Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Series de televisión
Fascinación por el pasado

Babylon Berlin: la ambiciosa asistente policial Charlotte Ritter.
Babylon Berlin: la ambiciosa asistente policial Charlotte Ritter. | Foto (detalle): © picture alliance/Everett Collection

Las series de televisión alemanas no suelen gozar de buena reputación. Tienen fama de ser producciones baratas con guiones mediocres y, por tanto, difíciles de exportar. Sin embargo, algunas series como “Deutschland 83” (Alemania 83) y “Babylon Berlin” (Berlín Babilonia) han logrado mejorar notablemente la mala imagen.

De Nadine Berghausen

¡Vaya escenarios! La serie policíaca Babylon Berlin, un proyecto único en la historia de las producciones televisivas alemanas, transcurre durante los dorados años veinte. Concebida en un principio como dieciséis episodios repartidos en dos temporadas, se emitió por primera vez en la televisión de pago en otoño de 2017 y a finales de 2018 también llegó a la televisión pública. La expectativas que generó este megaproyecto, que reúne al famoso director Tom Tykwer y prácticamente a todas las figuras de renombre del cine actual alemán, fueron enormes, aunque, con un presupuesto de cuarenta millones de euros que, según dicen, ascendió a cincuenta y cinco millones tras el rodaje, tampoco es de extrañar.
 
El argumento de Babylon Berlin es una versión libre de la serie best seller policíaca de Volker Kustcher, que cuenta la historia de Gereon Rath, un inspector de policía recién trasladado a Berlín, y de su asistente Charlotte Ritter a finales de los años veinte. La acción se desarrolla en el mal afamado ambiente de los establecimientos que fueron legendarios por aquella época en la ciudad capital, donde las brigadas contra el vicio y las malas costumbres, las prostitutas y demás fauna nocturna tenían su hogar.

La segunda temporada de Charité transcurre en la Alemania nazi. La segunda temporada de Charité transcurre en la Alemania nazi. | Foto: © MDR/Julie Vrabelova El éxito no se hizo esperar, los tres primeros episodios alcanzaron en la televisión abierta una cuota del 24,5 por ciento y atrajeron a casi ocho millones de espectadores. Pero el salto a la fama de Babylon Berlin no solo se debe a que el formato serie esté de moda. Es de sobra conocido, que la conducta visual de muchos espectadores parece haber cambiado, entre otras cosas, gracias a proveedores de servicios online como Netflix o Amazon Prime. Si antes el cine era el que llevaba la batuta en el mundo del entretenimiento, hoy en día abunda el  entusiasta del relato largo. El público alemán, además, parece tener cierta predilección por los temas históricos. Miniseries como Charité o Ku’damm ’56 encadenan delante del televisor con regularidad a millones de personas en Alemania. La táctica de ambas series consiste en completar hechos históricos con ficción.

las series históricas, un éxito de exportación

En otros países las series históricas también están de moda, ya se traten de adaptaciones de obras literarias como Jekyll and Hyde o de biografías como la de Isabel II en The Crown. Por eso, quizá, el formato de serie alemán, también basado en un hecho histórico, que más éxito ha tenido internacionalmente sea Deutschland ’83, que además de recibir numerosos premios –entre ellos, un Emmy, el Adolf Grimme, la Cámara de Oro y también un Peabody–, se exportó a otros países.

Del canal de televisión abierta RTL a Amazon Prime: también en la continuación de „Deutschland 83", „Deutschland 86", el espía Kolibri, interpretado por Jonas Nay, es el hombre de las mil caras. Del canal de televisión abierta RTL a Amazon Prime: también en la continuación de „Deutschland 83", „Deutschland 86", el espía Kolibri, interpretado por Jonas Nay, es el hombre de las mil caras. | Foto: © UFA FICTION GmbH/Anika Molnár La serie, cuando apareció en 2015, además de ser un boom resultó ser toda una novedad. Hasta entonces, las producciones alemanas habían sido mayormente ignoradas en el mercado televisivo internacional por mediocres, baratas y aburridas. Sin embargo, la historia del agente germano oriental infiltrado en Alemania del Oeste en 1983, el apogeo de la guerra fría, logró arrancar toda clase de elogios a los medios de comunicación internacionales. Mientras la serie se emitía sin pena ni gloria en el canal RTL –el público no se esperaba de una emisora privada una producción premium–,  era todo un éxito en Suecia, Canadá, Rusia, Estados Unidos e incluso en Australia. Narrado de forma compacta y con suspense, salpicado con hits pop de los años ochenta, este formato de serie tocó la fibra de los espectadores. Fue un alivio para la industria televisiva germana: Alemania sí que era capaz de hacer un programa capaz de competir internacionalmente.
 
