Paula Rosolen A TRAVÉS DEL TIEMPO Y EL ESPACIO

Paula Rosolen
Paula Rosolen | Foto: privat

La bailarina alemana Renate Schottelius ejerció una gran influencia en la danza latinoamericana tras llegar a Argentina exiliada en 1936. Su interés por esa artista motivó a Paula Rosolen varias décadas más tarde a viajar Alemania.

Paula Rosolen desanduvo por así decirlo el camino del exilio que en 1936 había recorrido Renate Schottelius escapando de nazismo. Durante su formación como bailarina en Buenos Aires, Rosolen había conocido el legado de esta artista alemana, que tan profunda como perdurablemente influyó el panorama de la danza argentina y latinoamericana tras su llegada de Europa.

La figura de Schottelius despertó curiosidad en Rosolen, quien comenzó a investigar sobre la artista, dedicándole posteriormente su trabajo final con el que concluyó su maestría en Coreografía y Performance de la Universidad Gießen. Esta “coreografía documental” – Die Farce der Suche. Ein Solo von und über Renate Schottelius (La farsa de la búsqueda. Un solo de y sobre Renate Schottelius)- se estrenó en 2010 y marcó el comienzo del trabajo coreográfico de Paula Rosolen, en cuyo contexto la artista se traslada continuamente entre Alemania, Europa y Argentina.

Continuando la línea de su primera coreografía, sus trabajos posteriores se inscriben también en una perspectiva documental, abordando temas tan diversos como los musicales (Libretto/Libreto, 2012), el rol y estatus del maestro concertador (Piano Men/El hombre del piano, 2013), la aeróbica, como gimnasia deportiva comercial (Aerobics! Ein Ballett in drei Akten(¡Aeróbica/ Un ballet en tres actos, 2015) o el teatro de marionetas japonés (Puppets/Muñecas, 2016). Esta última coreografía fue el resultado de una beca Villa Kamogawa de tres meses en Kyoto.

El continuo movimiento por diferentes espacios y lugares y a través de la historia se ha transformado en cierto modo en la base de la creación artística de Paula Rosolen. A nivel personal, esto se traduce en una vida inestable, que es el precio que muchos y muchas artistas contemporáneos tienen que pagar, independientemente del lugar en que hayan nacido.