Cine y libros para ciegos ¿Cuánta accesibilidad tienen los medios en Alemania?

Personas ciegas leen con los dedos
Personas ciegas leen con los dedos | Foto: © Fotolia

Las personas ciegas quieren cultura sin obstáculos. Pero la oferta de películas y libros para ellas es limitada. Y eso sería fácil de cambiar.

También a los ciegos les gusta leer. Muchos incluso van al cine. Ellos quieren cultura sin obstáculos. Sin embargo, el cine para ciegos en Alemania apenas existe. También el acceso a literatura apta para ciegos no ha avanzado en años porque no está claro quién es el responsable para su aplicación. Ciegos y no-videntes no se registran en Alemania. Estimaciones basadas en sondeos hechos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en otros países en 2002 hablan de  aproximadamente 1.2 millones de personas no-videntes en Alemania.

Cuando no se ve una película sino que solo se escucha se entiende la trama a grandes rasgos gracias al sonido. A través de los sonidos y diálogos se forman imágenes en la cabeza. También la música puede dar pistas importantes acerca del ambiente en escena. Sin embargo, la mayoría de las imágenes quedan invisibles para los ciegos. La solución se llama audio descripción, es decir la descripción acústica de una imagen. En los momentos en los cuales no se habla en la película se escucha una voz. Esa voz describe todo lo que transcurre en silencio: lo visible de las figuras, gestos y expresiones del rostro. También incluye la lectura de subtítulos.

La audiodescripción es obligatoria pero no se emite

Las descripciones son breves ya que deben tener cabida en los momentos silenciosos de la película. Así no se pierde nada de la trama y las personas ciegas disfrutan de una experiencia cinematográfica completa. En la televisión alemana son principalmente los canales públicos ARD, ZDF y Arte los que emiten audio descripciones. Con el Premio Alemán de audio descripción se quiere promover la conciencia por la ausencia de obstáculos en el cine. En 2016 se premió el drama británico 45 Años con Charlotte Rampling y Tom Courtenay y Borowski und der Himmel über Kie, una novela policíaca de la serie Tatort como mejores audio descripciones.

Para que una película reciba fondos de apoyo se debe producir audio descripción para ciegos. Esto hoy en día en Alemania está establecido por ley. Sin embargo, no hay ninguna obligación de emitir las películas también sin obstáculos. Una situación absurda: muchas películas para las cuales en principio existe una versión para ciegos no se emiten sin obstáculos. Especialmente las películas más exitosas se ven rara vez con audio descripción.

Harry Potter en letras de relieve llena varias estanterías

Igual de limitada está la situación en el mercado de libros: solo el 5% de los libros en alemán está disponible para ciegos. En Alemania los ciegos suelen aprender Braille, una escritura que consiste en una superficie de puntos que se lee con los dedos. Hay imprentas que convierten libros en Braille, por ejemplo la Punktschriftdruckerei en Paderborn. El problema de los libros Braille es que son caros e inmanejables – por ejemplo, la completa colección de Harry Potter en letras de relieve llena varios estantes. En este contexto, el audiolibro está más avanzando.

Cada best seller va acompañado por un audiolibro. Sin embargo, las obras a menudo son abreviadas – y además, más caras que sus equivalentes impresos. Librerías de audiolibros para ciegos podrían constituir una alternativa: ahí se producen audiolibros que no están abreviados, los cuales las personas ciegas pueden pedir prestados de forma gratuita. No se trata de audiolibros comerciales, tal como se venden en librerías sino las lecturas se adaptan a las necesidades de oyentes ciegos: las imágenes se explican, las tablas se descifran y a través de un formato de datos especial con el nombre Daisy (Digital Accessible Information System) estos audiolibros incluso pueden temblar. En Alemania existen librerías de audiolibros par ciegos en Berlín, Bonn, Hamburgo, Leipzig, Marburg, Múnich y Münster. La Biblioteca Central Alemana para Ciegos (DZB, fundada en 1894) en Leipzig es la biblioteca más antigua para ciegos en Alemania y una de las más grandes. Hay 5.000 usuarios que habitualmente piden prestados libros en Braille y audiolibros de un contingente de unos 50.000 medios. Una oferta parecida tiene la Biblioteca Alemana para Ciegos en Marburg con 45.000 títulos Daisy. Son cientos de libros Daisy los que envían diariamente las dos bibliotecas, Norddeutsche Blindenhörbücherei e. V. y Stiftung Centralbibliothek für Blinde en Hamburgo – lo cual significa que por año se piden unos 165.000 títulos.

Frenado por una disputa de competencias 

Un gran obstáculo sigue siendo el derecho de la propiedad intelectual en Alemania. El que quiera producir un libro sin obstáculos necesita el permiso del dueño de los derechos. Y las editoriales no siempre acceden a las peticiones. Un nuevo acuerdo de la UE podría remediar la situación: El Tratado de Marrakech prevé que la literatura sin obstáculos se pueda producir sin el permiso del dueño de los derechos. Esto facilitaría mucho el trabajo de las bibliotecas para ciegos.

Pero aunque el Tratado de Marrakech fue ratificado por la UE ya en 2013, el gobierno alemán aun no lo pone en práctica. El motivo es una disputa entre la Comisión Europea y los países miembros de la UE acerca de la competencia judicial. Solo cuando se zanje esta pelea habrá acceso a una selección más amplia de libros.