Testimonio DLL - EDUCACIÓN A DISTANCIA – UNA EXPERIENCIA FABULOSA

DLL - EDUCACIÓN A DISTANCIA – UNA EXPERIENCIA FABULOSA
© Jörg Müller

Seis módulos de educación a distancia de dos a tres años siendo una madre trabajadora… ¿puedo lograrlo? Quise intentarlo. Pero al motivo original por el cual yo quería formarme en DLL rápidamente se le sumaron otros.
 

Actualizado al 07/06/2018
¿Por qué empecé hace dos años el programa DLL (DeutschLehrenLernen – “Aprender a enseñar alemán”)? Porque como extranjera no tenía ningún título válido en Argentina y porque soy nueva en la profesión docente. Con la capacitación en DLL, pensé, obtendré un “papel” que diga que yo realmente puedo enseñar alemán.
Como éramos el grupo pionero en DLL en Argentina, yo no sabía exactamente en qué me estaba involucrando. Viajar 3000 km. desde Buenos Aires para el primer día de clase presencial fue casi como hacer un viaje hacia lo desconocido. Cuando llegamos, nuestros/as tutores/as rompieron el hielo en seguida y pudimos conocernos entre los/as docentes de alemán de todo el país: estábamos todos/as en el mismo barco.
La primera impresión de la capacitación fue que la idea era muy moderna y atractiva. Muchos/as estudiaron allí por primera vez a través del aprendizaje semi-presencial. Esto significa que se trabaja con un grupo en una plataforma online y hay dos encuentros presenciales, uno al comienzo y otro al final.
¡Y ahora ya terminó todo!
Logré hacer los 6 módulos sin pausa, pero sorprendentemente el motivo inicial (conseguir un papel que me certifique como docente de alemán) fue dejando de ser la prioridad. Los contenidos fueron muy atractivos y valiosos para la práctica laboral. El intercambio y el trabajo junto con otros/as colegas funcionó muy bien y fue muy divertido. Los proyectos de investigación práctica fueron estresantes pero instructivos. El formato semi-presencial se aplicó de forma óptima y siempre se podía contar con el apoyo de los/as tutores/as. DLL valió la pena, ¡lo recomiendo! Así también se actualiza el modelo de docente que teníamos de cuando íbamos a la escuela. ¡Al final no sólo se obtiene una capacitación sino también la sensación de haber aprendido un montón!