Libros escolares en formato digital Wikipedia para docentes

Schulbuch-o-mat

El aula digital del futuro va a necesitar materiales de enseñanza y de aprendizaje en formato digital. Y la clave para su acceso estará en los recursos educativos abiertos. Alemania, que ya cuenta con un primer libro de biología de libre acceso, podría nutrirse mucho de iniciativas lanzadas en otros países.

Materiales didácticos de acceso libre, disponibles online y provistos de una licencia de propiedad intelectual abierta que permite que sean utilizados, adaptados y distribuidos gratuitamente: así pueden definirse en términos generales los llamados recursos educativos abiertos. Fue precisamente con ese carácter gratuito y abierto que Hans Wedenig y Heiko Przyhodnik imaginaron el libro escolar ideal y, sin dudarlo, crearon Schulbuch-o-mat: una plataforma para el desarrollo de libros escolares de libre acceso. Como proyecto piloto idearon un libro de biología para séptimo y octavo grado, que sigue el plan de estudios del estado de Berlín para los diferentes tipos de escuelas secundarias del sistema educativo alemán.

Libros escolares de libre acceso

“Nuestra intención no era desafiar a la industria editorial, sino tomar el toro por las astas y abordar los problemas existentes”, explica Hans Wedenig. Todo empezó durante una charla, una noche en Berlín, cuando Wedenig y Przyhodnik compartían su descontento respecto de los recursos educativos empleados en las escuelas de sus hijos: libros escolares desactualizados y onerosos, que se utilizan por muchos años y que desconocen por completo el uso que los jóvenes hacen de los nuevos medios en tiempos de smartphones y tablets. A su vez, aducen los creadores de la plataforma, muchos docentes preparan sus propias clases, por lo que hay una enorme cantidad de materiales educativos disponibles y no existe un lugar donde esos recursos puedan ser compilados y aprovechados por todos.
 
Esa función es la que se propone cumplir Schulbuch-o-mat: ser una plataforma en la que los docentes puedan reunir materiales de aprendizaje y enseñanza e intercambiar ideas al respecto; una suerte de Wikipedia de recursos educativos. “Queríamos producir un primer libro de acceso libre para demostrar que hay una alternativa a los manuales escolares corrientes”, dice Wedenig. Así fue que, a través de startnext.de, una plataforma de crowdfunding, recaudaron 10.000 euros y lanzaron el proyecto: el primer libro escolar de acceso libre y formato abierto de Alemania. Al día de hoy, el libro se encuentra terminado y disponible bajo licencia Creative Commons BY-SA. Esto significa que se permite el uso del contenido de la obra siempre y cuando se mencione al autor de la misma, y su adaptación se divulgue bajo una licencia igual a la que regula la obra original. De este modo, docentes de todos los estados federados de Alemania pueden utilizar este material; solo deben estar seguros de que los contenidos se ajusten al plan de estudios de la asignatura correspondiente en sus respectivos estados. Si bien la mayoría de los estados federados exige que los libros escolares sean autorizados, esto es válido únicamente para aquellos que no son gratuitos. “El mercado de los manuales escolares no tardará en cambiar radicalmente”, opina Wedenig. “Hace rato que podemos ver este cambio en el mercado regular de libros y en la industria de la música.”

Ventajas frente a los libros escolares impresos

Quien también pronostica el cambio es Sandra Schön, del instituto Salzburg Research, especializado en tecnologías de la información: “Desde luego, también deberán repensarse los modelos de negocios. No veo por qué justamente el mercado de libros escolares debería permanecer inmune al cambio.” La cuestión es cuánto demorará en llegar a todas las aulas. La propia Schön ya tiene experiencia en la preparación de materiales educativos abiertos. Junto a Martin Ebne, de la Universidad Técnica de Graz, y más de cien autores, ochenta evaluadores y otros tantos ayudantes, ha creado el e-book L3T: Lehrbuch für Lehren und Lernen mit Technologien (Manual para la enseñanza y el aprendizaje con tecnologías). “No pretendíamos demostrar que se puede desarrollar un libro de estas características con poco dinero, sino lo efectivos que pueden ser los recursos educativos abiertos”, explica Schön. En Austria, por ejemplo, el Ministerio de Educación ha encargado y financiado el desarrollo de un compendio de recursos digitales para docentes que incluye ejemplos de uso en clase e informes de experiencias. Los responsables de implementarlo eligieron el formato de los recursos educativos abiertos. Es decir que, una vez que esos materiales se encuentran disponibles en la red bajo la licencia correspondiente, cualquier docente puede utilizarlos y adaptarlos rápidamente.

Recursos educativos abiertos en Polonia y Noruega

Mientras las editoriales de textos escolares de Alemania todavía intentaban instalar troyanos en las computadoras de las escuelas con el afán de detectar copias digitales ilegales de sus libros, otros países adoptaron una postura mucho más resuelta frente al tema: en 2012, Polonia lanzó la iniciativa Escuela Digital, una ofensiva en el campo de los recursos educativos abiertos con una inversión de once millones de euros en el desarrollo de recursos educativos de acceso libre y gratuito para cuarto, quinto y sexto grado. Todos los materiales se encuentran disponibles bajo una licencia CC-BY y pueden ser utilizados con la sola condición de que se mencione al autor. En Noruega, existe una plataforma estatal para el desarrollo de recursos educativos abiertos, la National Digital Learning Arena (NDLA). Los materiales producidos están destinados sobre todo al nivel secundario, mientras que la cooperación con universidades y otras instituciones asegura el control de calidad.
 
En Alemania, el gobierno comienza a dar sus primeros pasos en la promoción de recursos educativos abiertos. El acuerdo de coalición de los partidos gobernantes —la Unión Cristiano Demócrata (CDU), la Unión Social Demócrata (CSU) y el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD)— estipula: “En colaboración con los estados federados y con los actores de todas las áreas educativas del país, desarrollaremos e implementaremos una estrategia conjunta en torno al ‘aprendizaje digital’, que haga uso de las oportunidades de mejora que ofrecen los nuevos medios en el campo de la educación. En la medida de lo posible, tanto los libros escolares como los materiales educativos universitarios deberán ser de acceso libre y gratuito, debiéndose extender, asimismo, el uso de licencias y formatos abiertos.” Por lo pronto y  por primera vez, el presupuesto federal para el año 2015 prevé destinar dos millones de euros a la promoción de recursos educativos abiertos.