Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Derecho Familiar
Matrimonio para todos y sus consecuencias

La imagen de un hombre y un niño y una familia con niños (pegada en el edificio del Ministerio Federal alemán de familia, tercera edad, mujeres y jóvenes).
¿Cuántos progenitores se pueden permitir hoy un niño? El derecho de familia se queda obsoleto. | Foto (detalle): Jens Kalaene, © dpa

El matrimonio igualitario y el tercer género están legalmente reconocidos en Alemania, pero ¿qué  supone esto a las familias implicadas? Entrevista con Nina Dethloff, profesora de derecho de familia.
 

Profesora Dethloff, ¿Cuántos padres puede tener un niño?
 

Un niño puede tener más de un padre y una madre, solo hace falta echar un vistazo a las familias llamadas mixtas, ensambladas o reconstituidas. En la fertilidad y reproducción asistida, además, se considera al y a la donante de esperma u ovulos (hasta ahora prohibida en Alemania) como progenitor genético del niño: si una pareja se decide a realizar su deseo de tener hijos y, por qué no, con la ayuda de una madre de alquiler en el extranjero, los descendientes tendrán por lo menos tres padres, una madre biológica (la madre de alquiler) y unos padres adoptivos con los que crecerán. Cuando los padres legales no son a su vez biológicos (se ha recurrido a la donación de semen u óvulos o incluso a ambas), el o la recién nacida puede llegar a tener cinco padres. En Alemania, sin embargo, como en la mayoría de países, el número de los padres legales se reduce a dos. En algunos países, como Canadá o California, entre tanto se permite una tutela legal compartida.
 
Desde enero de 2019 se reconoce legalmente en Alemania un tercer género junto al “femenino” y al “masculino”, el género “diverso”. ¿En qué medida afecta esto a la denominación del parentesco? ¿Quizá padre, madre y x?
 

¡Hasta ahora ninguna! Y urge tomar cartas en el asunto. Incluso en el lenguaje coloquial, en la calle, falta una palabra, un término que lo defina adecuadamente. La idea anticuada de maternidad o paternidad podría resurgir de sus propias cenizas. Si no, siempre nos quedará el término alemán “Elternteil” (parte o fracción parental), aunque deficitario en el caso de los padres solteros. En cualquier caso, la ley alemana de descendencia precisa de un término de género neutro que trascienda una heterosexualidad obsoleta, de forma que los padres de un recién nacido pudiesen ser tanto quienes lo han engendrado como sus parejas de hecho.
 
¿Hasta qué punto la seguridad jurídica respalda las familias homoparentales en Alemania en su derecho de filiación?
 

Por el momento, la introducción del matrimonio igualitario no ha tenido consecuencias en el derecho de filiación. Si un niño es fruto de un matrimonio entre personas de diferente sexo, el cónyuje varón es el padre legal del niño cuando nace, aunque no sea el padre biológico. Sin embargo, en un matrimonio entre personas del mismo sexo, una segunda madre tiene que pasar por un largo proceso legal de adopción antes de poder considerarse progenitor legal. Sin duda, una gran desventaja para el niñ*, puesto que la segunda madre no conseguirá la custodia hasta que se consume el proceso y, por tanto, tampoco dispondra del derecho a pensión alimenticia o a la herencia. Ya aconsejó el poder legislativo una reforma global de la ley de descendencia en el 2016 en la 71º Jornada de Juristas Alemanes, así como el borrador que propuso el grupo de trabajo del Ministerio Federal alemán de Justicia y Protección al Consumidor en 2017. L*s hij*s de matrimonios igualitarios no podían seguir siendo discriminados.
 
Existe el derecho a conocer la filiación biológica, ¿afecta de alguna manera a la reproducción asistida?
 

Conocer nuestros origenes genéticos es muy importante para encontrar la propia identidad. Además se trata de un derecho constitucional. L*s niñ*s fruto de la reproducción asistida corren el peligro de perder este derecho, aunque la creación de un registro de donadores de esperma ha logrado una mejora significativa en este aspecto. L*s niñ*s concebid*s a partir del uno de julio del 2018 tienen derecho a solicitar información sobre los datos almacenados de los donantes, siempre que dichas donaciones hayan sido hechas en un banco de esperma. Un derecho que no podrán ejercer si se trata de una donación privada de esperma, de donaciones de embriones o de óvulos o si la gestación se produjo gracias a la ayuda de  una madre de alquiler. En este tipo de situaciones son los padres quienes tienen la obligación de informar a sus hij*s sobre su origen biológico y cómo fueron concebidos a una edad propicia.
 
¿En qué países ve posible que se legalice el matrimonio igualitario?
 

¡Hay posibilidades por doquier! ¿Quién hubiera pensado hace 50 años, cuando la homosexualidad todavía era penalizada en los países occidentales, que el matrimonio igualitario iba a triunfar de esta manera? Incluso en países tan profundamente católicos como Irlanda. En el mundo occidental debería prevalecer el matrimonio igualitario. En los Estados Unidos, aunque todavía no es posible, aumenta la aceptación social. En muchos sitios ya se debaten proyectos de ley. Debido a ciertas resoluciones judiciales, el matrimonio igualitario será pronto posible en países de América del Sur y Central como Costa Rica, Chile, Panamá o Perú. En Asia el primer país que por el momento permite el matrimonio entre personas del mismo sexo es Taiwán. A menudo, cuando se reconoce algo en el extranjero (en este caso, el derecho de matrimonio entre personas del mismo sexo) propicia el cambio, y ojalá eso suceda también en Hong Kong. El matrimonio igualitario es un derecho humano y la lucha contra la discriminación de la orientación sexual sigue en pie.
 

Nina Dethloff es profesora de derecho civil, derecho privado internacional, derecho comparado y derecho privado europeo en la Universidad de Bonn, así como directora del Instituto de Derecho Familiar Alemán, Europeo e Internacional en la Universidad de Bonn y en el Käte Hamburger Center for Advanced Study in the Humanities “Law as Culture”, también en Bonn. El derecho de familia ocupa buena parte de su trabajo académico.

Top