Experimentos escénicos en la Bauhaus La danza del hombre nuevo

Figurines del Ballet triádico. Réplicas del Centro Universitario Senac, São Paulo
Figurines del Ballet triádico. Réplicas del Centro Universitario Senac, São Paulo | Foto: Stiftung Bauhaus Dessau

¿La síntesis escénica de la máquina y el “hombre nuevo”? ¿O acaso una escena completamente maquinal? La exposición Hombre–Espacio–Máquina. Experimentos escénicos en la Bauhaus ofrece un panorama de los trabajos y conceptos en torno al teatro, la danza y el espacio acuñados por el taller de artes escénicas de la legendaria escuela de arte y diseño.

Provistos de máscaras grotescas, soldados de infantería disparan un cañón; de cara a una central telefónica, una operadora manipula cables; docenas de obreras sincronizadas ensamblan dispositivos tecnológicos: apenas el visitante ingresa en esta muestra, una serie de fotografías documentales de las décadas de 1910 y 1920 lo transporta a aquella época en que la estandarización y mecanización industrial producían todo un reordenamiento de la relación entre el cuerpo, el espacio y el movimiento. La exposición se titula Hombre–Espacio–Máquina. Experimentos escénicos en la Bauhaus y da cuenta de aquel nuevo abordaje artístico del teatro, la danza y el espacio escénico que buscó dar respuesta a los cambios que, como consecuencia del progreso tecnológico, marcaron la sociedad de comienzos del siglo XX.

Organización de la forma y del movimiento

Esta es la primera vez que una exposición se dedica explícitamente a los trabajos escénicos de la Bauhaus. Fundado por Walter Gropius en 1921, el “taller de arte escénico” de la Bauhaus tuvo como director a Oskar Schlemmer, quien, influenciado por László Moholy-Nagy, supo llevar adelante auténticos experimentos escénicos. Las ideas de estos tres maestros de la Bauhaus –Gropius, Schlemmer y Moholy-Nagy– son las que aparecen plasmadas en el llamado “triálogo”, una suerte de pieza radiofónica o collage de audio que completa la parte introductoria de la muestra. Se trata de una conversación ficticia, compuesta por citas auténticas de estos tres protagonistas del taller escénico, que permite al oyente darse una impresión de sus ideas de aquel entonces. Así, por ejemplo, se oyen conceptos del arquitecto Gropius, quien consideraba que una producción escénica es “una unidad orquestal íntimamente emparentada con una obra de arquitectura”. Schlemmer y Moholy-Nagy, por su parte, ven en la relación del hombre con la tecnología el elemento decisivo para la configuración del “hombre nuevo”. En efecto, Schlemmer parte de una concepción de la danza teatral en la que las tecnologías escénicas y las técnicas corporales de la danza se ponen al servicio del hombre, y “en la que no predomina el lamento por la mecanización sino el gusto por la precisión”. En el mismo orden de ideas, Moholy–Nagy habla de “una comprensión acabada de la máquina como base de una nueva organización de la forma y del movimiento”.
 

Trialog

Walter Gropius, László Moholy-Nagy und Oskar Schlemmer in einem fiktiven Gespräch über das moderne Theater
Audio wird geladen
Torsten Blume (Regie), Torsten Blume und Christian Hiller (Konzeption, Textkomposition aus Originalzitaten), Sprecher: Raphael Kuehler (Oskar Schlemmer), Steffen Klewar (Walter Gropius), Marton Peter Nagy (László Moholy-Nagy), Felix Lehmann (Produktionsleitung, Schnitt), Jaike Hermann (Projektkoordination)

Eine Produktion der Stiftung Bauhaus Dessau für die Ausstellung Mensch – Raum – Maschine. Bühnenexperimente am Bauhaus, 2013

Con los recursos de la abstracción

Estrenado en Stuttgart en 1922, el Ballet triádico de Oskar Schlemmer es uno de los ejemplos más rotundos y conocidos de aquella estética escenográfica que caracterizó tanto a los maestros como a los alumnos de la Bauhaus, y que buscó poner en relación al hombre con la máquina. El resultado de esta relación se puede ver en el carácter geométrico y abstracto del vestuario de la danza de la Bauhaus, replicado para esta exposición por un grupo de estudiantes de São Paulo. Curada por Torsten Blume y Christian Hiller, Hombre-Espacio-Máquina muestra que el diseño de formas de la Bauhaus también encontraba expresión en el taller de arte escénico: efectos lumínicos de Schlemmer, Moholy-Nagy y Ludwig Hirschfeld-Mack, figurines y bocetos de escenografías de Andor Weininger, Xanti Schawinsky y Joost Schmidt, así como fotografías de bailarines en acción documentan la influencia de las diferentes corrientes de la Bauhaus en las puestas escénicas. La idea de presentar al hombre como réplica de la máquina –como lo hace el Ballet triádico de Schlemmer– se inscribe en el concepto más radical de una escena cuasi maquinal, compuesta exclusivamente por formas, colores, luz, sonido y movimiento. Un ejemplo de esto es el Ballet mecánico de Kurt Schmidt, de 1923. En Teatro total, el proyecto irrealizado de Gropius, el teatro completo deviene en una máquina de arquitectura escénica, que se mueve y transforma permanentemente durante la función, convirtiendo al espectador en el verdadero actor de lo que está aconteciendo.
 

Die Ausstellung Mensch–Raum–Maschine wurde von Dezember 2013 bis April 2014 in Dessau, sowie Mai bis September 2014 in Høvikodden, Norwegen und von Oktober 2014 bis Januar 2015 in Seoul, Korea gezeigt.

 
In der Reihe Edition Bauhaus sind parallel zu der Ausstellung Mensch–Raum–Maschine zwei DVDs zu Bauhaus-Bühne und -Tanz erschienen. Beide Filme sind auch im Filmkatalog des Goethe-Instituts zu finden.