Formación Alemania Maestro de la sustentabilidad de mañana

Desde los pioneros de la ecología hasta las nuevas estrategias empresariales en el área de la sustentabilidad: universidades alemanas ponen la actuación responsable cada vez más en el foco

En el archivo Bauhaus en Berlín había hasta septiembre del 2016 una interesante exposición de moda, organizada por graduados de la carrera Textil del Castillo Giebichenstein en Halle. Juntos estaban ahí futuro y pasado de la historia de la moda, innovación y tradición se mezclaban en ropa y tejidos. Tecnologías nuevas e inteligentes como Impresiones en 3D, fibras de madera elaboradas o plásticos reciclados de los talleres del castillo se mezclaban con técnicas de corte tradicionales de todo el mundo. Esto lucía bien, era experimental y orientado hacia el futuro – y es un buen ejemplo para lo que actualmente es posible en el área de la sustentabilidad en las escuelas superiores de moda en Alemania.

No solo en el Castillo Giebichenstein sino también en las grandes escuelas de moda y diseño como la Kunsthochschule Weißensee, la HAW en Hamburgo o también en escuelas textiles tradicionales como la HS Niederrhein en Krefeld han cambiado cosas. Especialmente estas últimas representan el hecho de que la creación sustentable ya no ocurre solamente en un nicho ecológico sino que ha llegado también al ámbito Highfashion.

Responsable de esto es, por ejemplo, Friederike von Wedel-Parlow profesora en la escuela privada Esmod en Berlín en el Máster “Sustainability in Fashion“. Ella era parte del negocio de la moda, estudió con Vivienne Westwood, fue su asistente y fundó después su propia marca “Von Wedel & Tiedeken”, cuyas colecciones celebradas se tienen como vanguardista y llevable al mismo tiempo.
 

  • Amy Ward | Co:knit 2015 © Amy Ward
  • Amy Ward | Co:knit 2015 © Amy Ward
  • Miriam Laubner | ILUSERISSOQ 2015 Foto und © Gautier Pellegrin
  • Miriam Laubner | ILUSERISSOQ 2015 Foto und © Gautier Pellegrin
  • Remo Polack | REMOFORM Foto © Maria Wallace
  • Remo Polack | REMOFORM Foto © Maria Wallace
  • Alberte Laursen Rothenborg | Manufactum 2016 Foto © Volker Conradus
  • Daphna Elbee | Manufactum 2016 Foto © Volker Conradus
  • Ida Urmas | Manufactum 2016 Foto © Volker Conradus
  • Ricardo Garay | Manufactum 2016 Foto © Volker Conradus
  • Larissa Roviezzo | Manufactum 2016 Foto © Volker Conradus
En su nueva función como catedrática piensa que ha llegado el momento en que ya nada funcionará sin procesos sustentables: “y no solo desde el núcleo interior del mundo de la moda sino porque los clientes quieren esto cada vez más y lo piden”, según dice ella. Lo que quieren los clientes, de forma más general aún, lo que quiere la gente, también es interesante para otras áreas para nuevas carreras como la suya.

Reducir consumo a través de un buen diseño 

Porque aparte de todas las nuevas técnicas e innovaciones que también se enseñan en la Esmod, Friederike von Wedel Parlow va aun un paso más allá en la formación: “También se debe tratar de diseñar un producto que logre una cierta satisfacción. Eso significa incorporar al usuario mucho más y desde mucho antes en los procesos creativos. Porque solo ropa que realmente combina con sus usuarios reduce el consumo en vez de enardecerlo cada vez más. Y esto para mí es una de las estrategias más sustentables de todas.”

Sin embargo, también en su escuela hay estudiantes que después trabajan en las grandes empresas de Fast-Fashion, porque en la Esmod se enseña la sustentabilidad también en combinación con nuevas estrategias de marketing y negocio: “Si con los conocimientos adquiridos aquí también se moviera más en las grandes empresas no estaríamos para nada en contra.”

Sustentabilidad, un modelo de éxito 

También la profesora Karin-Simone Fuhs de la Escuela Ecosign en Colonia no tendría nada en contra probablemente, ya que cambio y responsabilidad no son solo dos puntos esenciales en su trabajo sino también principios fundamentales en su malla curricular. Al contrario de otras escuelas alemanas que muchas veces han agregado sustentabilidad y ecología a carreras ya existentes, la señora Fuhs fundó la Academia Ecosign ya en 1994 como una pura fábrica de sustentabilidad. Eso ocurrió después de sus propios estudios de diseño en los años 80, en los cuales se redujo la creación como una medida para incrementar la venta, sin relación alguna con la responsabilidad como sociedad, según dice ella.
 
  • Virginia Schneider | Tap Couture © Virginia Schneider
  • Tina Zimmer | Interface 2016 © Tina Zimmer
  • Mona Schulzek | Turfroom 2016 © Mona Schulzek
  • Frederik Breiner | Wallice 2016 © Frederik Breiner
  • Laura Quarz | quarz.sand 2016 © Laura Quarz
  • Julia Thommes | nobox 2016 © Julia Thommes
  • ecosign Academy Cologne © ecosign Köln
La posibilidad de aprender bien el diseño en combinación con ecología aun no existía. Si bien siempre hubo desde los años 60 en Alemania visionarios que se dedicaban a las posibilidades de un diseño ecológico, sus enfoques no se plasmaban en la formación profesional del diseño.

La persona como parte de la malla curricular 

Hoy en día, esto es totalmente distinto porque profesores comprometidos como Karin-Simone Fuhs eran perseverantes y creían en la simbiosis de un buen diseño con sustentabilidad. Solo en la Ecosign estudian hoy en promedio 230 jóvenes en ocho semestres diseño, fotografía o ilustración con un enfoque de diseño sustentable. Este enfoque de poner en el centro al lado de la creación también el medio ambiente era en su día difícil de entender. Hoy, en cambio, es estándar también se encuentra en otras escuelas. Parte de este medio ambiente son según la señora Fuhs no solo recursos explotables sino también las personas que con sus necesidades sociales y culturales forman parte de la malla curricular. Esto también vale para los estudiantes que se pueden desarrollar libremente en la Ecosign. No están ligados ni siquiera a un enfoque escogido sino pueden descubrir durante sus estudios donde están sus fortalezas. Porque si no es en las escuelas, dónde se pueden probar los estudiantes – y esto junto con una cierta libertad en la creación debería ser la base para cualquier innovación, también en el ámbito de la moda y de la sustentabilidad.