Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3) Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)
Lia Ujčič y Vincent WodrichLia Ujčič y Vincent Wodrich

Residencia Lia Ujčič y Vincent Wodrich

Con el fin de promover el trabajo y la creación de redes de artistas de diferentes países europeos, el Goethe-Institut Madrid está desarrollando un incipiente programa de residencias con varias líneas de acción. Una de ellas es la de colaborar con otras instituciones en sus programas de residencias, como por ejemplo en este caso apoyando la 14ª edición de residencias artísticas del Centro Coreográfico Canal para creadores y compañías profesionales (consolidadas o emergentes), con el que nos comprometimos a proporcionar el alojamiento de las compañías europeas.
En la convocatoria resultaron elegidos Lia Ujčič y Vincent Wodrich, dos bailarines de danza contemporánea, originarios de Eslovenia y Alemania, que están inmersos en la creación de su primer trabajo como dúo creativo: somethingtouching.

La pareja artística nos recibe en el espacio de los teatros del Canal para charlar sobre su proyecto y su proceso de creación. Nos cuentan que somethingtouching es su primer proyecto como dúo artístico y que surge de las muchas reflexiones sobre el aislamiento y la distancia social que el confinamiento les forzó a tener. Confinamiento que pasaron juntos en un pequeño apartamento con muy pocas cosas, entre ellas un frigorífico que han incorporado a la pieza. Con minuciosidad y atención al detalle, pensaron mucho en cómo se integraba el contacto interpersonal en nuestras vidas y en la importancia de nuestras interdependencias.
                            
Hablamos sobre un tema ineludible hoy en día: el encuentro y el contacto físico, que ya venían siendo relegados a un segundo plano de lo social desde que comenzó la era digital, y que son directamente prohibidos en el contexto de la pandemia. El contacto físico, algo tan cercano, íntimo e importante se ha transformado en algo realmente peligroso, y este es un miedo del que no nos desprenderemos fácilmente.
Renunciar cada vez un poco más al contacto físico es terminar olvidando uno de los sentidos más importantes: el tacto, uno de los más menospreciados, del que creemos que podemos prescindir, pero que es en realidad el que más ejercitamos. Es el que nos aporta la certidumbre de lo material y por eso el resto de los sentidos precisan de la confirmación del tacto. La gran diferencia con respecto a los demás sentidos es su mutualidad. La piel tiene la función de recibir calor, frío o dolor (tacto pasivo) y a la vez también es la responsable de la percepción háptica (tacto activo), la función de tocar, acariciar o agarrar para obtener información de lo tocado. No podemos tocar sin ser tocados al mismo tiempo. El tacto es todo un lenguaje propio, que se expresa dentro de las normas culturales, pero que también es el más universal. El tacto, la piel, nos vinculan. Son identidad y son sociabilidad.

La pieza, aún en proceso de creación, la despliegan en el espacio danzando juntos alrededor del frigorífico, contenedor de muchos significados, todos los que el espectador le quiera dar. Guiándose, imitándose, sujetándose, tocándose o acercándose hasta el último momento justo antes de tocarse.
Les interesa contraponer la relación mente-ojo de los espectadores (a su vez confrontados rompiendo la unidireccionalidad de la mirada), con la reivindicación de lo háptico y su comprensión de la espacialidad.

somethingtouching pretende investigar el valor del tacto, motivados por el deseo de devolver al tacto el lugar que le corresponde en el equilibrio de los sentidos. Tratarán temas como la forma de no tener miedo al tacto, la forma de confiar al ser portado o la forma de entender el cuerpo de otra persona a través de la sensación táctil. Su objetivo es plasmar esta investigación en una performance que pueda servir esencialmente como un "manifiesto táctil", titulado con ese juego de palabras que en inglés nos invita a pensar en el acto de tocar algo o a alguien y en ese momento en el que algo nos toca por su poder de conmovernos.

En sus palabras:

“somethingtouching es un poema en movimiento que versa sobre todos nosotros. Cuenta una historia sobre las conexiones humanas más naturales y su interrupción. Habla de nuestra piel y del corazón que hay debajo de ella. Habla en voz alta de un mensaje delicado que no contiene palabras. Un mensaje que sostiene solo las manos y el poder cuando estás en contacto con otra mano. Una cara. Un hombro. Una espalda. U otro corazón. ¿Todavía sabes cómo conocer a otro corazón? ¿Cómo dar la bienvenida a otra piel?
somethingtouching quiere ser un recordatorio suave y una invitación para acariciarse, darse la mano y abrazarnos los unos a los otros. En una época en la que un abrazo sería la respuesta a muchas de nuestras preguntas, esta obra quiere ser una pequeña guía instructiva sobre cómo salir del aislamiento. Una guía para tocar a otras personas y sonreír.”

"somethingtouching" cuenta con el apoyo de Teatros del Canal, Centro Coreográfico Canal, Madrid Culture y Turismo, Bundesregierung für Kultur und Medien, German Dance Association , Neustart Kultur, Ministerio de Cultura de la República de Eslovenia, Ayouva Island, Studio Pro Arte y CCB Center for Choreography Bleiburg/Pliberk - Choreografie Zentrum - Johann Kresnik - Koreografski center.


Una colaboración con

Top