Acceso rápido:

Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Cuestiones lingüísticas - la columna idiomática
El Duden – El diccionario alemán más conocido

Ilustración: diccionario
¿Qué es un diccionario? | © Goethe-Institut e. V./Ilustración: Tobias Schrank

Hasta la reforma de 1996, la obra ortográfica alemana de referencia era el Duden. Aunque este monopolio ya no existe, muchos son los medios de comunicación, las autoridades y otr*s autor*s de textos que siguen guiándose por las recomendaciones del Duden de ortografía. Kathrin Kunkel-Razum nos habla sobre la persistente carrera de un diccionario.

De Kathrin Kunkel-Razum

Me zumba la cabeza, está llena de palabras en alemán, inglés, español, ruso y algunos brindis en georgiano que me confunden. En Tiflis tiene lugar un encuentro de especialistas en diccionarios, al que asisten personas procedentes de Italia, España, Georgia, Alemania, Francia, Sudáfrica, los Estados Unidos, Países Bajos, Dinamarca, Armenia, Hungría y Portugal para hablar sobre los diccionarios y deliberar cómo se debería formar a los universitarios que en un futuro se dediquen a redactar y a organizar los mismos. Europa cuenta con un programa único en el mundo que capacita a jóvenes de cualquier país a planificar cómo ha de seguir desarrollándose la milenaria tradición de la escritura de diccionarios. Justo ahí comienza el problema, porque ha día de hoy, ¿seguimos considerando como DICCIONARIOS aquello que fueron? ¿No sería mejor denominarlos “sistemas digitales de información de palabras”? O, e incluso antes de lo que pensamos, ¿no usaremos solo bases de datos lingüísticos?

Servicios relativos al diccionario

En la redacción del diccionario Duden nos confrontamos con esas preguntas constantemente. Al fin y al cabo, nuestro propósito es averiguar qué se espera de nosotros en cualquier parte del mundo: ¿diccionarios impresos, un vasto sistema informativo de palabras online, diccionarios offline digitales, apoyo del proceso de escritura mediante un exhaustivo programa de corrección y sugerencias ortotipográficas o, mejor, una base de datos lingüísticos cualificada para instalar en otros programas? Resumiendo, lo quieren todo.

Pero, ¿qué significa esto para una editorial como la nuestra que tiene más de setecientos títulos en catálogo, de los que, sin embargo, la mayoría de los alemanes sólo conoce uno, el “Duden de ortografía”? ¿Y cómo cómo es posible que los alemanes, por muy familiar que les resulte el nombre Duden, de la múltiple oferta de la editorial solo tengan en sus hogares EL DUDEN, a saber, el diccionario ortográfico?

El profesor Duden y la ortografía

Konrad Duden era profesor de alemán y director de un instituto, cuando en 1880 lanzó al mercado por un marco el Diccionario Ortográfico Completo de la Lengua Alemana. Fue publicado por la editorial del Instituto Bibliográfico de Leipzig. La misma editorial se encargó de difundir las veintiséis ediciones siguientes, después incluso de que la sede se traladase a Berlín. En 1880, todavía no existía en Alemania una ortografía unificada. Fue entonces cuando Duden analizó los diccionarios existentes, sin perder de vista qué dificultades ortográficas manifestaban sus alumnos. De todo ese material surgió un libro, un Orthographikon, es decir un diccionario ortográfico cien por cien.

aún en nuevas ediciones un bestseller

Esta obra junto a sus sucesivas ediciones fueron un éxito de ventas, especialmente después de que, tras la Segunda Conferencia Ortográfica de 1901, llegara a decretarse, en cierto sentido, como diccionario oficial. Este tipo de diccionario ortográfico presenta, sin embargo, una particularidad en comparación con otros países. Nunca dejó de ser un diccionario ante todo y sobre todo conocido como ortográfico, a pesar de incluir datos gramaticales como, por ejemplo, en el caso de los sustantivos, tanto del género como de la forma de genitivo y de plural. No es extraño tampoco que se explique el significado de un término, y se indique su pronunciación y sugerencias de uso. Sin embargo, ninguno de los grandes diccionarios semánticos de la editorial que sí que explican pormenorizadamente el significado de cada palabra, jamás alcanzó el grado de popularidad de este diccionario. El caso de Francia o Gran Bretaña es completamente distinto, donde los grandes diccionarios semánticos son sin duda los más conocidos (sin ir más lejos el Oxford English Dictionary). Todos estos diccionarios guardan, sin embargo, algo en común: la aparición de una nueva edición y sus miles de nuevas palabras correspondientes resulta ser todo un acontecimiento mediático, cuando el idioma de otra forma apenas despierta interés. La gente llega a discutir cómo es posible que  una palabra aparezca en el Duden y otra no. ¿Y de qué depende? No se pierdan la próxima entrega de la nuestra Columna idiomática.
 

cuestiones lingüísticas – La columna idiomática

En nuestra columna idiomática, trataremos regularmente cuestiones lingüísticas de relevancia cultural y social. ¿Cómo evoluciona el lenguaje? ¿Qué actitud mantienen l*s autor*s frente al lenguaje? ¿ Cómo caracteriza el lenguaje a una sociedad?
Profesionales del lenguaje o muy afines a él presentarán sus temas.

Top