Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Cambio climático
Ideas atractivas y emocionantes para una sociedad sostenible

Harald Welzer
Harald Welzer | FuturZwei

La protección del clima parece pasar a un segundo plano en tiempos de pandemia. En algunos aspectos, esto puede ser incluso conveniente para muchos: Muchas personas consideran que la perspectiva de tener que abandonar su estilo de vida de derroche de recursos es más una amenaza que una oportunidad. Sin embargo, Harald Welzer, sociólogo y director de la revista Futurzwei, cree que se puede convencer a la gente de las ventajas de una sociedad respetuosa con el clima.
 

De Wolfgang Mulke

Un año de Corona significa también un año de autocontrol y contención de los otros, y la gente ya está harta. Para la transformación ecológica es necesaria una renuncia mayor y más duradera. ¿Se puede comunicar de alguna manera?

Harald Welzer: No creo que el término renuncia sea apropiado. Se trata de crear para preservar los bienes de la civilización, como la libertad y la seguridad de la vida. Pero no hay cambio social contra el que alguien no proteste. Eso es un auténtico ritual. Se trata de preservar los intereses creados: cuando alguien se siente amenazado, empieza a protestar.

¿Necesitamos algo así como una ecodictadura que prescriba un comportamiento claro para aplicar los cambios necesarios?

No, no necesitamos una ecodictadura. Pero el progreso social nunca está exento de conflictos. Podemos repasarlos en toda la historia de la modernidad. El hecho de que hoy tengamos una ley de protección laboral, una ley de libre determinación, la jornada de ocho horas, la seguridad social... todo eso se consiguió luchando primero. Así es como funciona en una democracia moderna basada en el Estado de Derecho.

¿No hay que generar una amplia aceptación entre la población?

La aceptación general es una ilusión. Es una idea infantil que todo el mundo consiga siempre lo que quiere. Y que la política es mala si no lo consiguen. Fíjate en los avances que se han producido gracias a las protestas. Mira el debate sobre el feminismo y la justicia de género. Es muy diferente de lo que era hace 30 o 40 años. Este progreso se ganó a pulso y no se consiguió porque todos los hombres entraran en razón de repente.

Los fabricantes de grandes vehículos utilitarios deportivos se anuncian con imágenes que prometen libertad y confort. ¿Qué historia podría arrojar positivamente el abandono del consumo?

El desequilibrio en la percepción surge del hecho de que la sociedad de consumo cuenta constantemente buenas historias sobre sí misma, mientras que el movimiento medioambiental y climático sólo difunde historias sobre la desaparición del planeta y sobre la frugalidad. Esto es un gran problema desde el punto de vista de la comunicación. Tenemos que hablar de otra manera: de crear, no de prescindir. Después de todo, tenemos razones para modernizar nuestras sociedades. Podemos organizar la movilidad pública mucho mejor. Podemos mejorar las viviendas y modernizar las zonas rurales. Y podemos lograr una agricultura y una nutrición diferentes. No necesitamos ni un solo argumento negativo para ello.

¿Por qué nadie cuenta esta historia?

Lo hacemos en Futurzwei, pero mira la campaña electoral: No hay nada en los programas de los partidos representados en el Bundestag que tenga que ver con un nuevo comienzo. Lo que está escrito allí es todo del siglo XX. ¿Cómo se supone que esto dé lugar a la idea de que sería atractivo y emocionante partir hacia una sociedad diferente? La política según los resultados de las encuestas es, por desgracia, la norma, pero esto no es más que un reparto mal entendido. Los partidos establecidos necesitan contar nuevas historias. Si no se atreven, la sociedad civil tiene que hacerse cargo.

¿Quién tiene que intervenir cuando los partidos fracasan, los Fridays for Future, por ejemplo?

Los movimientos de la sociedad civil como Fridays for Future se encargan de ello, pero en cierta medida también los sectores empresariales, como el financiero. La sostenibilidad es un tema importante. Algunos sectores de producción también están pasando a la descarbonización. En algunas partes, la sociedad está mucho más adelantada que la política.

¿Pueden las minorías marcar la diferencia?

Los movimientos sociales son siempre movimientos minoritarios. Pero fíjate en la influencia de Fridays for Future. El gobierno federal nunca habría elaborado el paquete climático de 2019 si no fuera por este movimiento, aunque sea una minoría.

¿Cómo puede ser un modelo cultural para una sociedad climáticamente neutra?

Quiero que hablemos de otras cosas además de la renuncia y que transmitamos otros valores. ¿De qué habla la gente cuando hace balance poco antes de morir? Ni una sola persona dice que no hice suficientes compras en Amazon. La gente dice que no hablé lo suficiente con mi hijo. Me ocupé demasiado de mis citas y muy poco de mi familia. La gente habla de relaciones, no de consumo. Ese es mi argumento central: las relaciones son lo más importante, porque más consumo no aumenta la felicidad. Hay muchas experiencias hermosas que no tienen nada que ver con el consumo de bienes. Cuando la gente se dé cuenta de los beneficios de la transformación ecosocial, le gustará.
 

 

Top