Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Nicolas Mahler
El estrafalario mundo de Nicolas Mahler

„Der Mann ohne Eigenschaften“ de Nicolas Mahler.
„Der Mann ohne Eigenschaften“ de Nicolas Mahler. | Foto (detalle): © Nicolas Mahler / Suhrkamp Verlag

El artista de cómic Nicolas Mahler es un humorista con mucho talento y un maestro del bosquejo rápido. Las historias de sus protagonistas se despliegan hasta el absurdo en escenarios banales y kafkianos llenos de comedia opresiva y poesía no intencionada.

De Matthias Schneider

Es un mundo extraño el que nos presenta Nicolas Mahler en sus tiras cómicas. Como si lo viera a través de un espejo cóncavo, el austriaco distorsiona la apariencia exterior de sus protagonistas. Las figuras altas y delgadas son tan delgadas y altas como los postes de telégrafo y las figuras cortas y regordetas son tan anchas como altas y prácticamente ruedan por el suelo. Sus extremidades también reciben este grotesco tratamiento: sus narices son más enormes que largas y sus pies rechonchos más diminutos que pequeños. Mahler disfruta trabajando con exageraciones humorísticas, el clásico recurso estilístico de la caricatura.
 
Además, el autor y dibujante es también amigo del boceto sencillo y un maestro de la reducción. Inicialmente uno llega casi a sospechar que Mahler es perezoso, ya que sus figuras no tienen ni ojos ni boca y por lo tanto toda representación de la expresión facial se deja de lado. También tiende a reproducir sus imágenes casi sin cambios, evitando así tener que lidiar con elaboradas secuencias de movimientos o escenas de fondo cambiantes.

El humor está en los detalles

Mahler, con su humor tranquilo y lacónico y sus extraños y peculiares personajes, podría ser considerado como un Aki Kaurismäki del mundo del cómic y la historieta. Las imágenes del austriaco, como las del director finlandés, prescinden del color y las palabras. En Van Helsing macht blau (2008) Mahler retrata como amorosos y tiernos seres a los protagonistas de historias de terror como Drácula, Frankenstein y hombres lobo, utilizando sólo el blanco y negro y sin añadir ningún texto. Sus peculiaridades físicas los convierten en presa fácil de los peligros de la vida diaria, no como nosotros, los corrientes mortales. Como caricaturista, Mahler disfruta oponiéndose al tópico anticuado. En Herrenwitz-Variationen (2008), por ejemplo, retoma los chistes vergonzosamente obscenos que cuentan los viejos verdes y los transforma en formas nuevas y más gratas.

La literatura clásica y los poemas en forma de cómic

Además de las historietas y los cómics, Mahler también se ha hecho un hueco en el mundo de la literatura. En 2015 fue galardonado con el premio literario Preis der Literaturhäuser en la Feria del Libro de Frankfurt, publica regularmente con las editoriales Suhrkamp e Insel Verlag y ha firmado varias adaptaciones literarias. Sus primeras adaptaciones incluyen Alte Meister (2011), una reflexión sumamente inteligente sobre la forma de arte de los cómics (publicada en castellano en 2013 por ediciones SinSentido bajo el título Maestros antiguos). La obra está basada en una novela de su compatriota el escritor Thomas Bernhard. Mahler contrarresta las diatribas del célebre gruñón Bernhard con sus trazos parcos y certeros.
 
Con Mann ohne Eigenschaften (El hombre sin atributos, 2013) Mahler logra condensar la obra de otro autor austriaco, Robert Musil, ofreciendo una interpretación idiosincrásica del texto clásico en sólo 150 páginas sin palabras. La novela de Musil ha sido considerada durante mucho tiempo como un inadaptable; un veredicto erróneo, como demuestra Mahler maravillosamente.
 
Mahler también ha abordado con confianza una de las más importantes novelas francesas Auf der Suche nach der verlorenen Zeit (En busca del tiempo perdido, 2017) de Marcel Proust, creando un resumen original del clásico atemporal. Su trabajo permite al lector ver el texto de Proust con otros ojos. El truco de Mahler es omitir la magdalena, la tila e incluso la legendaria primera frase, y en su lugar elige enfocar el concepto de Proust de "memoria involuntaria" a través de una lente musical.
 
