Alemán para niños Las películas hacen más divertido el aprendizaje del idioma

Imagen: a niños les gustan las películas
A niños les gustan las películas | © goodluz – Fotolia.com

A los niños les encantan las películas. Y en la enseñanza aportan variedad y entretenimiento, a la vez que promueven el proceso de aprendizaje. ¿Qué deben tener en cuenta los docentes al emplear películas en sus clases? Damos algunos consejos y ejemplos prácticos.
 

El aprendizaje de la lengua materna y segundos idiomas no es para los niños tan relajado ni tan rápido como suele darse por hecho. Se trata de un proceso que lleva mucho tiempo y precisa entradas de información muy bien planeadas desde el punto de vista metodológico y didáctico. En este sentido, la enseñanza temprana de idiomas extranjeros tiene que ofrecer oportunidades de aprendizaje que tengan en cuenta todas las áreas del desarrollo –lingüística, social, emocional, cognitiva y motora–. Los niños están hoy cada vez más precondicionados por los medios de comunicación y orientados marcadamente a lo visual, "no solamente quieren oír y hablar, sino que también quieren ver lo que oyen" (Rück 2004: 204). Las películas son un medio apropiado para conseguirlo en la enseñanza temprana de idiomas extranjeros.

Buenas razones

Para los niños, los nuevos medios tienen algo mágico. Así, una película y las consiguientes actividades posteriores ayudan a romper rutinas. Con ello se motiva a los pequeños, se puede despertar (de nuevo) su interés y el placer que les causa el nuevo idioma y la cultura multilingüe. La película por sí misma y la variedad de las actividades contrarrestan asimismo el rápido decaimiento de la concentración.

Las películas procuran diversión y disfrute en las clases. Las películas procuran diversión y disfrute en las clases. | © DragonImages – Fotolia.com Los contenidos fílmicos sirven de mucho en el proceso de aprendizaje dentro del área cognitiva: permiten introducir a los niños en temas sugerentes e interesantes, transmitirles contenidos relativos a países y presentarles o afianzar nuevo vocabulario. La recepción de películas apela a la vez a distintas capacidades sensoriales. De ello se benefician, precisamente, los niños con menor rendimiento: el vínculo de imagen y sonido es lo que facilita la creación de sentido. Con frecuencia es posible derivar del contexto el vocabulario, con lo cual se vuelve superfluo recurrir a la lengua materna.

Los niños también pueden elaborar películas por sí mismos. Pueden hacer dibujos sobre el vocabulario correspondiente, o desarrollar historias breves y filmarlas con un móvil. Así irán ganando sus primeras experiencias en la realización de sus propias películas breves, que después pueden subir a Internet, por ejemplo, a través de YouTube.

Indicaciones para el empleo de películas

Las películas no son en ningún caso un fin en sí mismo, sino que su misión es apoyar el proceso didáctico, divertir y enriquecer el aprendizaje (véase Widlok 2014: 45). El ver películas en compañía es algo que debe estimular a trabajar el idioma y promover el ulterior comportamiento lingüístico. Por esa razón, las películas no pueden plantear a los alumnos exigencias excesivas, ni en el aspecto lingüístico ni en el cognitivo. Y otra cuestión: es necesario que el docente conozca el contenido de la película y, en caso necesario, elimine previamente dificultades utilizando para ello las técnicas que correspondan.

Entre las tareas y ejercicios complementarios tiene que haber actividades para todos los niños y todos los tipos de aprendizaje: no solamente actividades verbales tales como pintar ilustraciones para una escena, hacer un dictado dibujado o representar mediante mímica, sino también tareas lingüísticas tales como adivinar palabras o establecer asociaciones. Para los niños a los que les guste particularmente hablar resultan idóneos juegos de rol sencillos en los que apliquen en el contexto lingüístico comunicativo lo que acaban de aprender. Para ello, es preciso que los contenidos sean relevantes para los niños y estén estrechamente vinculados a sus entornos de experiencia individuales. Los contenidos sencillos con los que los alumnos estén familiarizados en su vida les estimularán las ganas de hablar.

Y aquí se aplica el principio de que menos suele ser más. Conviene tener presente que el margen de concentración es muy reducido en esta franja de edad. Con tan solo un película de entre tres y cinco minutos junto con los ejercicios subsiguientes que den ocasión para hacer un trabajo creativo y lúdico y orientado a la acción, puede favorecerse en gran medida el proceso de aprender una lengua extranjera.

Materiales para el aula

El Goethe-Institut ha realizado una selección de cortometrajes extraídos de la exitosa serie televisiva infantil "Sendung mit dem Elefanten" ("El programa del elefante"). En un total de tres DVD disponemos así de numerosas películas animadas y sobre la naturaleza, idóneas para los niveles lingüísticos desde A1 a B1. Las películas resultan apropiadas en particular para la enseñanza temprana del idioma en la educación elemental.
 
B como “Burg” (Castillo) y “Blume” (Flor)

Aquí tienen a su disposición para descargárselos tres cortometrajes de "Sendung mit dem Elefanten" sobre las letras B, D y F. Al hilo del morfema D pueden ver también cómo emplear la película en el aula. Encontrarán también ejemplos de tareas de ampliación. En el caso de las dos otras películas, los alumnos pueden realizar con ayuda películas propias. ¡Que se diviertan!
 

Bibliografía

Rück, Heribert: "Prinzipien des frühen Fremdsprachenerwerbs" (Principios de la adquisición temprana de idiomas extranjeros). En: Neusprachliche Mitteilungen aus Wissenschaft und Praxis (revista) 57/2004, 188-207.

Widlok, Beate: "Die Sendung mit dem Elefanten lädt zum Mitmachen ein – Kurzfilme im frühen Fremdsprachenunterricht" (El Programa del Elefante, una invitación a participar: películas breves en la enseñanza temprana de idiomas extranjeros). En: Frühes Deutsch (revista) 31/2014, 39-45.