También con la serie Das Boot (El submarino), sus productores alcanzaron un gran éxito en el extranjero. Antes de su estreno en Alemania en 2018, la serie ya se había vendido a más de cien países. Quizá debido a sus orígenes, la serie se basa en la película homónima de 1981, que fue candidata a los Oscars y alcanzó reconocimiento internacional.
 
Aunque también otras series alemanas llegaron a optar al mercado internacional, entre ellas Ku’damm ’56 (2016) y Charité (2017), o antes Weißensee y Unsere Mütter, unsere Väter (Nuestras madres, nuestros padres), su alcance siempre fue limitado. De hecho, solo Babylon Berlin alcanzó un éxito equivalente al de Deutschland 83. En cualquier caso, el éxito de exportación es lo de menos, los espectadores alemanes se mantienen fieles a sus gustos, tal y como se comprobó en febrero de 2019, cuando se arracimaron a millones frente al televisor en febrero de 2019, para verla segunda temporada de Charité. La siguiente cita será en otoño, cuando se lance la tercera temporada de Babylon Berlin.

  • <b>Weissensee</b><br><i>Weissensee</i> es una serie sobre la caída de la RDA y la vida de dos familias rivales. Mientras que una es fiel al régimen y trabaja para la Stasi, la otra pertenece a los sectores críticos del sistema, pero surge una historia de amor entre dos miembros de dichas familias. Se trata de una historia sobre la traición, la codicia, la lucha y el poder. A la vez, <i>Weissensee</i> es un thriller político en el que la historia alemana de antes, durante y después de la reunificación juega un papel muy importante.   Foto (detalle): © picture-alliance/dpa/Nestor Bachmann
    Weissensee
    Weissensee es una serie sobre la caída de la RDA y la vida de dos familias rivales. Mientras que una es fiel al régimen y trabaja para la Stasi, la otra pertenece a los sectores críticos del sistema, pero surge una historia de amor entre dos miembros de dichas familias. Se trata de una historia sobre la traición, la codicia, la lucha y el poder. A la vez, Weissensee es un thriller político en el que la historia alemana de antes, durante y después de la reunificación juega un papel muy importante.
  • <b>El submarino</b><br> ¿Sufre de claustrofobia? Entonces puede que ciertos momentos de esta serie le puedan angustiar. <i>Das Boot</i>, que narra los hechos acaecidos en el submarino de guerra alemán U 612 en 1942, logra trasmitir la atmósfera claustrofóbica que se vivió a bordo. Como la angustia que quizá pueda suponer conocer el valor de su presupuesto: en 2018, la continuación en formato serie de la película que dirigió en 1981 Wolfgang Petersen costó veintiséis millones quinientos mil euros. Por episodio, <i>El submarino</i> resultó más cara que <i>Babylon Berlin</i>, la titánica producción de la emisora por cable Sky. Foto (detalle): © Nik Konietzny/Bavaria Fiction GmbH, 2018
    El submarino
    ¿Sufre de claustrofobia? Entonces puede que ciertos momentos de esta serie le puedan angustiar. Das Boot, que narra los hechos acaecidos en el submarino de guerra alemán U 612 en 1942, logra trasmitir la atmósfera claustrofóbica que se vivió a bordo. Como la angustia que quizá pueda suponer conocer el valor de su presupuesto: en 2018, la continuación en formato serie de la película que dirigió en 1981 Wolfgang Petersen costó veintiséis millones quinientos mil euros. Por episodio, El submarino resultó más cara que Babylon Berlin, la titánica producción de la emisora por cable Sky.