En Partyspaß mit Kant (De fiesta con Kant, 2015), Mahler cuenta la historia de la filosofía en forma de cómic. Nicolas Mahler sumerge al lector en la vida cotidiana de los 22 filósofos más famosos del mundo, y así no sólo salimos de fiesta con Kant, sino que también visitamos una exposición de arte con Hegel, vamos de compras con Marx y a un campamento de exploradores con Nietzsche, al cine con Deleuze y celebramos una boda de ensueño con Simone de Beauvoir. Aunque es improbable que los eventos que Mahler imagina hayan tenido lugar, sus invenciones nos acercan a la vida, pensamientos y sentimientos de cada uno de estos filósofos y filósofas con un humor sutil, que nos hace sonreír ante la locura de la existencia humana.
 
Mahler tampoco es ajeno a la poesía y ha publicado colecciones de su obra como Dachbodenfunde (Los hallazgos del ático, 2015). Maestro de la reducción gráfica, Mahler también utiliza el lenguaje con mucha moderación. A partir de las sobrias descripciones de los viejos catálogos de subastas de juguetes crea con medios mínimos una extraña atmósfera de comedia y melancolía. Con su siguiente colección de poesía, In der Isolierzelle (En la celda de aislamiento, 2016), Mahler adapta revistas de hobbies y tecnología de los años 20 a 60, destilando sus textos absurdos en palabras e ilustraciones. En Gedichte (Poemas, 2013), Mahler lleva sus adaptaciones textuales un paso más allá con poemas gráficos en los que las imágenes sustituyen a las letras, la poesía visual en el sentido más verdadero de la palabra.

Un dibujante de cómics en la Agencia Tributaria

Aunque los diálogos de Kunsttheorie versus Frau Goldgruber (2007, publicado en 2012 por SinSentido con el título La teoría del arte versus la señora Goldgruber) son difíciles de superar en lo absurdo, el cómic se basa en un incidente real. Es la larga discusión de Mahler con la Sra. Goldgruber, funcionaria de Hacienda asignada a supervisar su expediente tributario. El debate sobre si Mahler puede ser considerado o no un artista -en Austria la tasa de impuestos del 10 ó el 20 por ciento depende de ello- se acaba convirtiendo en una discusión sobre cuestiones fundamentales sobre el cómic como forma de arte y el arte en general. En la antología Die Zumutungen der Moderne (2007) Mahler hace una crónica sobre sus grotescas experiencias cotidianas. Ya sea como profesor de dibujo de cómics en la Volkshochschule (red de centros de educación para adultos de Alemania, nota trad.) o como invitado en diversos festivales internacionales de cómic y animación, Mahler no sólo atrae a gente extraña, sino que también sabe narrar estos peculiares encuentros con un humor exquisitamente seco.
 
En 2006, Mahler fue galardonado por sus maravillosos cómics humorísticos en la antología Das Unbehagen (es decir, el malestar), con el premio Max und Moritz del Salón del Cómic de Erlangen, al que siguieron muchas otras distinciones, entre ellas de nuevo el premio Max und Moritz en 2010, aunque en esta ocasión en la categoría al Mejor artista de cómic de habla alemana.

  • Nicolas Mahler: “Lone Racer” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Lone Racer”
  • Nicolas Mahler: “Lone Racer” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Lone Racer”
  • Nicolas Mahler: “Lone Racer” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Lone Racer”
  • Nicolas Mahler: “Lone Racer” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Lone Racer”
  • Nicolas Mahler: “Die Smalltalk-Hölle” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Die Smalltalk-Hölle”
  • Nicolas Mahler: “Die Smalltalk-Hölle” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Die Smalltalk-Hölle”
  • Nicolas Mahler: “Die Goldgruber-Chroniken” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Die Goldgruber-Chroniken”
  • Nicolas Mahler: “Die Goldgruber-Chroniken” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
  • Nicolas Mahler: “Die Goldgruber-Chroniken” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Die Goldgruber-Chroniken”
  • Nicolas Mahler: “Die Goldgruber-Chroniken” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Die Goldgruber-Chroniken”
  • Nicolas Mahler: “Flaschko, der Mann in der Heizdecke” Foto (detalle): © Nicolas Mahler
    Nicolas Mahler: “Flaschko, der Mann in der Heizdecke”

Top