Becas

Beca a la Excelencia Foto: © Goethe-Institut

BECA A LA EXCELENCIA 2019

El Goethe-Institut selecciona a mediados de año a un alumno/una alumna que reúna determinadas condiciones y le otorga una beca a la excelencia para un curso de alemán en un Goethe-Institut de Alemania. La beca incluye un curso de alemán de un mes de duración, el pasaje aéreo, la estadía y el seguro médico por la duración del curso.
 


ENTREVISTA CON PABLO ANDRÉS OLIVERA FLORES BECA A LA EXCELENCIA 2019


Nombre:

Pablo Andrés Olivera Flores

Edad:

29

Ocupación:

Estudiante de Comunicación Social y Lingüística e Idiomas.

Hobbies:

Me encanta todo lo relacionado a la enseñanza y aprendizaje de idiomas extranjeros: estar en constante práctica y hablarlos tanto con otros estudiantes como con hablantes nativos. También me gusta la geografía, la vexilología, la historia universal y el fútbol.

¿Dónde y por qué aprendes alemán?

Desde que comencé, lo aprendí únicamente en el Goethe-Institut de La Paz, Bolivia. En un principio, decidí hacerlo por curiosidad puesto que ya había terminado con el aprendizaje del inglés y el portugués. Actualmente también aprendo francés. Lejos de intimidarme, la dificultad del alemán, me motivó a seguir adelante hasta poder alcanzar un buen nivel. Quería demostrarme a mí mismo que podía lograrlo y a medida que fui avanzando, me enamoré del idioma, la cultura y la sociedad alemana. Desde entonces he tenido la idea de viajar a Alemania para conocer en persona todo aquello que ya he visto en fotografías, libros y películas. Además, ya estoy en la recta final de mi formación académica por lo que la idea de poder continuar con mis estudios en la República Federal de Alemania no hace más que llenarme de alegría, esperanza e ilusión.

¿Cuánto tiempo estás en el instituto?

Comencé a estudiar alemán en el Goethe-Institut de La Paz en junio de 2013. Anteriormente no había tenido ningún tipo de contacto académico con el idioma. Meses antes de comenzar, encontré los apuntes de alemán de mi padre en el ático de casa. Él estudió por un año en el Goethe-Institut con la idea de hacer una maestría en Alemania Occidental allá por los años ochenta; sin embargo, nunca realizó ese sueño. En fin, leí sus libros y revisé sus cuadernos durante unas cuantas semanas. Primero no comprendía nada y después de un tiempo había logrado un vocabulario básico, por esa razón decidí que quería aprender alemán.
Una vez en el instituto, no paré hasta concluir con el nivel B1 en diciembre del 2014. Después de un semestre de pausa, regresé en junio de 2015 y, a fines de ese año, terminé con el nivel B2. Desde aquella ocasión, he retornado al instituto en 4 ocasiones. Dos de ellas fueron para pasar los exámenes oficiales B1 y B2. En las otras oportunidades, regresé en julio de 2018 y mayo de 2019 para cursar los cursos B2+ y B2.3 respectivamente. También asistí a distintos cursos de conversación a lo largo de los años. En pocas palabras, no he parado de ir al Goethe-Institut desde que comencé con toda esta pasión por la primera vez hace ya más de seis años.

¿Qué piensas de Alemania, de su gente y de su cultura?

