Entrevista con Alain Bieber "Documento, luego soy"

Alain Bieber
Alain Bieber | Foto: © Alain Bieber

La exposición "Ego Update", exhibida en el Forum de Renania del Norte-Westfalia en Düsseldorf, está dedicada al fenómeno de masas denominado "selfie". Su comisario, Alain Bieber, explica en esta entrevista qué importancia tiene el autorretrato digital para la identidad de la persona.

Sr. Bieber, ¿usted también se hace selfies?

Alguna vez que otra me hago autorretratos, pero en un ámbito más bien privado. En las redes sociales, la verdad es que no comparto mis fotografías. Si he organizado esta exposición, no es por que sea fanático del selfie. Lo que me atrajo fue el fenómeno, por la razón de que el tema ocupa a muchos artistas. Por eso era el momento de una exposición. Facebook lo uso en privado. O, mejor dicho, aparezco allí fingiendo otra identidad. La fotografías para perfiles en redes sociales son algo que puede dar un juego estupendo. A veces pongo a prueba la reacción de la gente. Para la foto actual de mi perfil posé con una máscara de unicornio.

¿Cómo se explica usted esta fascinación por el autorretrato digital hecho con intención de compartirlo de inmediato en las redes sociales?

Hoy en día, todo sucede con una rapidez increíble. Los selfies documentan y eternizan, es una manera de cerciorarse de sí mismo. Ya no hay que decir "Pienso, luego soy", sino "Existo, luego soy". La gente quiere dejar huellas de su propia identidad. Hace años, siendo aún periodista, hice la documentación de un viaje con gente de China. Se retrataban unos a otros delante de todos los monumentos. Querían tener la prueba de que realmente habían estado allí. Antes la gente se reía de los turistas por eso, hoy lo hace todo el mundo. Buscamos donde apoyarnos. Y, si es que queremos ir algo más allá, encontramos la angustia ante la muerte. La gente quiere que quede algo de sí misma en las redes sociales.

La necesidad de reinventarse continuamente

En la tendencia a autoescenificarse virtualmente, hay críticos que ven ante todo una coerción que nos ordena autooptimizarnos. ¿Apunta a eso la expresión "Ego Update" que figura en el título de la exposición?

Sí, así es. En mi opinión, el asunto puede compararse perfectamente con las actualizaciones que ya nos eran conocidas en sistemas operativos o móviles. Pasa un año y el móvil está anticuado, hay que conseguir en seguida uno nuevo. Exactamente del mismo modo ejerce su poder una coerción para que nos reinventemos continuamente. En las redes sociales hay una presión enorme para que la gente permanezca ahí. Los selfies en las notificaciones de estado en Facebook, por ahí se empezó. Mi peinado nuevo, mi nuevo novio, mi coche nuevo, todo hay que compartirlo en las redes sociales. Detrás de eso está también la idea de las actualizaciones.

"Pienso, luego soy" derivó en "Fotografío, documento, luego soy"... O así por lo menos es como puede leerse en el prólogo del catálogo de la exposición. ¿Estamos desaprendiendo a pensar?

Por conversaciones privadas con muchas personas distintas, mi impresión es que de hecho cada vez se le da menos importancia a reflexionar sobre las propias acciones. Pero se trata, también, de una cuestión generacional. Los más jóvenes reflexionan menos, aquí suele haber en juego un desconocimiento. Es necesario volver a tomar conciencia de las cosas y plantearse la identidad digital propia y la esfera privada, por que, si no, surgen riesgos reales como el acoso cibernético.

Consecuencias para la identidad colectiva

¿Eso es porque, como muy tarde desde Edward Snowden, sabemos que en Internet ha desaparecido ya cualquier esfera privada?

No querría de ningún modo hablar de ello en tono apolillado. La tecnología no es peligrosa de por sí, el peligro está en lo que las personas hacen con ella. Las consecuencias para la identidad colectiva no es posible preverlas aún de ninguna manera. Hay quienes estudian el tema de la demencia digital y valoran negativamente lo que está sucediendo, y hay quienes están eufóricos. Por ello nos encontramos en un momento crucial para entrar en acción a fin de tener capacidad de participar y dar forma a lo que está sucediendo. Ego Update coopera con el proyecto Streaming Egos – Identidades digitales de los Goethe-Institut del sudoeste europeo. La exposición está concebida como un proceso que culminará en enero de 2016 con el congreso Identity Convention en colaboración con los Goethe-Institut.

¿De qué trata "Streaming Egos"?

Los grupos nacionales presentarán sus resultados en un congreso internacional. Allí identificarán temas relevantes para el futuro, sobre los que a continuación se seguirá trabajando por vía digital y entre los distintos países. Pero entonces el proyecto se concentrará en una versión colectiva de la cuestión "¿Quiénes somos?", en tanto que grupo social o, también, en tanto que nación, en tanto que europeos.

Perspectivas transnacionales

¿Hay diferencias entre las formas de expresarse la identidad digital en Alemania y las de otros países europeos?

Justo eso es lo que se trata de averiguar. La intención es estimular discursos y formas de expresión artísticas sobre la identidad digital en los distintos países, darles un desarrollo creativo y explorarlo y presentarlo. Los discursos puestos en marcha nacionalmente se transformarán en discursos temáticos transnacionales, haciendo posible una perspectiva europea desde la que contemplar identidades tanto individuales como colectivas y cómo podrán seguir desplegándose en el futuro con los potenciales de la cultura digital.

El catálogo de la exposición cede la palabra primordialmente a estudiosos y artistas del ámbito angloparlante. ¿No tiene aún ningún papel el tema de la identidad digital entre los estudiosos alemanes?

Como acompañamiento de la exposición, con el catálogo pretendemos ofrecer un bloque teórico sobre la cuestión. En un paso previo, hicimos una búsqueda concienzuda. Y el hecho es, en efecto, que la mayoría de los textos proviene de los Estados Unidos. Alemania va siempre algo más lenta. En Alemania predomina un fuerte escepticismo tecnológico. Muchos estudiosos no están a la altura de los tiempos. En los EE.UU. tienen mucha más presencia estos temas, por lo cual fueron objeto de estudio teórico desde antes.

En noviembre de 2015 se celebra en Forum de Renania del Norte-Westfalia la primera feria Cyborg de todo el mundo. ¿Se encuentra ahí el futuro de la identidad digital?

Sí, absolutamente. En los cines de antes, la pantalla estaba a una distancia de diez metros; luego vino el televisor, con un metro de distancia; ahora el móvil se encuentra a tan solo 20 centímetros, las gafas de realidad virtual se llevan casi en la nariz, y el próximo paso serán chips instalados en el organismo.
 

Alain Bieber es desde abril de 2015 director artístico y gerente el Forum de Renania del Norte-Westfalia de Düsseldorf. "Ego Update. El futuro de la identidad digital" es la primera exposición que organiza en la entidad. Estará abierta hasta el 17 de enero de 2016.