Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

50 años de ECM
En una onda diferente

Atraídos por otro tipo de sonido: El ECM también pudo atraer a estrellas estrellas mundiales como el pianista Keith Jarrett.
Atraídos por otro tipo de sonido: El ECM también pudo atraer a estrellas estrellas mundiales como el pianista Keith Jarrett. | Foto (detalle): © ECM Records/Henry Leutwyler

De sello discográfico de nicho a casa productora de discos del mundo: ECM Records de Múnich ha producido en el último medio siglo no solamente estrellas de talla mundial de jazz y música clásica, también ha marcado una pauta propia en el mundo de la música.
 

De Roland Spiegel

Diseño moderno y tipografía creativa, las cubiertas de los discos podrían ser también cubiertas de tomos de poesía: La exigente estética fina y artística es representativa del sello de discos de Múnich fundado en 1969 ECM (“Edition of Contemporary Music”), el cual produce a intérpretes populares como Carla Bley, Keith Jarret, Pat Metheny o Anna Gourari. Alguna vez en sus inicios un modesto sello de jazz de vanguardia, el ECM es hoy uno de los sellos discográficos más exitosos del mundo – no sólo de jazz sino también para la música clásica y contemporánea. En años anteriores el ECM ha ostentado once veces, bajo la dirección del fundador y productor Manfred Eicher, la posición más alta para el “Label of the Year” y “Producer of the Year” en la encuesta para críticos de la revista estadunidense Down Beat. De sus hasta ahora 1600 álbumes lanzados forman parte éxitos de venta como el Köln Concert (Concierto de Colonia) de Keith Jarrett grabado en 1975 – entretanto con un tiraje de alrededor de cuatro millones de copias, el álbum de solista para piano más vendido de todos los géneros; producciones del sencillo y mágico lenguaje de sonidos del compositor estonio Arvo Pärt, la colección completa de las 32 sonatas para piano de Beethoven por András Schiff o también la música de orquesta y cámara del compositor austriaco Thomas Larcher.
Portadas de discos como tapas de tomos de obras de poesía son una de las marcas distintivas del ECM. Portadas de discos como tapas de tomos de obras de poesía son una de las marcas distintivas del ECM. | Foto: © ECM Records Portadas de discos como tapas de tomos de obras de poesía son una de las marcas distintivas del ECM. Portadas de discos como tapas de tomos de obras de poesía son una de las marcas distintivas del ECM. | Foto: © ECM Records

En una onda diferente

En el año de 1969, con el surgimiento en el rock del clásico Abbey Road de los Beatles y Tommy de The Who, comenzó también la historia del ECM: En aquel entonces Manfred Eicher, con formación de contrabajista, se disponía a producir música bajo su propio sello. El dinero para ello lo obtuvo del empresario Karl Egger, quien puso también a su disposición espacios, se hizo cofundador y, junto con Eicher, director del sello. El primer lanzamiento: El álbum grabado el 24 de noviembre de 1969 Free at last del pianista estadunidense Mal Waldron.

Waldron, alguna vez acompañante de la gran cantante de swing Billie Holiday e integrante de banda con el bajista Charles Mingus, vivía en aquel entonces en Múnich y era con su forma de tocar no convencional y de personalidad marcada exactamente la figura que el nuevo sello necesitaba. El eslogan Free at last  – basado en las últimas palabras del famoso discurso de Martin Luther King I have a dream del año 1963 – lo relacionó el pianista con la música que tocaba aquí: Free Jazz. Al mismo tiempo, el título del disco para el primer producto de un sello independiente era programático: Representaba una producción musical libre, independiente de los grandes consorcios, en una pequeña compañía. O como escribe la revista estadunidense Jazz Times: “No es probable que alguien que escuchara en aquel entonces Free at Last le dedicara gran atención al recién creado sello. Pero un mensaje ignorado sigue siendo un mensaje: Estamos en ondas diferentes.“ (Engl. Original: "It's doubtful that anyone who heard Free at Last in its day took particular notice of its fledgling label, but an unheeded message is still a message: We're on a different wavelength.")
Mal Waldron, Isla Eckinger, Manfred Eicher y Clarence Becton en el estudio de grabación. Mal Waldron, Isla Eckinger, Manfred Eicher y Clarence Becton en el estudio de grabación. | Foto: © ECM Records/Manfred Scheffner

Arte de viento como lenguaje de sonidos

Fue esta otra onda, la del tipo de sonido propio, la que hizo posible más tarde para el ECM ganar para sí a estrellas de talla mundial como el pianista Keith Jarrett. Manfred Eicher le escribió al por aquel entonces ya conocido músico una carta y le envió junto con ella un disco de prueba de una de sus producciones recientes. En la carta le presentaba a Jarrett sus ideas sobre como, en su opinión, deberían grabarse los sonidos del músico. Keith Jarrett aceptó y grabó el 10 de noviembre de 1971 en Oslo el álbum solista Facing you para el ECM. Junto con el éxito Köln Concert, The melody at night, with you (1999) de Jarrett forma parte también de las producciones más exitosas del ECM: Con cerca de 800,000 copias vendidas le sigue en quinta posición detrás de Offramp von Pat Metheny, Officium de Jan Garbarek con el Hilliard Ensemble y Return to Forever de Chick Corea, todos con alrededor de 1.1 millones de copias.
Contrabajista y cofundador del ECM Manfred Eicher Contrabajista y cofundador del ECM Manfred Eicher | Foto: © Bart Babinski Sobre todo con su estética de un “arte de viento”, como le llama a la música, el ECM ha agudizado la sensibilidad de muchos escuchas – un lenguaje de sonidos que permite tanto aire como sea posible entre los sonidos. El sello lanza además música que une de forma sensible a mundos distintos, como la del laudista Anouar Brahem. También en el jazz contemporáneo el ECM ha mostrado mucho sentido para lo extraordinario. Eicher dice que le interesa especialmente la “música en los márgenes“. Pues: “Debemos aprender de nuevo a escuchar – con oídos abiertos. Incluso a escuchar con música que al principio nos parece extraña.”

Top