Alemania me parece un país único y sorprendente que ha sabido reponerse de todas y cada una de las adversidades que le ha tocado vivir. Su orden y disciplina la han llevado hasta donde se encuentra actualmente: ser una potencia industrial global y uno de los principales líderes políticos y económicos de la Unión Europea. De hecho, Alemania no sólo es protagonista en su contexto, sino que es un referente a nivel mundial. Distintas instituciones, organismos y el mismo Gobierno alemán se encuentran presentes en Bolivia mediante planes de cooperación internacional y programas de desarrollo. Por eso considero que la relación entre nuestros países es algo muy especial.
Debido a la variedad de proyectos, cada año llegan a Bolivia profesionales, estudiantes y voluntarios de distintas partes de Alemania. Gracias a este hecho, aquí he podido conocer a un buen número de personas y esto, a su vez, me ha permitido constatar que los alemanes pueden llegar a ser muy buenos amigos cuando entran en confianza, más aún si puedes hablar el idioma; ellos lo aprecian mucho y siempre quedan sorprendidos. El tiempo ha pasado y todavía sigo en contacto a la distancia con algunos de ellos. Todo esto muestra para mí los valores de Alemania y su gente: la amistad, el orden y siempre estar abierto a la aventura.
Respecto a la cultura, siempre he buscado más allá de las imágenes e ideas que predominan en el imaginario colectivo. Para mí, Alemania es mucho más que cerveza, pantalones de cuero y embutidos. Mi fascinación por la lingüística, la historia, el fútbol y la gastronomía me han hecho buscar todo lo que Alemania puede ofrecer al respecto y lo mejor es haberlo encontrado. Por ejemplo, me encanta el cine alemán, en especial si es de carácter histórico ya que siempre me ha permitido ampliar mi vocabulario y conocer más acerca del país en diferentes ámbitos y facetas. Igualmente, estoy suscrito a una variedad de canales y páginas en todas mis redes sociales (Facebook, Instagram y YouTube) para mantenerme al tanto de la actualidad y las curiosidades. Considero que el idioma me ha abierto las puertas a estos nuevos intereses culturales, nada de esto hubiera ocurrido sin esta preciada llave.

¿Tus planes para el futuro consideran emplear el idioma alemán?

Definitivamente. Las universidades alemanas son sinónimo de excelencia y el título universitario que otorgan goza de una gran reputación a nivel internacional. Por esta razón, Alemania se encuentra en primer lugar cada vez que considero realizar una maestría en el extranjero. En mi caso, estudié dos carreras polifacéticas (Comunicación Social y Lingüística e Idiomas) lo cual considero, amplía mis posibilidades al momento de encontrar la especialización indicada entre miles de opciones que las facultades brindan. Además, el sistema universitario alemán ofrece una gran variedad de becas y ciudades en las cuales estudiar. En resumen, es el país perfecto para alguien con mi perfil académico, por lo que el idioma alemán será fundamental en mis futuros planes.
 
 
Eres el ganador de la beca a la excelencia que otorga el Goethe-Institut, ¿cuál es la ciudad que elegiste y cuándo vas a Alemania?

Quiero agradecer al Goethe-Institut La Paz por la maravillosa oportunidad que me brinda. Por fin podré conocer Alemania, mi sueño más grande durante los últimos seis años. La ciudad que he escogido para este primer gran viaje es Múnich, la capital del estado federado de Baviera, al sudeste del país. Se trata de una ciudad rodeada de áreas verdes y que se encuentra a corta distancia de hermosos paisajes, antiquísimas construcciones y los sorprendentes Alpes.
A su vez, me encantan los desafíos lingüísticos. De lo contrario no habría aprendido alemán. Por esa misma razón espero poder recoger los aspectos más básicos del bávaro, un dialecto regional muy marcado y característico de Baviera y Austria. Ya lo he dicho anteriormente, el idioma es la llave a la cultura.
Estaré en Múnich a partir la última semana de noviembre. Eso quiere decir que llegaré justo para la época de Adviento: visitar mercaditos y ferias navideñas, hacerle frente al gélido clima con un tradicional Glühwein y pasar una blanca Navidad. Una vez más, aprovecho para darle las gracias al Goethe-Institut La Paz. Este sueño de años no se habría hecho realidad sin su ayuda. De todo corazón, muchísimas gracias.

Pablo Andrés Olivera Flores




Informe de nuestros becarios de la gestión 2018

Ignacio Asturizaga Prudencio



Informe de nuestros becarios de la gestión 2017

PDF MARIA RENEE QUIROGA VARGAS


 

PDF GASTON LOAYZA UBERHUAGA

 

Beca Multiplicadores

Cada año es seleccionada una persona del ámbito cultural con conocimientos de alemán para hacer un curso de alemán en Alemania con la posibilidad de hacer contactos profesionales.

DAAD

El DAAD (Servicio de Intercambio Académico de Alemania) es la institución que más becas otorga anualmente para estudios de doctorado y postgrado en Alemania.
Broschüre "Oferta de Becas 2020-2021" (PDF, 1 MB)