Nueva generación científica internacional Muchos caminos llevan al doctorado

Für Nachwuchsforscher aus dem Ausland ist Deutschland ein attraktiver Standort
Für Nachwuchsforscher aus dem Ausland ist Deutschland ein attraktiver Standort | Foto (Ausschnitt): © SolisImages/Fotolia

Investigar puerta a puerta con premios nobeles – en algunas instituciones alemanas es posible. Para científicos jóvenes internacionales, Alemania es un lugar atractivo para investigar, tanto por la buena infraestructura y como por el excelente acompañamiento a lo largo de la investigación. 

¿Quién no quedaría asombrado cuando en el comedor hay incluso dos premios nobeles en la misma fila del almuerzo? El neurólogo Myroslav Gebura ya se ha acostumbrado. Cuando el doctorante va a comer no es raro que se encuentre con los catedráticos y premios nobeles Stefan Hell y Erwin Neher que investigan ambos en el Instituto Max-Planck para química biofísica. Un entorno que inspira a el joven ucraniano Myroslav Gebura que está haciendo el doctorado en el Instituto Max-Planck para química biofísica. Además, es miembro de la Escuela de Graduados de Gotinga para Neurociencias, Biofísica y Biociencias moleculares (GGNB). La escuela se basa en una iniciativa común de la Universidad de Gotinga, el Instituto Max-Planck y el Centro Primado Alemán. El doctorante aprecia el buen cuidado en la escuela de graduados. Afirma que hay muchos seminarios acerca de temas científicos y metodológicos. No lo dejan solo con su trabajo de investigación, sino más bien se le da una muy buena asistencia. “El laboratorio donde investigo es uno de los mejores del mundo en mi disciplina”, enfatiza el chico de 26 años. “Es la cuna de muchas innovaciones que han destacado a nivel mundial.”

Un lugar atractivo para la investigación

La reputación de la universidad, la pericia de los colaboradores en el instituto y una infraestructura atractiva –son los principales factores específicos del lugar que hacen inclinarse en favor de Alemania como lugar de investigación. El número de investigadores jóvenes internacionales que llegan a Alemania como doctorantes, posdoc o para una estadía determinada está creciendo desde hace muchos años. Eso muestra el Estudio acerca de las motivaciones de investigadores jóvenes internacionales en universidades alemanas (MIND), encargada por la Conferencia de Rectores Universitarios (HRK) y el Servicio Alemán de Intercambio Académico. Más de 40.000 científicos y artistas estaban contratados en universidades alemanas durante el 2014. Entre ellos están también los doctorantes quienes habitualmente están contratados en un instituto y que suelen ganar entre 1.100 y 1.400 euros al mes. Con ello, el sustento está asegurado. “No me tengo que preocupar por mi situación económica y me puedo enfocar completamente en mi investigación”, constata Myroslav Gebura.

El geógrafo Prosper Evadzi de Ghana tiene su oficina en el Centro Helmholtz Geesthacht – Centro para investigación material y costera. Ahí investiga las consecuencias del cambio climático en las costas ghaneses. El padre de tres hijos aprecia sobre todo la estrecha colaboración interdisciplinaria. “Todos aquí trabajan temas parecidos aunque con enfoques distintos”, nos cuenta el tesista. “En principio siempre hay alguien para poder discutir un posible problema.” Al igual que Myroslav Gebura el ghanés va a una escuela de graduados. La School of Integrated Climate System Sciences (SICSS) tiene perfil internacional y forma parte de una iniciativa de excelencia, en la cual los científicos de importantes instituciones de investigación combinan ciencias de sistemas climáticos como meteorología, oceanografía y biogeoquímica en una sola formación.

Diversos caminos llevan al doctorado

Programas estructurados de doctorado que se parecen al sistema PhD anglosajón están ganando cada vez más importancia en Alemania. De momento, la Fundación Alemana de Investigación (DFG) apoya 45 escuelas de graduados internacionales donde equipos de investigadores de diferentes facultades trabajan en preguntas de relevancia general para todos. Ampliar horizontes es esencial en el programa, ya que el intercambio entre investigadores de materias parecidas es intensivo. Los participantes se integran en un equipo que y deben presentar sus resultados ante ellos de forma regular. Esto crea mucho más estructura que las tesis individuales que en Alemania tienen una larga tradición. Los doctorantes buscaban un catedrático como profesor guía, llamado “Tesista Padre” o “Tesista Madre” y trabajaban de forma independiente en su tesis. Esto requiere una gran cantidad de iniciativa propia y disciplina. Pero con ello los doctorantes también tienen mucha libertad y pueden decidir dónde quieren investigar – en una universidad, en un centro de investigación fuera del ámbito universitario o en la industria.

Miradas en teoría y práctica

La ingeniera Rim Zerriaa de Túnez optó por el programa de doctorado dual en la Graduate School of Excellence advanced Manufacturing Engineering (GsaME) de la Universidad de Stuttgart. Combina la investigación científica con tiempos de práctica en la industria. “Este concepto es óptimo para la ingeniería mecánica: obtengo una mirada detallada en investigación e industria. Tengo cuatro años para mirar mi tema de investigación desde diferentes ángulos. También me gusta que yo pueda decidir cuándo investigo en el instituto y cuando en la empresa”, destaca la chica de 30 años.

La colaboración en una empresa también puede ser ventajosa para otro aspecto totalmente distinto: en la ciencia, particularmente en equipos internacionales, se suele hablar inglés. A muchos investigadores jóvenes les faltan oportunidades de mejorar su alemán en el día a día con sus colegas. En las empresas, en cambio, hay mucho más lugar para el uso de la lengua alemana. Los investigadores suelen estar en contacto con diversas secciones y colegas – y muchas veces en alemán. Para la carrera científica en Alemania eso es una ventaja, como claramente muestra la encuesta que realizó MIND entre los investigadores internacionales.