  • <b>Charité</b><br>A finales del siglo XIX, los médicos, enfermeros e investigadores del hospital berlinés <i>Charité</i> trabajaron bajo duras condiciones. Simples infecciones terminaban en muerte súbita y más de la mitad de los recién nacidos no sobrevivían. En 1888, el Año de los Tres Emperadores, en la Charité se luchaba contra enfermedades como la sífilis, la difteria y la tuberculosis. La narración transcurre en una atmósfera densa, y hasta la actual dirección del centro ha felicitado la precisión histórica con la que el director Sönke Wortmann cuenta la historia de médicos como Rudolf Virchow o Robert Koch, que supusieron en su momento un hito en la historia de la medicina. Foto (detalle): © MDR/Julie Vrabelova
    Charité
    A finales del siglo XIX, los médicos, enfermeros e investigadores del hospital berlinés Charité trabajaron bajo duras condiciones. Simples infecciones terminaban en muerte súbita y más de la mitad de los recién nacidos no sobrevivían. En 1888, el Año de los Tres Emperadores, en la Charité se luchaba contra enfermedades como la sífilis, la difteria y la tuberculosis. La narración transcurre en una atmósfera densa, y hasta la actual dirección del centro ha felicitado la precisión histórica con la que el director Sönke Wortmann cuenta la historia de médicos como Rudolf Virchow o Robert Koch, que supusieron en su momento un hito en la historia de la medicina.
  • <b>Deutschland ’83 / ’86</b><br>Al Igual que <i>Weissensee</i>, la serie <i>Deutschland ’83</i> aborda la historia de Alemania y de los alemanes. En este caso, sin embargo, prima el suspense: la serie trata de espionaje, de la Guerra Fría y de una posible Tercera Guerra Mundial. En <i>Deutschland ’83</i>, el espectador sigue paso a paso una partida de ajedrez dominada por las grandes potencias mundiales. Existe una continuación: <i>Deutschland ’86</i>, en la que los productores plantean una pregunta compleja: ¿es salvable el comunismo recurriendo a las prácticas del capitalismo? Foto (detalle): ©UFA FICTION GmbH/Anika Molnár
    Deutschland ’83 / ’86
    Al Igual que Weissensee, la serie Deutschland ’83 aborda la historia de Alemania y de los alemanes. En este caso, sin embargo, prima el suspense: la serie trata de espionaje, de la Guerra Fría y de una posible Tercera Guerra Mundial. En Deutschland ’83, el espectador sigue paso a paso una partida de ajedrez dominada por las grandes potencias mundiales. Existe una continuación: Deutschland ’86, en la que los productores plantean una pregunta compleja: ¿es salvable el comunismo recurriendo a las prácticas del capitalismo?
  • <b>Ku’damm ’56/ ’59</b><br>También en esta serie, sus productores se decidieron por un título muy simple: <i>Ku’damm ’56</i> y <i>Ku’damm ’59</i>, para la continuación. En el sentido más estricto, se trata de una película larga de televisión dividida en varias entregas que va sobre la emancipación en los años cincuenta. Para ilustrar la sociedad alemana de posguerra y durante el milagro económico, se toma como ejemplo de la escuela de danza <i>Galant</i>, más bien progre y regentada por una familia en la avenida Ku'damm, en donde se sondean los límites del pudor y se vive libremente la sexualidad. Foto (Zuschnitt): © ZDF/Stefan Erhard
    Ku’damm ’56/ ’59
    También en esta serie, sus productores se decidieron por un título muy simple: Ku’damm ’56 y Ku’damm ’59, para la continuación. En el sentido más estricto, se trata de una película larga de televisión dividida en varias entregas que va sobre la emancipación en los años cincuenta. Para ilustrar la sociedad alemana de posguerra y durante el milagro económico, se toma como ejemplo de la escuela de danza Galant, más bien progre y regentada por una familia en la avenida Ku'damm, en donde se sondean los límites del pudor y se vive libremente la sexualidad.

Top