgtheater Wien
  • Esther Bialas , Sebastian Blomberg , Sachiko Hara-Franke , Philipp Hochmair , Claudia Lehmann , Katrin Nottrodt , Myriam Schröder "German Roots" (junto con Bernd Stegemann)
    2004, Ruhrfestspiele, Thalia Theater
  • Heinrich von Kleist “Calatina de Heilbronn”
    2003 Deutsches Theater Berlin
  • Elfriede Jelinek “La obra”
    UA 2003, Burgtheater Wien, invitación al Encuentro del Teatro de Berlín 2004
  • Georg Büchner “La muerte de Dantón”
    2002, Theater Basel
  • William Shakespeare „Hamlet“
    2001, Niedersächsisches Staatstheater Hannover, invitación al Encuentro del Teatro de Berlín
  • Nicolas Stemann, adaptación de “Compren a Tasso” de Johann Wolfgang Goethe
    2000, Schauspielhaus Bochum
  • Albert Ostermaier „Death Valley Junction“
    2000, Deutsches Schauspielhaus Hamburg
  • Gruppe Stemann “Conspiración”
    1999, Kampnagel Hamburg
  • Gruppe Stemann „Zombie 45 – Am Bass Adolf Hitler“ (“Zombie 45 – en el bajo Adolf Hitler”)
    1998, Kammerspiele Hamburg
  • Nicolas Stemann, adaptación de “Werther” de Johann Wolfgang Goethe
    1997, Freie Produktion