Cine inclusivo Hacia un cine sin barreras

Cinema Connect
Cinema Connect | © Sennheiser

Para muchas personas con discapacidad visual o auditiva, el cine es un panorama fuera de sus posibilidades. Esto podría cambiar en un futuro cercano gracias al desarrollo de nuevas apps, modalidades de streaming y gafas digitales que harían del cine una experiencia mucho más inclusiva.

¿Películas sin imágenes o sin sonido? Esta es la realidad para muchas personas con discapacidad visual o auditiva. Sin embargo, la situación podría cambiar gracias al desarrollo de nuevas tecnologías digitales. Si bien para los espectadores con discapacidad auditiva desde hace ya tiempo existen algunas soluciones técnicas, como los detectores de bucles de inducción que amplifican el sonido en la sala de cine para hacerlo audible con audífonos, la digitalización del cine implica un notorio mejoramiento del que podrán beneficiarse más de un millón de discapacitados visuales y unas doscientas mil personas con discapacidad auditiva en Alemania. Las nuevas soluciones tecnológicas, fáciles de operar y muy discretas, les darían la posibilidad de acercarse al cine a muchas personas que no se sienten a gusto con la realización de exhibiciones especiales. Estos avances constituyen también un importante aporte a los esfuerzos del mundo político por procurar mayor inclusión en el ámbito cultural. Inclusión significa, simplemente, que todas las personas estén en condiciones de participar en igualdad de condiciones de los procesos sociales.

En el cine, esa posibilidad es cada vez más cercana. La empresa Sennheiser ha desarrollado una tecnología, que bajo el nombre de Cinema Connect, ofrece a personas con discapacidad visual o auditiva una app que les permite conectarse en el cine a través de una red inalámbrica y acceder, por esa vía, a una pista de sonido adicional para obtener una audiodescripción (también llamada videodescripción y abreviada AD) o un apoyo auditivo. En la audiodescripción se utilizan las pausas de los diálogos para describir en pocas palabras los elementos centrales del argumento, la gesticulación, la mímica o la ambientación de una película. Este servicio tiene un costo cercano a los 5.000 euros. En el caso del apoyo auditivo, el sonido se transmite directamente a través de audífonos.

Las pistas de sonido especiales se emiten vía streaming en tiempo real a los teléfonos móviles, de manera que los usuarios puedan recibir el sonido de las películas a través de audífonos. Esta tecnología ya se implementó de manera piloto en la sala de cine Abaton en Hamburgo, en mayo de 2014.

Una solución integral

Cinema Connect está concebido no solo como una solución técnica, sino más bien como un recurso inclusivo e integral. Esta aplicación facilita al usuario también la búsqueda de salas de cine que ofrecen películas con apoyo auditivo vía streaming.

Desde septiembre de 2014 se encuentra en el mercado una versión básica de la app, así como del equipo complementario para los cines. “En 2015 Cinema Connect comenzará a ofrecer nuevas herramientas, por ejemplo un mapa de toda Alemania con la información relevante no solo de cines, sino también de museos, teatros y centros deportivos que ofrecen eventos para personas con discapacidad”, dice Stefan Peters, el vocero de la empresa.

Actualmente, la empresa Greta & Starks ya distribuye gratuitamente las dos aplicaciones que hacen honor a su nombre: Greta y Starks. Estas apps encuentran en la sala de cine de manera automática la película correcta, por medio de una huella digital similar a la del programa de reconocimiento de música Shazam. Greta permite a los espectadores con deficiencia visual escuchar a través de audífonos la descripción de la película en un oído, mientras perciben los efectos de sonido y la música en el otro. Starks, por su parte, muestra los subtítulos de las películas de manera sincronizada en el teléfono móvil.

“Desde febrero de 2014, ambas apps han posibilitado más de nueve mil visitas al cine mediadas a través de estas herramientas inclusivas, mayoritariamente en Alemania, pero también en Austria y en Suiza”, señala Seneit Debese, fundadora de la empresa Greta & Starks. “Hemos recibido muchos comentarios gratificantes”, agrega.

Fomento cinematográfico para la inclusión

Estas apps se benefician de una nueva regulación incluida en la Ley Alemana de Fomento al Cine, según la cual, a partir de mayo de 2013, toda película que reciba apoyo del Filmförderungsanstalt (Instituto de Fomento del Cine, FFA por sus siglas en alemán) debe tener una copia inclusiva con audiodescripción para discapacitados visuales y subtítulos para personas con problemas auditivos. En el caso del Deutscher Filmförderfonds (Fondo Alemán de Fomento al Cine, DFFF por sus siglas en alemán), existe una regulación similar vigente desde enero de 2013. Desde inicios de 2014, las salas de cine pueden solicitar al FFA la cobertura del 50% de los costos para la instalación de equipos inclusivos. Según una lista elaborada por el FFA, cuarenta películas inclusivas están ya siendo exhibidas o lo serán durante 2015.

Debemos señalar que, en la actualidad, algunas distribuidoras equipan voluntariamente títulos internacionales con autodescripción y subtítulos, utilizando las tecnologías que ofrece Greta & Starks: “Incluso hay algunas películas comerciales planificadas.” Para los subtítulos, en un futuro cercano estará disponible un modelo de anteojos electrónicos de bajo precio, que los proyecta en los cristales a través del comando de la propia mirada.

Gafas electrónicas

Ya a comienzos de 2013, Sony introdujo un modelo de gafas de subtitulado en el mercado alemán. El dispositivo, llamado Closed Caption Glasses, dispone de un visor transparente que permite visualizar los subtítulos de una película. Esta tecnología fue desarrollada originalmente para personas con discapacidad auditiva, pero también puede utilizarse como apoyo a la comprensión idiomática de películas en versión original. Los anteojos pesan solo 84 gramos, pueden contener subtitulados en hasta seis idiomas y usarse sobre los lentes convencionales.

Las audiodescripciones, por su parte, no solo encuentran aplicación en el cine, sino también en el mercado del DVD y en la televisión. En 2009, los canales públicos alemanes exhibieron alrededor de 750 películas con apoyo sonoro; en 2012, fueron cerca de 1.400. La Unión Alemana de Ciegos y Discapacitados Visuales ha tenido un importante rol en este desarrollo, con la creación en 2001 de la Deutsche Hörfilm gemeinnützige GmbH (Sociedad Alemana de Fomento del Cine con Audiodescripción, DHG por sus siglas en alemán). Esta empresa sin fines de lucro organiza desde 2002 el premio alemán a la película con apoyo sonoro, cuyo ganador es escogido por el público.

La resonancia del cine inclusivo entre los discapacitados visuales ha sido hasta la fecha más bien modesta. Según la gerente de DHG, Martina Wiemers, es necesario un mayor trabajo de parte de las salas de cine. “Históricamente los cines han tenido muy poco que ofrecer a los ciegos. Por lo mismo, las salas deben hacer un trabajo de difusión expreso de estas nuevas posibilidades con el público objetivo al que apuntan. Por otra parte, el público mismo debe transmitir a los cines lo que necesitan y les interesa.”