Casas de uso provisional en Lepizig “Poner en contacto a las personas correctas”

Antes y después de la renovación: Casas de uso provisional en Leipzig.
Antes y después de la renovación: Casas de uso provisional en Leipzig. | © HausHalten e.V.

Con la implementación de modelos de ocupación temporaria, una asociación en Leipzig logra salvar de la demolición una buena cantidad de edificios del período de la industrialización alemana. Cada vez más proyectos a largo plazo se inspiran en este modelo, dice Hannes Lindemann, miembro del directorio de HausHalten e.V.

Señor Lindemann, su asociación HausHalten e.V. administra las llamadas Wächterhäuser (casas de uso provisional). ¿Qué son exactamente?

Las casas de uso provisional constituyen un modelo para la ocupación temporaria de edificios vacíos. Nosotros actuamos como intermediarios entre los propietarios y los posibles ocupantes, y elaboramos un plan de uso temporario que se extiende por cinco años como mínimo. El objetivo principal es conservar la sustancia de las casas del período conocido como Gründerzeit (la época de la industrialización alemana, a finales del siglo XIX) para protegerlas del deterioro y hasta de la demolición. Creemos que el método más efectivo para conservar edificios es apoyar a los habitantes y a los propietarios para que se involucren activamente en la tarea.

¿Cuántas de estas casas en peligro hay en Leipzig?
 
Alrededor del año 2000 había sesenta mil viviendas vacías. Los medios llamaban a Leipzig “la capital de las casas vacías”. Además, la ciudad venía de una lucha contra la caída de la cifra de habitantes: una combinación letal. Hoy, a pesar del aumento de la población y de la reducción de las viviendas vacías, consideramos que existen todavía cerca de cien edificios que se encuentran bajo peligro extremo.

El gobierno federal intentó contrarrestar ese peligro a través del programa llamado “Reconstrucción urbana del Este”, un fondo especial para las ciudades y comunidades de Alemania oriental.

Hannes Lindemann, Vorstandsmitglied von HausHalten e.V. Hannes Lindemann, Vorstandsmitglied von HausHalten e.V. | Foto (recorte): HausHalten e.V. Sí, la idea era conservar el carácter compacto de la ciudad y, en cierta medida, reducirla desde afuera hacia adentro. Pero ese objetivo sólo se alcanzó parcialmente. Lo que tuvo lugar, más bien, fue una verdadera perforación de la ciudad. Era difícil capitalizar el valor de ciertas construcciones. Por ejemplo, los edificios ubicados sobre arterias principales eran demolidos, algo especialmente dramático cuando se trataba de edificios que hacían esquina. Ese fue el momento en que decidimos empezar a actuar.

Un proceder detectivesco

Una de sus primeras casas de uso provisional es uno de esos edificios esquineros de fines del período Gründerzeit.

Exacto, el primer edificio en el que trabajamos está ubicado sobre la calle Lützner , una arteria principal muy transitada, que va de los márgenes de la ciudad hacia el centro. En aquella ocasión, trabajamos de forma casi detectivesca, revisamos a fondo barrios enteros, conversamos con los residentes, buscando siempre la posibilidad de encontrar y contactar a los propietarios de viviendas vacías. Ese en esa calle donde lo conseguimos por primera vez.

¿Y qué pasó con ese edificio?

Luego del período de transición de cinco años, los ocupantes interinos decidieron comprarle el edificio al propietario. Muchos de los ocupantes provenían de la clase creativa. Se sabe que a estos trabajadores, por lo general, se les hace más difícil conseguir financiamiento, pero de todas formas pudieron reunir una suma de dinero considerable para la compra. No olvidemos que los creativos suelen estar muy bien conectados.

¿Es algo frecuente que los ocupantes compren la propiedad? ¿Qué sucedió en otros edificios?

En cada uno de los trece edificios de uso provisional que devolvimos, el resultado fue muy diferente. Algunos ocupantes compraron las viviendas, otros grupos cerraron contratos de arriendo con los propietarios. Hubo casos en los que una vez terminado el uso interino, las viviendas fueron puestas en alquiler de forma regular. Por lo general, los ocupantes interinos reciben condiciones favorables. Pero, también hubo casos, obviamente, en que luego del período de uso temporario, los edificios fueron renovados de forma habitual.

Nadie es expulsado

¿Ese tipo de renovación va de acuerdo con los objetivos de su asociación?

El objetivo prioritario de nuestra asociación es la conservación de los edificios protegidos. Esta meta ha sido alcanzada en todos nuestros proyectos. Al mismo tiempo, los modelos de HausHalten e.V. han desarrollado una alternativa a las formas clásicas de manutención y renovación de viviendas vacías.

¿Eso quiere decir que la gentrificación por medio de la renovación es un mal actual con el que debemos convivir?

No. Incluso los edificios renovados de alta calidad fueron, al menos durante cinco años, una plataforma que le permitió a la gente probar y poner en práctica diferentes modelos de negocio. Considero que es importante tomarse en serio la temporalidad de la ocupación interina. Si un grupo de ocupantes desarrolla una idea que trasciende el uso temporario del inmueble, debe intentar llegar rápidamente a soluciones constructivas para comprar el edificio o arrendarlo a largo plazo. Nosotros también podemos servir de apoyo en las negociaciones con los propietarios.

¿Pero estos conceptos alternativos de uso no son precisamente un intento de ir más allá de la limitación temporal para evitar posibles procesos de gentrificación?

Ausbauhaus im Leipziger Osten Ausbauhaus im Leipziger Osten | © HausHalten e.V. Nosotros nos ocupamos de edificios vacíos. Allí nadie es expulsado, sino que, al contrario, las viviendas pueden ser vueltas a ocupar. Y las numerosas formas en que los “cuidadores” terminan relacionándose con las casas que habitan, a través de la compra, el arriendo o el leasing, muestran que la aventura de la ocupación interina puede conducir a una ocupación a largo plazo más allá del mercado inmobiliario. Siempre nos sorprende la forma en que los ocupantes novatos, muchas veces desorientados, después de unos pocos años terminan tomando decisiones conscientes y osadas para ellos y para “su” casa.

Inversión con contraprestación

Además de lo que acaba de exponer, ¿su asociación no ofrece también conceptos que trasciendan el modelo de la ocupación interina convencional?

Esa es precisamente la idea detrás de las llamadas “casas desmontadas”. En estos casos, nosotros encontramos inquilinos con la capacidad de invertir a largo plazo en una vivienda, es decir no desde el plano financiero, sino realizando tareas de renovación. Como contrapartida, el propietario les ofrece un alquiler con una clara reducción.

¿Los propietarios están listos para realizar acuerdos como esos? Pues muchos propietarios de viviendas temen que sus inmuebles pierdan valor como resultado de la ocupación interina.

En el modelo de las “casas desmontadas” se utiliza un contrato de arriendo ilimitado. Pero, incluso en los acuerdos temporales, las preocupaciones de esa índole son injustificadas en la mayoría de los casos. Al contrario: siempre resulta fascinante observar con qué cuidado las personas tratan las casas una vez que se les otorga responsabilidad sobre ellas. Obviamente, es crucial conectar a las personas adecuadas,  pero ese es precisamente nuestro trabajo.