Simon Faithfull

44'

Sie benötigen den Flashplayer , um dieses Video zu sehen
44' © Simon Faithfull
¿Cómo se puede representar el cambio climático sin echar mano al cliché del oso polar sobre el témpano de hielo? Los políticos posan con la cara congelada en el Ártico o asisten a conferencias submarinas para graficar la urgencia de la acción política. El artista británico Simon Faithfull, dejando de lado este repertorio gráfico convencional para su representación artística, ha encontrado una coreografía bastante menos espectacular y más sutil que invita a la reflexión. Faithfull muestra ambientes y atmósferas en el mar, aquello menos tangible, para retratar un lugar muy lejano: la Antártida.

Foto fija de 44‘ © Simon Faithfull44' es el título de su trabajo audiovisual de 44 minutos, filmado durante 44 días desde el ojo de buey de su camarote en la proa del rompehielo RSS Ernest Shackleton. Aún cuando en el video la duración del viaje se resume, la disposición de las secuencias ralentiza la observación. También el espectador tiene que tomarse su tiempo para la travesía.

La travesía se realizó en 2006, cuando el artista viajó al continente antártico, invitado por el Consejo del Arte inglés, en compañía de un grupo británico de estudios de la Antártida. La aventura se inició en la mayor base área de Gran Bretaña y pasó por las Islas británicas Falkland, camino a la tropical isla británica de ultramar, Isla Ascensión, en el Atlántico Sur. Solo allí, Faithfull abordó el rompehielo Shackleton, para llegar a la estación de investigación científica británica Halley. Es decir, su ruta estaba marcada por intereses territoriales. Porque a pesar del uso científico y pacífico del continente acordado en el contrato antártico, existen temores generados por el cambio climático y, acompañados por el eventual descubrimiento de nuevas oportunidades militares y económicas.

Foto fija de 44‘ © Simon FaithfullHasta aquí la información sobre el contexto del viaje, que no aparece en las tomas de paisajes naturales donde se alternan hipnóticos colores intensos y otros sosos. Pero Faithfull no silencia el entorno tecnológico, obra del ser humano, sin el cual no sería posible cruzar estos pasajes: Cada toma está enmarcada en un redondo ojo de buey, cuya configuración determinadora del campo visual recuerde quizás remotamente a los telescopios de los descubridores de la Antártida en el siglo XIX, entre los cuales se encontraba también Ernest Shackleton. Es la interfaz de los aventureros del pasado y, a la vez, la signatura de la presencia humana. En esta experiencia del tiempo, la Durée de Bergson, se despliega el pasado y se anticipa el futuro.

El rompehielo, un vehículo gigante, caracteriza la relación entre el ser humano y la naturaleza, la proyección de la factibilidad tecnológica. Conscientemente, Faithfull filmó dejando de lado todo heroísmo desde el seguro y calefaccionado interior hacia fuera, sin exponerse al duro clima de la cubierta, para transmitir la artificialidad de esta experiencia de viaje. El carácter artificial de sus vivencias sería resultado de su discrepancia con el estilo de vida inglés a bordo y la naturaleza hostil y cruda de lo que está afuera. Faithfull compara su camarote con la madriguera del conejo en Alicia en el país de las maravillas, una puerta de entrada hacia otro mundo, un mundo desconocido.

Foto fija de 44‘ © Simon FaithfullTal como la estación meteorológica observa los cambios del agujero de ozono y mide el espesor del hielo para registrar el cambio climático, Faithfull documenta los cambios de los colores del mar y del cielo. El barco pasa por témpanos e icebergs, acantilados de hielo e islas deshabitadas, hasta llegar a la estación científica de Halley, que parece sacada de una película de ciencia ficción, donde en 1985 se descubrió el agujero de ozono. Lo que se ve, entonces, son tomas de la Antártida muy diferentes de las imágenes mediáticas, aquí no hay eventos.

Observada desde el avión, la superficie de la tierra se ve como un dibujo hecho de líneas: calles, autopistas, ríos, canales. La cámara de Faithfull, en cambio, registra los movimientos del barco, transforma la marea en un acontecimiento casi físicamente perceptible. Cuando el barco se queda quieto, el mar y el cielo parecen a veces similarmente uniformes, angulares, bien iluminados y fosforescentes, tal como Karl Schlögel rodea la tierra desde la perspectiva aérea.
Vera Tollmann
trabaja como periodista y curadora freelance en Berlín

Copyright: Goethe-Institut e. V. 2009

    Biografía

    © Simon Faithfull
    Simon Faithfull (*1966 en Ipsden/ Gran Bretaña) es artista independiente y docente de arte en Londres y Berlín. Desde 1989 hasta 1996 estudió en la Universidad de Reading y en la Central St Martins School of Art de Londres. Actualmente hace clases en el Slade School of Fine Art en Londres y trabaja a partir de distintas temáticas con diversos soportes, como el arte digital, el video y el internet, los dibujos computacionales, las instalaciones y la esculturas mecánicas. Las obras de Faithfull han sido expuestas en múltiples exposiciones colectivas e individuales, entre las que se cuentan Tiempo congelado – Arte de la Antártida (Kiel 2009) y la Segunda Bienal del fin del mundo. (Ushuaia/ Argentina 2009).