El Día Europeo de las Lenguas Entablar una conversación

Mehrsprachigkeit ist die Voraussetzung für eine produktive europäische Kultur.
Mehrsprachigkeit ist die Voraussetzung für eine produktive europäische Kultur. | Foto: © treenabeena - fotolia.com

El 26 se septiembre de cada año Europa celebra el plurilingüismo. Numerosas instituciones culturales participan del Día Europeo de las Lenguas. ¿De qué se trata?

Cuando alguien aprende un idioma, el beneficio no es sólo para el individuo sino para toda la sociedad. El dominio de varios idiomas aumenta la capacidad de comprender otras culturas, pero también puede ampliar las oportunidades en el mercado laboral y es una importante condición para el crecimiento de algunas empresas. El plurilingüismo también puede realizar un gran aporte si se trata de metas políticas concretas, tales como el entendimiento entre los pueblos y el fomento de la democracia.
 
Gracias a su variedad idiomática, Europa ofrece las mejores condiciones para experimentar el plurilingüismo. No sólo idiomas como el alemán, el inglés o el francés son parte de la tradición europea, sino también el vasco, el catalán o el gallego. Para proteger esas lenguas, la Unión Europea acordó en 1992 la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. Allí se protege el derecho de usar esas lenguas regionales y minoritarias tanto en el ámbito privado como en el público. Por otro lado, la Carta obliga a crear o mantener las condiciones para usar las lenguas regionales o minoritarias. 
 
También el Año Europeo de las Lenguas, que fue organizado en 2001 por el Consejo de Europa y la Unión Europea, ha de entenderse en la tradición de fomentar la diversidad lingüística y posibilitar el aprendizaje de idiomas. A partir del éxito de este proyecto surgió la idea de un Día Europeo de las Lenguas, que se celebra desde 2002 cada año el día 26 de septiembre y en el que participan institutos de idiomas y culturales, asociaciones, universidades y, sobre todo, escuelas. 

Curso de idioma en el tranvía

Sea por medio de un intercambio idiomático, una revista electrónica, un concurso de escritura, un programa de radio, un curso de idioma o un congreso, ese día todos están invitados a mostrar que el plurilingüismo de Europa es un recurso valioso. El Europäisches Fremdsprachenzentrum des Europarates (Centro Europeo de Idiomas Extranjeros del Consejo de Europa, EFSZ por sus siglas en alemán), con sede en Graz, ofrece, con sus socios internacionales, una plataforma para todos los eventos que se realicen en Europa y en todo el mundo. Asimismo, recoge toda la información en su página web. Como institución responsable de haber introducido el día festivo en 2001, durante el Año Europeo de las Lenguas, el EFSZ también coopera con la Unión Europea.

Sólo en 2014 se registraron más de 640 eventos y la página web del Día Europeo de las Lenguas tuvo tres millones de visitas. “Por ejemplo, en Graz se pudo hacer un tour lingüístico por la ciudad en el autobús de las lenguas con ofertas de cursos dados por hablantes de las más diversas –y en parte poco conocidas– lenguas. De este modo se puede establecer una conversación, algo que, en el mejor de los casos, tiene consecuencias positivas en la vida de los individuos”, dice Susanna Slivensky, vicedirectora y jefa de programación del ESFZ. El Día Europeo de las Lenguas ha sido acogido también más allá de las fronteras de Europa, por ejemplo gracias a colaboradores de Canadá o Hong Kong. 

Hermosa retórica sobre el plurilingüismo

Pero, por supuesto, también hay voces críticas: “Es loable que ese día las instituciones comprueben la importancia del plurilingüismo. Sin embargo, el efecto no es duradero, sino que desaparece rápidamente”, dice, por ejemplo, Ingrid Gogolin, especialista en Ciencias de la Educación de la Universidad de Hamburgo y experta en plurilingüismo.
 
Gogolin reconoce que en el plano de la política europea hay una “maravillosa retórica sobre el plurilingüismo”, mientras que en el campo de la investigación y la práctica existen numerosas iniciativas aisladas, como el programa focalizado en plurilingüismo de la Universidad de Hamburgo y el portal de multilingüismo de la ciudad de Manchester. Aun así no se puede hablar de una estrategia general. “Mientras los políticos en Baviera sigan proponiendo públicamente prohibir el turco en los patios escolares, no se puede esperar que los padres que viven en barrios favorecidos defiendan el plurilingüismo. Allí el Día Europeo de las Lenguas es como una gota de agua que cae sobre una piedra ardiente.”

El predominio del inglés

De hecho, los estudios muestran que si se trata de plurilingüismo en Europa el deseo y la realidad están aún muy distanciados. Ya en 2002 el Consejo Europeo recomendó que todo ciudadano de la Unión Europea dominara dos idiomas, además de la lengua materna. Y, de hecho, esto ocurre en los países pequeños como Luxemburgo, Malta o Suecia. Diferente es el caso de los países más grandes. En lugar de la necesaria diversidad lingüística, el inglés predomina como lengua extranjera. Además, investigaciones muestran que en total solo la mitad de los europeos habla una lengua extranjera. Apenas el 42 por ciento de los niños y adolescentes de menos de 14 años dicen dominar bien su primera lengua extranjera.
 
Slivensky señala que es necesario adoptar medidas: “Sería importante transmitir el mensaje de que se no se trata de plurilingüismo si solo se habla inglés, además de la lengua materna. Debemos incorporar las lenguas de nuestros vecinos e inmigrantes. Y aunque sabemos que el entendimiento más allá de las fronteras culturales y lingüísticas es un aspecto vital de la comunicación en el plano europeo, en el plano político más alto el tema de las lenguas no tiene la prioridad que debería tener.” Es de esperar, pues, que el Día Europeo de las Lenguas despierte de modo sustentable una conciencia de la importancia del plurilingüismo en Europa.